Ciudad-de-los-Artes-y-las-Ciencias

Buzz Lightyear y Woody cobran vida en el Museo de las Ciencias

La exposición ‘Pixar 25 años de animación’, que se exhibe en el Museo de las Ciencias de Valencia, incluye un zoótropo con personajes conocidos de Pixar de las películas Toy Story y Toy Story 2, en una versión actualizada de ese artefacto victoriano que generaba la ilusión del movimiento.
Se trata de uno de los grandes atractivos de esta muestra de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, or

Buzz Lightyear, Woody y los marcianitos cobran vida en la exposición 'Pixar: 25 años de animación'

VALENCIA, 2 (EUROPA PRESS)

La exposición ‘Pixar 25 años de animación’, que se exhibe en el Museo de las Ciencias de Valencia, incluye un zoótropo con personajes conocidos de Pixar de las películas Toy Story y Toy Story 2, en una versión actualizada de ese artefacto victoriano que generaba la ilusión del movimiento.

Se trata de uno de los grandes atractivos de esta muestra de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, organizada conjuntamente con la Obra Social 'La Caixa’ en colaboración con Pixar Animation Studios y que puede visitarse hasta el 30 de agosto en el Salón Arquerías del Museo de las Ciencias, destaca la Generalitat en un comunicado.

La selección repasa los principales hitos técnicos y artísticos de esta compañía pionera en la animación por ordenador, y analiza los tres aspectos clave en el desarrollo de las películas: personajes, mundos e historias. En una sala especial se expone el Zoótropo de Toy Story, inspirado en el zoótropo?tridimensional de Totoro que puede verse en el Ghibli Museum de Mitaka, en Japón.

El zoótropo, patentado en Estados Unidos en 1867, era una forma popular de entretenimiento doméstico a finales del siglo XIX. El aparato, que hacía girar rápidamente una secuencia de imágenes fijas dentro de un cilindro, demostraba los principios básicos de la animación antes de la invención del cine.

En este caso, la animación está basada en un ciclo de 18 cuadros, cada uno de ellos representado por una figura tridimensional de un personaje, una 'maqueta’. Estas estatuillas están instaladas en puntos determinados del disco, que gira a una revolución por segundo. Una luz estroboscópica se dispara sobre cada cuadro y congela el movimiento, lo que permite que el ojo humano perciba cada cuadro del movimiento del personaje como una sola imagen. Cuando nuestros ojos ven todas esas imágenes congeladas en una rápida sucesión, el efecto de 'movimiento aparente’ las une y crea la ilusión de que cobran vida.

'Pixar. 25 años de animación’ presenta un recorrido por los principales largometrajes que ha producido Pixar desde 'Toy Story’ (1995), primero creado en su totalidad mediante efectos de animación digitales. La exposición incluye bocetos y dibujos que muestran cómo se crean las escenas, que revelan la imaginación y el talento de sus creadores y ponen de relieve la importancia del trabajo en equipo y la colaboración entre artistas de distintos ámbitos.

MÁS DE 125.000 VISITANTES

Desde su inauguración el pasado 2 de junio, más de 125.000 personas han visitado la muestra que recoge desde los primeros cortometrajes y ofrece la posibilidad de profundizar en el proceso de producción de sus 12 primeros largometrajes a partir de 400 piezas entre dibujos, colorscripts, maquetas, vídeos e instalaciones.

El público puede adentrarse en las películas para descubrir cómo fueron ideadas, cómo surgieron las tramas, cómo se dio vida a los personajes, qué atmósfera se le quiso dar y cómo se desarrolla todo ello hasta llegar a las pantallas del mundo entero.

También la Lluvia (2010) de Iciar Bollaín


Iciar Bollaín empezó a la edad de 15 años como actriz. Después de abandonar su carrera de Bellas Art, se dedicó íntegramente al cine. A sus 25 años fue elegida como mejor actriz española por la revista valenciana Cartelera Turia y recibió el Premio Ojo Crítico II Milenio de Radio Nacional de España 1993. Antes de recibir sendos premios, Iciar había trabajado en más de 12 largometrajes, entre los que destacan El Sur (Víctor Erice, 1983), Malaventura (Manuel Gutiérrez Aragón, 1989), Sublet (Chus Gutiérrez, 1991), Un paraguas para tres (Felipe Vega) y Jardines colgantes (Pablo Llorca, 1993). Casada con el guionista escocés, Paul Laverty, Iciar Bollaín siempre ha destacado por su compromiso como mujer, recibiendo el premio ¨Ciudad de Cuenca¨ a su trayectoria en el II Festival de Cine ‘Mujeres en Dirección’ de la capital conquense. También es miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

