Flor-de-loto

En la mitología griega, los lotófagos (los que comen loto),
 era un pueblo mítico que los antiguos identificaban con
los habitantes de una población al nordeste de África.
 Según la tradición, este alimento provocaba la pérdida
de memoria, y de ahí la vieja creencia de comer flores
 de loto para olvidar.

Cuenta la leyenda que una bella Diosa se perdió en
 un bosque hasta llegar a un lugar
donde abundaba el fango,
 denominado loto, donde se hundió.
 Este espacio había sido creado por los Dioses
 para los seres cuyo destino había sido fracasar
en la vida,pero la joven luchó durante miles de años
 hasta que logró salir de allí convertida en
 una bella flor de loto simbolizando el triunfo
de la perseverancia ante situaciones adversas.

Actualmente la Flor de Loto es el símbolo nacional de
la India por transmitir una serie de valores colectivos:
 divinidad, prosperidad, renacimiento y pureza.

Por otra parte los budistas creemos que es el trono
 de Buda o mejor dicho el renacimiento divino de los Budas.

Al ser una flor que al mismo tiempo que florece genera
 semillas es el símbolo de la simultaneidad de causa-efecto.
 Los buenos y los malos momentos abundan en
 nuestra vida alterándola y estando sujetos
 a causas y efectos.
 Esta ley karmica de causa-efecto postula la
 responsabilidad individual de cada uno de nosotros
 con nuestro destino.Así como la flor de loto emerge
 donde abunda el lodo manteniendo la pureza de su esencia,
 nosotros podemos superar las circunstancias y la calidad
 de vida que nos hayan tocado.

Así como la flor de loto se abre paso desde el fondo de la oscuridad del estanque, sube a la superficie del agua y se abre después de haberse elevado por encima de su nivel, sin mantener contacto ni con la tierra ni con el agua, a pesar de haber nacido de ellas, así el espíritu, nacido de este mundo, abre sus pétalos, sus cualidades, después de haberse liberado de la corriente burbujeante de las pasiones y de la ignorancia y de haber transformado las fuerzas tenebrosas de las profundidades en la pureza clara del néctar de las flores, la consciencia iluminada, la incomparable gema en la flor de loto.
—  Flor de Loto 

Escondes dentro de ti un espíritu con sed de vivir, amar y reír. Transmites pureza por cada sonrisa que la vida te arrebata, de forma descarada. Haces de tus imperfecciones elegancia que enamora cualquier crítico de arte. Ocultas tu divinidad ante los ojos carentes de percepción y ante la oscuridad de este mundo. Le bailas a la vida con gracia y armonía, rompes los paradigmas de la mente, el universo, el espacio y el tiempo. Por eso eres fortuna para quien pueda poseerte, para quien pueda sentir el calor que produce tu candente ser, para quien pueda tocar, sentir y ver, aquella flor de loto que eres.

-Víctor J. Taveras