Hora de Cine

3-1. El Barça supera a un gran Athletic para meterse en semifinales

Francisco Ávila.
Barcelona, 27 ene (EFE).- El Barcelona se ha clasificado por sexto año consecutivo para la semifinal copera tras derrotar al Athletic (3-1), en un partido en el que los de Ernesto Valverde se adelantaron en el marcador y ofrecieron una magnífica imagen mientras tuvieron aire.
Tuvieron que remontar los azulgranas el tanto de Williams en el minuto 12 y sufrieron ante un rival que les puso las cosas muy difíciles en la primera mitad, especialmente en la primera media hora, periodo en el que los visitantes ofrecieron una lección de fútbol.
Sin embargo, en la segunda mitad Luis Suárez, Gerard Piqué y Neymar le dieron la vuelta a la situación y llevaron a los azulgranas a su novena final en diez años.
El primer cuarto de hora del Athletic fue de cine. Dominó el ritmo y la pausa del partido frente a un Barça con muchas dificultades para crear fútbol, motivado absolutamente por la composición de su medular, con Javier Mascherano de ineficaz maestro de ceremonias.
En quince minutos, los de Ernesto Valverde marcaron un gol y tuvieron dos ocasiones para marcar alguno más frente a un Barça descolocado, superado desde la presión muy alta cerca de Ter Stegen hasta por la movilidad de los delanteros, con Aduriz y Williams como estiletes.
El primer aviso llegó en el minuto 4. Rakitic salvó un remate franco de Aduriz. El Barça era incapaz de superar la línea de presión del Athletic, Mascherano no podía sacar la pelota con garantías y el único recurso de los azulgranas eran los balones en largo para surtir a su trío de estrellas.
La única noticia del Barça en el primer tiempo llegó con un remate de Vermaelen a la red de Herrerín, una jugada anulada por falta previa del defensa del Barça (minuto 9). Tres minutos después Williams silenció el Camp Nou.
Una magnífica asistencia de Aduriz, que tuvo tiempo de pensar y pasar, una carrera ganada por Williams a Mathieu y una deliciosa resolución sobre la salida de Ter Stegen. Solo habían pasado 12 minutos.
En el segundo cuarto de hora del Athletic, los de Valverde volvieron a desarmar al Barça con las mismas armas: presión y asfixia en la salida del balón.
Eraso, en el minuto 15, no acertó en un buen pase de Williams. Vermaelen y Mathieu mostraban sus carencias en cada intervención, Piqué no se bastaba para construir juego y los azulgrana veían cómo el armazón del Athletic era insuperable para los locales.
El cuarto de hora final del primer tiempo también fue para los de Valverde, aunque su físico ya no era el mismo. Apareció más en juego Neymar, quien fue el que tiró del ataque de su equipo, pero más en acciones individuales que en colectivas.
Suárez estaba demasiado solo ante los dos centrales del Athletic y Messi aportó alguna arrancada y un buen lanzamiento de falta que salió junto al poste de la meta de Herrerín (m.43).
Al descanso ganaba el Athletic, pero la inercia del partido era ya otra como se comprobó desde los primeros minutos del segundo tiempo y más cuando apareció Messi.
El argentino, ausente hasta entonces, recibió un pase filtrado de Sergi Roberto, que tampoco había aportado mucho en el primer tiempo, y puso el balón a Luis Suárez. El uruguayo apareció en el segundo palo, aprovechó un resbalón de Balenziaga y empató el partido en el minuto 53 (1-1).
El partido ya estaba equilibrado, en el juego y en el marcador. El Athletic resistió hasta que las fuerzas le respetaron. Suárez tuvo el 2-1 en una contra y Sabín Merino, que entró por Mikel Riko, y Eraso dispusieron de una buena ocasión tras jugada de Williams (min.61).
Con el juego mas abierto, el Barça se sintió más cómodo. Lució Sergi Roberto, también Messi. En el minuto 69 entró en acción Sergio Busquets y los azulgrana se rehicieron con armonía; en el 73 Valverde puso en juego a Munian, prácticamente todos los peones estaban sobre el tablero.
En la recta final, los de Luis Enrique apretaron ante un Athletic derrengado. La tuvo Rakitic, en el 78, Sergi Roberto en el 79 y Piqué en el 80. El central, en la siguiente, acertó a rematar un centro de Luis Suárez para marcar el 2-1 (min.81) y Neymar, seguramente el mejor de su equipo hoy, cerró el partido en el tiempo añadido.
La clasificación para semifinales del Barça es la sexta consecutiva, la novena en diez años, en un partido en el que los azulgranas notaron demasiado las bajas de Busquets y de Iniesta.

