No hay peor pecado, que provocar lágrimas en una cara que nos ha regalado sus mejores sonrisas
—  Bob Marley