Cachet

Tienes unos ojos,
que ni con mascara
de pestañas
podrían verse
tan bonitos…
Unos cachetes
que no requieren
de dieta
porque la genética
así los quiso…
Tu sonrisa
no requiere
de cirugía,
ni tus dientes
de blanqueado…
Y tu cintura
es perfecta
sin las cifras
que te importan…
Tu cabello
que no desea
ser recogido
o procesado
y le gusta
ir al viento,
sin sentirse
domado…
Lo bonito
son tus manos
que dibujan
o escriben…
Tus hoyuelos
que se asoman
si sonríes…
Son tus pies
porque te acercan
a las personas
que amas…
Es tu oído,
es tu vista,
es tu tacto,
que te acercan
al mundo…
Eres tú,
es tu esencia,
son tus miedos,
imperfecciones
y cicatrices…
Lo que te
identifica,
lo que te marca…
Y, creas o no,
alguien te ama
porque sabe
que ese montón
de errores
no los tiene
alguien más…
—  Clara Ajc
Me enamore de ti. Me enamore de cada parte tuya, de tus hermosos ojos cafés radiantes, de tu mirada, la cual presumía de ser intimidante, seductora y critica pero en el fondo escondía un par de inseguridades y algo de miedo, me enamore de tus cachetes enrojecidos cada vez que te decía algo lindo, me enamore de tus cejas que combinaban a la perfección con tus pestañas, onduladitas y abundantes, me enamore de tus provocativos y marcados labios, de tu manía por morderlos y de la ternura con la que besaban, pero ni hablar de cuando formaban una sonrisa, porque ahí esta mi debilidad, esa hermosa sonrisa que deja atónito a cualquier persona, del hermoso tono de tu voz y de la forma en que me dices “te amo”, me enamore de tu rojizo cabello y de la forma coqueta con la que empiezas a jugar con el, me enamore de tu cuerpo, de tus delicadas manos que encajan perfectamente con las mías, de la forma en que me acarician, me enamore de tu piel suave y delicada, me enamore de tus abrazos inesperados y confortantes, de los besos robados, me enamore de tu alma, de tus miedos, de tus inseguridades, de tus defectos y de tus virtudes, me enamore de tu alma, me enamore de ti, de cada centímetro de tu cuerpo, de todas tus manías, de cómo piensas y sientes, de lo dulce que eres, de cuando quieres pareces ruda pero en realidad te ves muy tiernita, de todo. Y te amo, lo único que quiero es cuidarte y verte florecer.

Carta para el amor de mi vida, aunque yo no soy el amor de su vida.
—Ojalá nunca la leas—

Creo que un saludo sobra, ya sabes… Comenzar nunca fue nuestra mayor virtud.

Hoy me levanté pensando en ti. Es feriado y el mundo parece una canción en pausa. Borrachos, drogados, impávidos ante el correr de los años, pero en el fondo consternados porque la vida les exige cambiar.

Me encuentro en esos días de catarsis, lágrimas agridulces por los días muertos, miedo al fracaso y a pocas horas de confirmar el porqué hago lo que amo. Tu ausencia y nuestra historia chocaron con estos días. Es bastante difícil no contener las palabras, esas que te deslumbraban y te amaban; pero nunca fueron suficientes. Pensar en lo felices que podríamos ser estando abrazados, viendo nuestros ojos y no querer salir de tu habitación, escuchar nuestras canciones preferidas y hablar de lo lindo que es ver el atardecer desde el edificio o la montaña más alta con alguna bebida y besos. Lo sé, eso nunca pasará.

No pasará ni un solo sueño que hablamos, no vendrás a mi graduación ni me llamarás porque al fin cumplí el único sueño que me levantó de la depresión tan jodida que sufro. No te veré sonriendo, ni te acompañaré a tus lugares preferidos. No viviremos en Canadá, no nos casaremos en todas las religiones y creencias del mundo, no tendremos perros y sobre todo: Nunca seré el amor de tu vida.