- Ficha técnica:
3 - FC Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Vermaelen (Busquets, min.69), Mathieu; Mascherano, S.Roberto, Rakitic; Neymar, Suárez y Messi.
1 - Athletic Club: Herrerín; Lekue, Laporte, Bóveda, Balenziaga; San José, Mikel Riko (Sabin Merino, min.57); Susaeta (Beñat, min.57), Eraso (Muniain, min.73), Williams; y Aduriz.
Goles: 0-1, min.12: Williams. 1-1, min.53: Suárez. 2-1, min.81: Piqué. 3-1, min.91: Neymar.
Árbitro: Hernández Hernández (Comité Las Palmas). Mostró cartulina amarilla a Mikel Rico (min.19), Balenziaga (min.39), Lekue (min.52) y Luis Suárez (min.70).
Incidencias: Asistieron 63.405 espectadores al partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Camp Nou. EFE
fa/ism

CRÍTICA | La delgada línea roja (1998)
External image

“TODO EL MUNDO BUSCA LA SALVACIÓN POR SÍ MISMO, COMO UN ASCUA SEPARADA POR LA HOGUERA”
¿De qué va?En la lucha contra los japoneses, un grupo de fusileros americanos hace lo que puede para conquistar una colina estratégica que supondría el éxito para el que la domine.
RepartoJim Caviezel es WittSean Penn es Edward WelshElias Koteas es James “Bugger” StarosBen Chaplin es BellJohn Cusack es JohnAdrien Brody es FifeWoody Harrelson es KeckJohn C. Reilly es Storm
DirecciónTerrence Malick (El árbol de la vida)
ImpresionesHablar de Terrence Malick no es cosa de una crítica, se necesita mucho para expresar su mano a la hora de hacer cine, pero trataré de no extenderme en cuestión. Lo que está claro es que Malick entra entre esos pocos directores que crean dos bandos, los que lo odian o los que lo aman. Por supuesto, servidor está en el segundo y no puedo más que quitarme el sombrero con la cinta de la que tengo el gusto de hablar hoy, La delgada línea roja (The Thin Red Line). ¿Razones? Tengo muchas, pero hay que comenzar desde el principio.
External image

En primer lugar, cabe destacar que Malick no es un director de extensa filmografía, pero su trabajo es excelente, compartiendo en cada película ciertos rasgos que lo caracterizan y con los que se emplea a fondo demostrando su faceta de humanista y su pasión por la naturaleza. Uno de los aspectos que hacen tan peculiar a ésta película es el tiempo estreno entre ella y su anterior trabajo, Días del cielo. Veinte años pasaron para que Malick dirigiese su tercera película y no pudo más que dejarnos asombrados ante tal magnitud. Sin embargo, no gozó del beneplácito de gran parte del público, entre otras cosas por haber coincidido con otra cinta bélica de alto presupuesto, dirigida por el rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg. Sabéis de sobra a qué película me refiero. No es otra que Salvar al soldado Ryan.
La cinta de Spielberg -la cual goza de unos veinte minutos iniciales de auténtica masacre- peca de una historia que se diluye en una sola vertiente de argumento escaso, donde sus dos estrellas principales, Matt Damon y Tom Hanks, se reparten el protagonismo, sobre todo el segundo, en una cinta de rescate que desde mi punto de vista está muy sobrevalorada. Hablar de ella es importante para entender su comparativa. Tanto ésta como la cinta de Malick solo tienen en común el género, pero fue la de Spielberg la que se llevó el aplauso y a día de hoy sigue siendo una de las favoritas del público. Pero por suerte, el tiempo pone a cada uno en su lugar, y los más refinados, auténticos amantes del séptimo arte, sienten devoción por La delgada línea roja. Con ésto no quiero echarme flores, no soy un experto, tan solo un humilde amante del cine, pero soy un total admirador de Malick y con ésta estamos ante una de las mejores películas anti-belicistas de la historia del cine.
External image

