No amas la vida en sí, amas lugares, personas, recuerdos, comida, libros, música, películas... y a veces conoces a alguien que necesita todo el amor que tienes para dar. Y si pierdes a ese alguien, te parece que todo lo demás también desaparecerá.