DD.HH

Y mientras lloraba al ver todos esos rostros torturados en 17 años de historia chilena tus dedos calmaban mis lágrimas llenas de impotencia y tristeza. Al ver una fotografía de una muchacha feliz, alegre en los paradigmas del alcohol y las parafernalias seguí caminando…llegué y vi a Jara con su guitarra, cantando para todos los imputados de la sala -que se encontraba vacía, salvo por nuestra presencia- nos sentamos y contemplamos por largas horas, los rostros, las voces, los gritos de sufrimiento y desesperación. Vimos dibujos de niños, vimos al dictador, vimos las bombas, vimos la tortura.
Al final de nuestro recorrido, en total paz y anhelo, nos miramos. Mis ojos rebalsados en llanto, los tuyos dilatados pero atentos. Cada vez más cerca, más cerca, más cerca…

                                               -Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. 

Victimas del Estado Fascista Chileno 

Actualmente, el Ministerio del Interior evalúa la expulsión de estas dos mujeres  consideradas “agitadoras” en la zona del conflicto mapuche. La expulsión fue solicitada por la intendencia de La Araucanía.

Se trata de Luisa Colbano (44) y la ítalo-chilena Valentina Fabri (29), quienes según un comunicado de la comunidad autónoma Mapuche de Temucuicui, se encontraban en calidad de observadoras de Derechos Humanos.

“Las dos mujeres de nacionalidad Italiana, se encuentran en el territorio Mapuche en calidad de Observadoras Internacionales de Derechos Humanos. Que producto de las múltiples denuncias presentadas internacionalmente en contra del estado chileno vienen a verificar dichas situaciones, participando de los juicios orales y tomando testimonio a familias brutalmente golpeadas por las acciones represivas del estado chileno ante las legítimas reivindicaciones territoriales de nuestras comunidades” reza el comunicado.

Hasta ahora, no han sido vinculadas a hechos violentos. Sólo se tiene registro de que visitaban comunidades en la provincia de Malleco y a presos mapuche en la cárcel de Angol, entre ellos a Héctor Llaitul.

#mividaconcarlos presion de twitteros a @tvn

#mividaconcarlos Presion de twitteros para que @tvn exhiba el horario prime y la suficiente promoción el premiado documental MI VIDA CON CARLOS. Donde se relata las circunstacias de una familia cuando experiementa la perdida de uno de sus miembros por la acción de la caravana de la muerte durante la dictadura militar.

ESTA ES LA VERDAD: A LAS EMPRESAS DE ALIMENTACIÓN COMO MONSANTO NO LES IMPORTA UN CARAJO TENER EL RESPETO POR LA BIODIVERSIDAD NI POR LA SALUD HUMANA

Activistas protestaron contra el uso que hace el gigante estadounidense Monsanto de organismos genéticamente modificados. Además exigieron más transparencia en las operaciones de la empresa multinacional, en especial en el etiquetado, la investigación y las prácticas empresariales.

Adam Eidinger, dueño de 75 acciones de Monsanto, que las compró para poder expresar su opinión ante los accionistas de la compañía, habló con RT. Según explica, trata de llamar la atención de la directiva sobre los peligrosos impactos del uso de organismos genéticamente modificados en la salud de las personas. En este contexto recordó recientes estudios, como el del investigador Gilles-Eric Seralini realizado en ratas, que muestran el impacto sobre la salud de un alimento genéticamente modificado.

“En la reunión de accionistas se anunció que existen nuevas tecnologías que prevén la avanzada modificación de virus y la introducción de nuevos modelos en el medio ambiente para controlar las plagas, para matarlas. Nos preguntamos ¿por qué las poblaciones de abejas en todo el mundo se están reduciendo drásticamente? La causa de este fenómeno preocupante es el uso de sustancias químicas y, posiblemente, a causa de esta nueva tecnología”, expresó Eidinger.

“Pienso que Monsanto es un ejemplo perfecto de que una industria captura los mecanismos del Gobierno, los mecanismos de nuestra democracia que supone que tiene que protegernos de las empresas que se benefician de nuestra salud. Me refiero a que hay personas que pueden ser alérgicas a estos cultivos modificados, a los productos químicos que se utilizan en ellos, y que se oculta el hecho del uso de estos transgénicos. En EE.UU. la gente no tiene derecho a saber si el alimento ha sido genéticamente modificado o no. Y es lo que trato de explicar en la reunión de accionistas. Si quieren llevar una política transparente hay que etiquetar los alimentos transgénicos”.