Llega el momento de la razones de peso. En primer lugar -y a diferencia de la de Spielberg- en ésta cinta no hay un protagonista, lo son todos. Vale, alguien podría decir que el personaje de Jim Caviezel juega una baza interesante por presentarse en su inicio, pero tras ésto, nos centramos en el pensamiento de cada uno. Casi funciona como una cinta mental, no hace falta que sus personajes abran la boca para dialogar, pero ésto ayuda a crear el contraste sobre lo que dicen y lo que piensan de verdad. En un momento de guerra, donde amigos y compañeros caen como moscas, es Dios quien inunda la gran mayoría de pensamientos. Otros pierden la cabeza, y otros se limitan simplemente a dar ordenes por el ansia de la conquista, colocarse medallas ante los superiores, como el caso del papel protagonizado por Nick Nolte, quien hunde a los suyos pensando únicamente en la gloria y en caer en gracia a su superior, un superior con el rostro de John Travolta.
Sí, hay decenas de personajes y muchísimos rostros conocidos del séptimo arte. Todos sabemos que las grabaciones de Malick son muy extensas. Fácilmente puede tener cuatrocientas horas de grabación, con mucho protagonismo de algunos actores y líneas de diálogo que fácilmente se pueden volver segundos en pantalla -véase George Clooney-. Otros no tienen siquiera esa suerte ya que se quedan en la cadena de montaje. Siempre lo he dicho, Terrence Malick es el maestro del collage. Sabe conjugar perfectamente esos diálogos poéticos con bellas imágenes. Trabaja de una forma sublime tratando de recoger la esencia, mostrándonos a un gorrioncito caído sin poder levantarse como símil de una conquista absurda ante una colina donde los hombres caen sin necesidad. Las creencias de cada uno de ellos, como las del personaje de Elias Koteas se acentúan.
External image


Por supuesto, el mayor peso y donde Malick juega su baza lo tenemos en la naturaleza quien siempre es el personaje principal de sus obras. La fotografía de John Toll (Braveheart, Cloud Atlas) es exquisita, y aunque el director se engrandecería con Lubezki en la posterior obra maestra, El Árbol de la Vida, sabe sacarle todo el jugo a la mano de Toll. Y volviendo al film, la apuesta de La delgada línea roja es su firmeza antibelicista bajo un halo profundo de sentimientos humanos ante la cruda muerte. Repleta de escenas inolvidables y acompañados por una excepcional banda sonora de Hans Zimmer, conducida por el gran Gavin Greenaway. Sin lugar a dudas, el tema de la películas es “Journey to the Line”, un track extenso de más de nueve minutos que se usa en los momentos más tensos, resultando por completo un score totalmente atmosférico a la par que brillante. En resumidas, La delgada línea roja lo tiene absolutamente todo para ser uno de los mejores films de la historia y una de las cintas de guerra más sobrecogedoras del séptimo arte. ★★★★★
Por Dante Martín@Obidantenobi




External image

http://ift.tt/1Qf3QMw
3-1. El Barça supera a un gran Athletic para meterse en semifinales

Barcelona, 27 ene (EFE).- El Barcelona se ha clasificado por sexto año consecutivo para la semifinal copera tras derrotar al Athletic (3-1), en un partido en el que los de Ernesto Valverde se adelantaron en el marcador y ofrecieron una magnífica imagen mientras tuvieron aire.

Tuvieron que remontar los azulgranas el tanto de Williams en el minuto 12 y sufrieron ante un rival que les puso las cosas muy difíciles en la primera mitad, especialmente en la primera media hora, periodo en el que los visitantes ofrecieron una lección de fútbol.

Sin embargo, en la segunda mitad Luis Suárez, Gerard Piqué y Neymar le dieron la vuelta a la situación y llevaron a los azulgranas a su novena final en diez años.

El primer cuarto de hora del Athletic fue de cine. Dominó el ritmo y la pausa del partido frente a un Barça con muchas dificultades para crear fútbol, motivado absolutamente por la composición de su medular, con Javier Mascherano de ineficaz maestro de ceremonias.

En quince minutos, los de Ernesto Valverde marcaron un gol y tuvieron dos ocasiones para marcar alguno más frente a un Barça descolocado, superado desde la presión muy alta cerca de Ter Stegen hasta por la movilidad de los delanteros, con Aduriz y Williams como estiletes.