Su primer estreno como directora fue ¨Hola, estás sola?¨ en 1995, que obtuvo buenas críticas y gran éxito en la taquilla. Así como también tuvo una nominación como Mejor Directora Novel en el Festival de Cine de Valladolid de ese mismo año. De esta interesante mujer cabe destacar su versatilidad como guionista, actriz y directora. Con un currículo extenso y envidiable, Iciar ha trabajado como guionista del director Ken Loach, como actriz en más de 24 largometrajes (sin incluir los suyos propios) y ha encontrado tiempo para dedicarse a la ardua tarea de dirigir con 5 películas a sus espaldas, 5 cortometrajes y un video-musical. Comprometida con la igualdad de las mujeres y con la sociedad, esta vez nos ofrece de la mano del guionista Paul Laverty, También la lluvia.


El argumento de esta película transcurre en Cochabamba, Bolivia. Exactamente en Abril del 2000, cuando estalla ¨la guerra del agua¨ y su población se enfrenta, sitiando la ciudad, a los intereses de la multinacional norte americana Bechtle que tenía el control del suministro y gestión del agua. En este contexto, se nos narra cómo Sebastián (Gael Garcia Bernal) y Costa (Luís Tosar) como director y productor respectivamente, intentan rodar una película acerca del conquistador Cristóbal Colón y la relación de la corona española con los indígenas del lugar, así como con aquellos curas que defendieron sus derechos.¨También la lluvia¨ es una obra donde predominan los planos exteriores y donde se utilizan mucho los planos abiertos entre las relaciones de sus personajes, que augmenta aún más la importancia de lo que acontece en la sociedad boliviana de Cochabamba. En esta película dentro de otra película, vemos entremezclados los intereses de un productor insaciable, un director apasionado por su trabajo, actores que creen en sus personajes, reporteros sedientos de noticias, etc…frente a la lucha por el derecho a ¨beber en paz¨, la represión y el hostigamiento que padecen los líderes de dicha población. Cabe destacar la interpretación de Karra Alejalde (Cristobal Colón y Antón) que consigue elevar su actuación al nivel de impresionante. Echo que le fue premiado con el Goya 2011 a Mejor Actor de Reparto. Los actores Luis Tosar, Gael García Bernal, Carlos Santos (Fray Bartolomé de las casas y Alberto) y Raúl Arévalo (Antonio Montesinos y Juan), obtienen un gran resultado en pantalla, como no, por sus grandes e indiscutibles dotes interpretativas.



Pero en el caso de Juan Carlos Aduviri (Hatuey y Daniel) en mi opinión es magnífico. Juan Carlos ya recibió el premio a mejor actor revelación en el Festival de Cine de Francia ¨Les Arcs¨ y optó a Mejor Actor Revelación en los Goya 2011 que fue otorgado a Francesc Colomer por su papel de niño en Pà Negre. De este actor y profesor de cine en la Escuela Municipal de Artes de El Alto, destacaría su mirada en pantalla, el compromiso que adquiere con su personaje y la elocuencia en ausencia de palabras que este nos muestra, pues en sus brillantes gestos se respira la humanidad e integridad que poseen sus personajes.
Pienso que esta película de por sí ya tiene suficientes avales para que ustedes se interesen por ella, así como por los múltiples trabajos que su directora ha realizado. A mi parecer, También la lluvia posee una excesiva luminosidad y donde se llega a añorar algunos planos cortos y oscuros que nos harían apreciar mejor la relación entre sus personajes. Como también se anhela más carácter en su música y en el posicionamiento y ángulos de las cámaras. La duración de la película (103 minutos) se queda corta para todo lo que en ella acontece. Pues el espectador parece desear aún más información sobre sus personajes y el argumento de la obra.

Así pues, También la lluvia es una película cuanto menos emotiva, que nos recuerda los paralelismos que siguen existiendo entre 1500 y la sociedad actual. Disfrútenla si pueden, por la tarde antes de salir con los amigos/as o parejas y así tendrán tema del que hablar durante un buen rato. Viva el cine!