Hasta-la-Muerte

《Esta carta va dirigida a esa persona que algún día aparecerá para poner mi vida patas arriba》

Querido futuro amor:
Me gusta saber que tengo la esperanza de que algún día tú me encontrarás o yo te encontraré a ti.
Sé que al principio negaré cualquier sentimiento hacia ti, estoy segura que te negaré a más no poder pero tu me entenderás, después de todo, esos sentimientos serán nuevos en mí.
Sólo quería decirte de anticipado, desde mucho antes que nos conozcamos, que tú serás muy especial para mí y yo espero serlo para ti.
También debo advertirte que jamás dejaré de mirarte y espero que tú jamás dejes de mirarme, después de todo y aunque no quiera admitirlo, creo en que existe ese amor hasta la muerte que a pesar de las adversidades nunca hay que dejar ir.
Te abrazaré mientras cuento cada una de tus pestañas y admiro esas singulares tormentas que forma la melanina en tus ojos.
Con mis ojos fotografiaré la luz de la luna cayendo en tus facciones mientras duermes, enredaré mis dedos en tu cabello y besaré tu sonrisa. Morderé tus labios hasta saciarme, aunque seguramente los labios no serán lo único que muerda pues también me gustará apreciar tu cuello, quijada y lóbulo.
Espero que me acompañes a colarme en el parque de atracciones por la noche para usar aquel tobogán gigantesco o que me ayudes a tirarle globos de agua a las personas en los días de carnaval.
Sé que me ayudarás a joderle la existencia a mi hermana menor en sus salidas.
Sé que tendrás grandes objetivos en tu vida, pues de otra manera sería imposible que me enamore de ti. Descuida, yo te apoyaré en todas tus metas como tú lo harás con las mías.
Si algún día te hago enojar, ten por seguro que me sentiré muy mal y me tiraré sobre ti hasta que me perdones y si no lo haces, te morderé hasta dejarte una linda marca, tal vez te enojes más pero sé que me perdonarás tarde o temprano.
¿Te doy un consejo? Si algún día me enojo contigo por alguna estupidez, que me calles con un beso mientras te estoy gritando hará desaparecer todo tipo de enojo.
Me costará mucho encontrarte, de eso estoy segura, tal vez también te cueste encontrarme puesto que suelo pasar desapercibida y me costará mucho tomarme confianza para hablarte o tal vez no, quien sabe… la vida es una caja llena de sorpresas.
Debería admitir desde ahora que le temo mucho al amor, le temo demasiado, temo amarte y que por algún motivo de la vida nos separemos pues no conozco muchas parejas felices que hayan llegado hasta el fin.
Sin duda esta carta te la daré, tal vez ya tengamos varios años de relación pero no me culpes, debo saber que tú eres a quien yo estaba esperando.
Y si en este momento estás leyendo esto, lo más probable es que yo esté roja mirando cada una de tus reacciones o evitando tu mirada, espero que no pienses que estoy loca, pero sería difícil no pensarlo después de esto.
En fin… esto sólo es la carta de una adolescente que en algún futuro desconocido amará a alguien hasta más no poder.
Y quiero que sepas que desde ahora te amo, amo saber que tu cuidarás de mí como yo de ti, amo saber que tendrás esa esencia que yo siempre he estado esperando y amo saber que serás lo mejor que me haya pasado en la vida.
Tú y tan sólo tú lograrás poner mi vida patas arriba y es por eso que te amo.

—  Domingo 25 de septiembre del 2016