Gabriel Emerson

Quiero hacerte el amor porque me importas. Quiero adorar tu cuerpo desnudo con el mío y descubrir todos sus secretos. Quiero darte placer, no unos minutos, sino durante horas, o días. Quiero ver cómo arqueas la espalda de éxtasis y mirarte a los ojos mientras te hago mía.

—Menuda pareja hacemos. Estamos cargados de cicatrices, historias y problemas. Supongo que el nuestro es un romance trágico —comentó ella sonriendo, tratando de quitarle hierro al asunto.

—La única tragedia sería perderte —replicó Gabriel, con un suave beso.

—Sólo me perderás si dejas de amarme.

—Soy un hombre afortunado entonces. Podré estar contigo hasta el fin de mis días.