Catorce

San Luis Potosí, México.

15/12/2015

instagram / vsco / tumblr

Los diez mandamientos de #ApocalipsisMinecraft- by: Willy y Vege
  1. No robaras madera a tu vecino
  2. No mataras a tu vecino
  3. La tortuga de tu vecino es sagrada
  4. Las serpientes no son sagradas
  5. Acepta el techo de tu vecino
  6. Nunca guardes la cola a tu vecino
  7. En caso de que olvides la regla nº1 aplique la regla numero 2
  8. En caso de que tu vecino encuentre un cubo de diamante no lo gastes es una pechera
  9. Aguantaras a tu compañero por sobre todas las cosas 
  10. Nunca pierdas la paciencia porque la serie se puede acabar

V: Luego de la serie después Willy me dice… “Pues Vegetta, yo no se enserio como me aguantas y tal, que buena gente eres. Te quiero.

Ep.14 #ApocalipsisMinecraft Tmp. 1 

-

Estaba andando por ahí, y me encontré con esto…

Que tiempos :’D

Un mes y catorce días.
— 

45 días,

Te esperé,
Ahí iba a estar, esperando, muriendo hasta que llegaras de nuevo y con un te quiero B, revivieras mi alma que caía con tu indiferencia.

Te quería.
Te  seguía amando como aquel primer dia en que te lo dije, incluso más,

Te lloré,
¿Una par de veces? Mi amor, fueron 17 con cada recuerdo, con cada vez que veía tu fotografía por accidente entre mis conversaciones, o cuando me torturaba directamente buscandola,

Te soñé,
Cuando miraba nuestra primera conversación,, cuando veía tú “Me gustaría enseñarte lo bonito que es el amor”, antes de dormir, me seguía torturando al soñar con “lo que pudo ser”,

Te escribí,
Me dejaba ir en un pedazo de papel manchado con la tinta que representaba la sangre de mi alma dañada, oscura y fuerte por el resentimiento del mal amor,

Te maldije,
En vano todo, porque mi corazón y mi mente, no creían las patrañas que el dolor creaba en mi,

Te recordé,
A estas alturas,  el dolor era malditamente fuerte, me punzaba el corazón, era como alcohol en carne viva, ni el whisky ni el bourbón aturdían esa sensación de pensarte y desearte pero no tenerte, deseaba borrar mi memoria,

Te olvidé,
Mejor dicho dejé de recordarte y aprendí que mi amor debe ser correspondido, eso no cambia que te siga queriendo y que muy a veces te recuerde pues dejaste una marco dolorosa, pero muy bonita en mi.

Prrincesa, te quiero y te deseo lo mejor, porque alguien que hace sentir de esa manera que solo tu sabes, lo merece, Hasta algún día o en otra vida.



—Bryan Aguilar

youtube

WATCH AND LEARN

HUICHOLES: THE LAST PEYOTE GUARDIANS is a story about the mystical Wixárika People, one of the last pre-Hispanic alive cultures in Latin America, and their ongoing struggle against the mexican government and multinational mining corporations to preserve Wirikuta, their most sacred territory and home of the famous peyote cactus.

Since 2010, Canadian mining projects received the concessions to prospect the whole area, rich in silver and other valuable minerals. The company promises to create thousand of jobs for the needy villagers of the region, without contamination. 

Nevertheless, the mining activities are seen by the Wixárika and their supporters as a great menace for the delicate biodiversity of this unique ecosystem, listed by the UNESCO as World Cultural and Natural Heritage.

An unequal and controversial fight from today that triggers the global debate between ancient cultural values, the exploitation of nature and the inevitable development of the peoples.

For more info check: www.huicholesfilm.com

Yo no te voy a regalar algo el 14 de febrero, ni saldremos al cine o a cenar peros ambos sabemos que lo de nosotros aunque sea secreto e incorrecto, vale más que un oso de peluche, tomarnos de la mano en público o un globo en forma de corazón.
Soy México

Soy los ensayos de Octavio Paz, los poemas de la condición humana de Jaime Sabines, los voladores de Papantla y el Sol Azteca. Soy el Pig de Xavier Velasco, el humor ácido de Jorge Ibargüengoitia, una torta ahogada, una caguama familiar, la marihuana de Michoacán. Soy un Nocturno de Xavier Villaurrutia, el peyote de Real de Catorce, la sabiduría de María Sabina, el humor de TinTan, el amor de Pita Amor. Soy ese morro de la secundaria con playera del TRI, un poemínimo de Efraín Huerta, el desierto de Sonora, un guerrero olmeca. Soy el amante de la Informante en la novela de Cristina Rivera Garza, un cuento de piedra de Carlos Fuentes, un águila que traga serpientes. Soy un indio en los cuentos de Juan Rulfo, un orinal en un relato de Fernando Nachon, un Detective Salvaje de Roberto Bolaño. Soy los consejos de Alberto Chimal, una bestia de Juan José Arreola, un transeúnte de Alfonso Reyes, unas enchiladas con pollo, un tequila. Soy un Olvidado de Luis Buñuel, un caifán de Juan Ibáñez, un pinche amor perro de Alejandro González Iñárritu, un cuento de Francisco Tario. Soy el maguey del mezcal, el nopal del cerro, el pulque de los dioses, el inframundo Maya, los poemas de Ramón Martínez Ocaranza. Soy Simón del desierto siendo seducido por Silvia Pinal, el ángel exterminador, los tres huastecos, los taquitos al pastor y la charanda. También soy todos mis muertos, todos mexicanos, todos enterrados en esta tierra y como dice Gabriel García Márquez, en las primeras páginas de Cien años de soledad, uno es de donde tiene enterrados sus muertos.