Dulcinea

Si vienes
podríamos conquistar el mundo
detener el tiempo
y empezar desde cero.
 
Si vienes se terminan las guerras
y todas las estrellas fugaces
nos regalan
por una noche
un deseo
cumplido.
 
Las musas salen
a bailar
y a inspirar
a los poetas.
 
La receta para la felicidad
se vuelve simple
y cualquiera puede tenerla
al alcance de su mano
de su boca.
 
Una loca susurra un te quiero
en mitad de un abrazo.
 
Don Quijote logra enamorar a Dulcinea
y crece una nueva flor en el asfalto.
 
Si vienes
esta noche
y te pones frente a mí
podría con toda seguridad
gritar
que desde ahora
tengo toda la vida
(la mía)
por delante.
—  Steph L
Don Quijote de la Mancha

—Paréceme a mi —dijo Sancho— que los caballeros que lo tal hicieron fueron provocados y tuvieron causa para hacer esas necedades y penitencias; pero vuestra merced, ¿qué causa tiene para volverse loco? ¿Qué dama le ha desdeñado, o qué señales ha hallado que le den a entender que la señora Dulcinea del Toboso ha hecho alguna niñería con moro o cristiano?
—Ahí está el punto —respondió don Quijote—, y ésa es la fineza de mi negocio; que volverse loco un caballero andante con causa, ni grado ni gracias: el toque está en desatinar sin ocasión y dar a entender a mi dama que si en seco hago esto, ¿qué hiciera en mojado? Cuanto más, que harta ocasión tengo en la larga ausencia que he hecho de la siempre señora mía Dulcinea del Toboso, que, como ya oíste decir a aquel pastor de marras, Ambrosio, quien está ausente todos los males tiene y teme. Así que, Sancho amigo, no gastes tiempo en aconsejarme que deje tan rara, tan feliz y tan no vista imitación. Loco soy, loco he de ser hasta tanto que tú vuelvas con la respuesta de una carta que contigo pienso enviar a mi señora Dulcinea; y si fuere tal cual a mi fe se le debe, acabarse a mi sandez y mi penitencia; y si fuere al contrario, seré loco de veras, y, siéndolo, no sentiré nada. Así que de cualquier manera que responda, saldré del conflicto y trabajo en que me dejares, gozando el bien que me trajeres, por cuerdo, o no sintiendo el mal que me aportares, por loco.

Dulcinea
Closure In Moscow
Dulcinea

Each sporadic time I see you,
I get lost in your embrace,
Your embrace is just a greeting,
But I hold you none the less
It’s all I have, and I’m dying for this.

Dearest Dulcinea when your heart’s already full,
Where does that leave all the love I have?

I still see your face, you’re safe in my sleep again
(I’m starving for you, but you will never know)
I still see your face, you’re safe in my sleep again
(I’m starving for you, but you will never know)