Capilla-Sixtina

Solo con mostrar una pequeña parte de esta obra maestra, el público ya la identifica, y ahora, con una fotografía que muestra todo el techo, parte de las dos paredes y parte de las puntas de las laterales no hay ningún problema en identificar la Capilla Sixtina. Obra magistral del s.XVI, perteneciente al Renacimiento Italiano.

Se inició 1508 por mandato del papa Julio II, ordenándole a Miguel Ángel Buonarroti la decoración de su bóveda. En un principio se negó, pero con el tiempo lo acabó aceptándolo. -Quien se iba a negar al Papa en aquella época? -

Se dedicó plenamente al proyecto durante 4 años y 30 años más tarde de 1512 pintó el Juicio Final (la pared del altar) por orden de Paulo III, Papa en aquellos tiempos.

Miguel Ángel siempre se consideró escultor antes que pintor, él con lo que disfrutaba era con una gran bloque de mármol, moldeándolo y adentrándose para descubrir, para dar forma a la magnífica obra que dentro se encontraba. Y es que para Miguel Ángel la escultura se hallaba dentro del bloque de piedra, y solo requería ser liberada de la opresión de la materia.

Durante un tiempo me centraré en comentar la Capilla Sixtina, en analizarla de manera formal, contando las historietas que cada parte nos enseña y dando a conocer algunas pequeñas “anécdotas” de la obra.

2

La Creación de Adán es la imagen, dentro del arte, más conocida alrededor del mundo, y Es que, no me extraña. Imagen principal de la bóveda de la Capilla Sixtina, en ciudad del Vaticano, se clava con grandeza y fuerza a la retina de los espectadores y llama la atención a cualquiera solo con salir un pedacito de ella en algún medio de comunicación, por ejemplo.

Es la cuarta imagen de la bóveda, pero no la central, ya que hay 9 en total que explican aquello que había sucedido con anterioridad al Antiguo Testamento -de Moisés a Cristo -  y del Nuevo Testamento - la historia a partir de Cristo -, desde la Creación hasta Moisés.

En la imagen se representa el momento en el que Dios introduce en el cuerpo de Adán el alma o soplo intelectual. El cuerpo del hombre como tal ya ha sido creado  se encuentra sin fuerzas, recostado y en contacto con la tierra.

Adán representa los atributos que Dios le da al hombre, según las palabras del Antiguo Testamento: El Hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios. Adán esta dotado de fuerza, belleza, la monumentalidad propia de las pinturas de Miguel Ángel, más decantadas a la escultura.

En el centro de la composición, las famosas manos, que casi se tocan con los dedos, por donde Dios trasmite el alma, el saber, el sentimiento, la esencia de la vida. Las manos están dotadas de un gran detallismo, más que eso, desde un excelente punto de vista anatómico, como toda la obra del pintor.

La obra se centra en las dos figuras, Adán acabado de ser creado en barro, y Dios, envuelto por una masa de ángeles desnudos, rodeando con el brazo izquierdo a quien se dice que es Eva, que creará a continuación. Toda la masa de figuras esta envuelta a su vez por una  gran tela rosa que, intencionadamente o no, dibuja la silueta de un cerebro. Se traza la médula espinal y la glándula pituitaria, así como el Silvio y el puente. Más información sobre el decubrimiento y la explicación del cerebro de la obra en esta web.


La Creación de Adán ha sido y es una obra que ha movido a miles i miles de personas tanto interior como exteriormente.

Censurando genitales: de la Contrarreforma a Facebook

 Tornato finalmente Daniello a Roma, avendo papa Paolo Quarto volontà di gettare in terra il Giudizio di Michelagnolo per gli ignudi che li pareva che mostrasseno la parti vergognose troppo disonestamente, fu detto da cardinali et uomini di giudizio che sarebbe gran peccato guastarle e trovoron modo che Daniello facesse lor certi panni sottili che le coprissi, che tal cosa finì poi sotto Pio Quarto con rifar la Santa Caterina et il San Biagio, parendo che non istesseno con onestà.

Con estas palabras nos cuenta Giorgio Vasari en su edición de 1568 de las Vite de’ più eccellenti architetti, pittori, et scultori italiani, da Cimabue insino a’ tempi nostri cómo a mediados del siglo XVI se tomó la decisión de tapar los genitales a las figuras del Juicio Final de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. El artista elegido para llevar a cabo esta tarea fue Daniele Ricciarelli (da Volterra) que, por esta contribución a la historia de la pintura, pasaría a ser conocido como Il Braghettone.

Gracias a una copia realizada por Marcello Venusti en 1549 por encargo del cardenal y extraordinario mecenas Alessandro Farnese y que actualmente se conserva en el maravilloso Museo Capodimonte de Nápoles, podemos tener una idea más clara de cómo era la obra que Miguel Ángel había concebido y ejecutado antes del reparto de taparrabos al temple.

La peor parte, con todo, se la llevaron las imágenes de santa Catalina y san Blas de las que también nos habla Vasari, que fueron destruidas por Volterra a golpes de cincel y fueron repintadas. Y es que, como vemos en la copia, santa Catalina (si no enlazo esto no quedo a gusto), en el cielo, con la rueda de cuchillas que Majencio mandó utilizar para torturarla, aparece desnuda y en una postura complicada. Detrás de ella, san Blas acaso demasiado cerca, la miraba.

En la versión suavizada, Catalina va más recatada y Blas mira hacia atrás, hacia el Dios juzgador.

Después de esto, y muerto ya Daniele da Volterra, todavía se pintaron más taparrabos, pero eso ya es para nota.

Y toda esta historia se la he contado porque Facebook ha decidido censurar las esculturas clásicas por estar desnudas. Los Simpson ya nos lo advirtieron:

Y un libro ligerito pero interesante, que hoy es viernes. Kenneth CLARK: El desnudo [1956]. Madrid, Alianza, 2006.

CAPILLA SIXTINA. Después de tres años de trabajo científico y tecnológico, el Museo Vaticano instaló un nuevo sistema de aire acondicionado e iluminación LED que muestra la apabullante belleza de los frescos de Miguel Ángel  de “La Creación de Adán” ahora con 7.000 puntos de luz. (EFE)