Si me recuerdas, recuérdame como aquél que creyó en imposibles. Recuérdame como aquél que nunca se detuvo, como un asteroide, como una constante. Tal vez me olvides con el tiempo, tal vez no. Me gusta pensar lo segundo. Yo aquí estoy viviendo, sí me hubieran dado dos vidas al nacer tenlo por seguro que una la hubiera usado contigo, pero sólo tengo una, y el tiempo corre y yo camino. Si vas a caminar, camina. Te irá bien, en verdad. Eres valiente, mi valiente, y con eso ya le llevas ventaja a la vida.