Colectivo

Monterrey: pueblo chico, infierno grande.

El problema más grande de los privilegios con los que nacemos es que nos exilian del mundo real, nos sumergen en la burbuja de la que algunos salen… pero la mayoría no. Como escribió una amiga, no debes sentirte culpable de tus privilegios, sin embargo, no encararlos, no ver más allá y creer que las cosas son como te las enseñaron y que no existen matices o perspectivas, eso sí es completamente tu culpa.

Esto lo demuestra el ataque tan agresivo e incluso despiadado que han sufrido las chicas del Colectivo Quimera.

Universitarias, mujeres jóvenes cursando una licenciatura, que buscan superarse y salir adelante uno pensaría ¿qué hay de malo en eso? ¿qué persona cuerda que no viva en Medio Oriente podría encontrar algo con qué atacar a las estudiantes? Pues la sociedad universitaria regiomontana encontró mil maneras diferentes para descalificarlas.

¿La razón? Decidieron alzar la voz sobre situaciones en su casa de estudio con las que no estaban de acuerdo.

Las estudiantes realizaron una campaña llamada #YoNoSoySeñorita, donde se oponían a lo que en una sociedad moderna se comienza a ver como un acto arcaico: los concursos de belleza.

¿Por qué? ¿qué tienen de malo?

Contrario a lo que el primer razonamiento maltrecho y simplista les da a algunos, oponerse a este tipo de certámenes no es de mujeres “envidiosas” o “malcogidas”. Vivimos en una sociedad basada en estándares poco reales, superfluos y que a lo largo de la historia no han hecho más que dañar y distorsionar nuestra visión y comprensión del mundo.

Y vaya que el molde en el que nos encasillaron ha hecho su trabajo, basta con leer los comentarios en la foto de las estudiantes para quererse arrancar los ojos, irse a vivir a una cueva y no salir jamás.

Personas ofendidas a un punto increíble porque un grupo de mujeres dijo algo que no les gustaba, y la capacidad no les dio para más que “son feas, feminazis, malcogidas”.

Los han educado de un modo tan erróneo y doloroso que se sienten con todo el derecho de calificar y juzgar con base en un montón de aspectos predeterminados, como robots.

Incluso, habían otras mujeres defendiendo su privilegio de haber nacido según los estándares preestablecidos.

Monterrey, pueblo chico, infierno grande.

Lo más sorprendente es que la mayoría son universitarios, gente preparándose para afrontar el mundo el día de mañana, para unirse a una sociedad y contribuir a ella.

Según la misión de la UANL su objetivo es “la formación de bachilleres, técnicos, profesionales, maestros universitarios e investigadores capaces de desempeñarse eficientemente en la sociedad del conocimiento; poseedores de un amplio sentido de la vida y con plena conciencia de la situación regional, nacional y mundial”, bueno UANL, no lo estás logrando.

Se puede discernir entre los comentarios en la publicación de Colectivo Quimera, que tu alumnado no sólo carece de un “amplio sentido de la vida”, sino que está tan absorto en sus privilegios que es incapaz de ser empático, humano o lógico.

Estás formando personas con un criterio del mundo tan corto, tan minúsculo e insignificante, que tu visión para 2020 queda en lo que es ahora, palabras y ya.

Sí UANL, los concursos de belleza son una manera de exclusión. Leí un comentario donde decía una chica “entonces yo me voy a sentir excluida por los concursos de inteligencia si no soy inteligente”.

Y si no has sido capaz de enseñarle a tus alumnos la diferencia lógica entre uno y otro, perdón UANL, pero tienes cosas más importantes que andar convocando a señoritas de más de 1.60, solteras y con disponibilidad de horario.

Hoy en un colectivo, escuchando una conversación de 3 hombres, hablaban de como se agarraban mujeres ebrias, menores, perdidas, etc. Dentro de sus comentarios, uno de los hombres dijo "ya pero ustedes se van en vola, ningún respeto" y los otros 2, casi por reflejo dijeron "es que vo eri medio gay" Es extraño que 2 heterosexuales consideren que su condición sexual sea "superior" si dentro sus características mencionadas por ellos mismos aluden a la falta de respeto a las mujeres, interactúan sexualmente con menores y mujeres en estado de ebriedad, a parte, reconocen que si alguien respeta a las mujeres, es gay, por que para ellos los heterosexuales no deberían respetar a una mujer. Muchas veces escucho conversaciones con estos tonos de soberbia e ignorancia, sin dejar de mencionar, bajeza, y me pregunto. Es realmente la homosexualidad un problema? Si yo tuviera hijas, me preocuparía más de la condición psicológica de su entorno y no de la condición sexual de sus amigos.