Estoy sentada, y es claro que no estas.
Lo sé, porque no te veo.
Trato de sonreír, pero no puedo.
Te llamo pero no respondes.
Te extraño pero no vienes, no volverás.
Lo sé, porque estás muerto.
Pero sigo intentando.
Sigo, porque te amo.
sigo sentada pensándote.
Pero lloro.
Lloro porque te extraño.
Miro las fotos y duele.
Duele porque te necesito.
No puedo tratar de traerte de vuelta.
¿Por qué?
Porque estar muerto.
No lograre despedirme.
¿Por qué?
Porque te sigo amando.
— 

Rocio F.G