El primer aviso llegó en el minuto 4. Rakitic salvó un remate franco de Aduriz. El Barça era incapaz de superar la línea de presión del Athletic, Mascherano no podía sacar la pelota con garantías y el único recurso de los azulgranas eran los balones en largo para surtir a su trío de estrellas.

La única noticia del Barça en el primer tiempo llegó con un remate de Vermaelen a la red de Herrerín, una jugada anulada por falta previa del defensa del Barça (minuto 9). Tres minutos después Williams silenció el Camp Nou.

Una magnífica asistencia de Aduriz, que tuvo tiempo de pensar y pasar, una carrera ganada por Williams a Mathieu y una deliciosa resolución sobre la salida de Ter Stegen. Solo habían pasado 12 minutos.

En el segundo cuarto de hora del Athletic, los de Valverde volvieron a desarmar al Barça con las mismas armas: presión y asfixia en la salida del balón.

Eraso, en el minuto 15, no acertó en un buen pase de Williams. Vermaelen y Mathieu mostraban sus carencias en cada intervención, Piqué no se bastaba para construir juego y los azulgrana veían cómo el armazón del Athletic era insuperable para los locales.

El cuarto de hora final del primer tiempo también fue para los de Valverde, aunque su físico ya no era el mismo. Apareció más en juego Neymar, quien fue el que tiró del ataque de su equipo, pero más en acciones individuales que en colectivas.

Suárez estaba demasiado solo ante los dos centrales del Athletic y Messi aportó alguna arrancada y un buen lanzamiento de falta que salió junto al poste de la meta de Herrerín (m.43).

Al descanso ganaba el Athletic, pero la inercia del partido era ya otra como se comprobó desde los primeros minutos del segundo tiempo y más cuando apareció Messi.

El argentino, ausente hasta entonces, recibió un pase filtrado de Sergi Roberto, que tampoco había aportado mucho en el primer tiempo, y puso el balón a Luis Suárez. El uruguayo apareció en el segundo palo, aprovechó un resbalón de Balenziaga y empató el partido en el minuto 53 (1-1).

El partido ya estaba equilibrado, en el juego y en el marcador. El Athletic resistió hasta que las fuerzas le respetaron. Suárez tuvo el 2-1 en una contra y Sabín Merino, que entró por Mikel Riko, y Eraso dispusieron de una buena ocasión tras jugada de Williams (min.61).

Con el juego mas abierto, el Barça se sintió más cómodo. Lució Sergi Roberto, también Messi. En el minuto 69 entró en acción Sergio Busquets y los azulgrana se rehicieron con armonía; en el 73 Valverde puso en juego a Munian, prácticamente todos los peones estaban sobre el tablero.

En la recta final, los de Luis Enrique apretaron ante un Athletic derrengado. La tuvo Rakitic, en el 78, Sergi Roberto en el 79 y Piqué en el 80. El central, en la siguiente, acertó a rematar un centro de Luis Suárez para marcar el 2-1 (min.81) y Neymar, seguramente el mejor de su equipo hoy, cerró el partido en el tiempo añadido.

La clasificación para semifinales del Barça es la sexta consecutiva, la novena en diez años, en un partido en el que los azulgranas notaron demasiado las bajas de Busquets y de Iniesta.

- Ficha técnica:

3 – FC Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Vermaelen (Busquets, min.69), Mathieu; Mascherano, S.Roberto, Rakitic; Neymar, Suárez y Messi.

1 – Athletic Club: Herrerín; Lekue, Laporte, Bóveda, Balenziaga; San José, Mikel Riko (Sabin Merino, min.57); Susaeta (Beñat, min.57), Eraso (Muniain, min.73), Williams; y Aduriz.

Goles: 0-1, min.12: Williams. 1-1, min.53: Suárez. 2-1, min.81: Piqué. 3-1, min.91: Neymar.

Árbitro: Hernández Hernández (Comité Las Palmas). Mostró cartulina amarilla a Mikel Rico (min.19), Balenziaga (min.39), Lekue (min.52) y Luis Suárez (min.70).

Incidencias: Asistieron 63.405 espectadores al partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Camp Nou.



Lea la historia completa aquí: http://ift.tt/20tztJM y Siga @Primera_Liga y @CarloGordon en Twitter