Han pasado meses desde la última vez que nos vimos y he entendido un poco nuestros mayores sentimientos: El miedo y el amor.
Miedo a no ser lo que los demás esperan de nosotros, miedo a no abrazar tan fuerte al amor para que se quede, miedo a no disfrutar incluso palabras tan simples como un te quiero. Creo que todos lo sentimos, pero a veces el miedo nos corrompe tanto la mente que toma nuestra vida y hasta ahí llegan las ganas de ser, de estar y querer. Tú me quisiste, adoraste mis cachetes y los kilos de más. Me acompañaste a mis días de ocio y te quedaste para escuchar los gritos silenciosos que salían de mi boca cuando me carcomían las dudas. Desnudaste mi cuerpo y mi alma, besaste los puntos suspensivos de otras historias para al fin quedar en puntos finales los para siempre que se fueron. Lo hiciste todo, a tu medida, paso a paso, esperando un buenos días para salir a tu rutina. Pero todo se fue cayendo, me dejabas plantada por tus amigos o tu familia, no quiero sonar egoísta, ellos también te merecen mucho más de lo que mis pequeñas manos pueden tenerte; pero no es bonito planear tardes de sol y un día para recordar cuando tu ausencia era mi única compañía. Todo se fue cayendo y adivina quién destruyó nuestra historia: El miedo.
Yo te amaba — Aún lo hago, así será hasta el final — de una forma tan sublime, con un corazón parchado y roto por la vida. No importaba que no pudiese darte todo, pero hice todo lo que hubiese en mi vida para hacerte feliz. ¿Pero sabes? Al final, también tuve miedo. No el mismo a hacerte feliz, sino el miedo de no ser tu amor, tu pequeño regalo que aún ama los columpios, los dulces y el amor. Me quedé con tus inseguridades, tus días sin sueños, con esos te amo que nunca te colaron, solo respondían a la única palabra que resumía todo: Amor.

No me arrepiento de tantos sueños quebrados, de la sonrisa sincera que perdí cuando te fuiste. A veces uno quiere ser el amor, el complemento y los pasos que acompañan; pero no es así. Fui tu compañía un tiempo, unos besos lentos y comidas innumerables en tu soledad, pero no pasó más. Siento que te llevaré como esa historia que me cambió la vida, que nunca sucederá y que odio estar llorando escribiendo esto, porque te amo, más que a todas las cosas nombrables e innombrables que pasarán por mi vida: Pero ahora no es el momento de pensar en algo que no me levantará del asfalto. Primero debo caminar, quitar el mugre y curar lo que queda, levantarme para seguir.

De todo corazón, solo me queda amor y luz para mandarte, para que no te pierdas, para que al fin encuentres la paz y la tranquilidad que buscas y por la que te fuiste. Solo te pido que alguna vez me recuerdes en un sorbo de cerveza sin motivo alguno. Que sea eso, un sorbo de lo poco que pude dejarte.

Te amo, sé que tú nunca lo hiciste. Pero me quisiste, eso vale más que todas nuestras memorias. Me doy por vencida y solo espero abandonar este abandono para volver a ver el Sol, para quemar solita mis cadenas, los miedos y sobre todo: La vida que quise para tú y yo, pero ahora solo me queda edificar la mía y llevarte como esa linda casualidad que pasa y no se queda.

—  Café para la Luna, Daniela Arboleda.

29 de enero 2017


Me gusta tu cabello suelto y tu sonrisa loca, la forma en que hablas con los niños o los gatos o los perros, la forma en que ves a las aves en el cielo (Algunas veces incluso he pensado que fuiste una ave en tu vida pasada y que intentas recordar como volar y quizá en algún momento saldrás volando junto a ellas)


Y me gusta tus manos delgadas y cuidadosas acariciando a las flores, acariciando otras manos, acariciando a mis manos tal vez.


Me gustan tu cadera y tus piernas y tus pies y su ritmo, ese ritmo misteriosamente sensual cuando caminas, cuando corres, cuando bailas…


Y tus ojos llenos de infinita ternura y alegría, y tu nariz pequeña y fina, y tus pómulos y tus cachetes y tus orejas…


También me gusta tu pecho porque es cálido y tu regazo tan blando.


…Oye, me gusta cuando me abrazas porque me siento a salvo, me gusta mucho, mucho de verdad..

—  Letras Secretas
Ella.. Ella, una palabra, y miles de significados, miles de sentimientos y emociones juntas con tan sólo pensar en una persona.. Ella es una persona, ella es una chica, ella es una persona por la cual mi vida está llena de alegrías, suspensos y motivación, ella.. Ella tiene una sonrisa singular, unos ojos llenos de alegría, unos cachetes llenos de amor, de vida, un cabello lleno de magia como ningún otro, un cuerpo de un ser celestial, un cuerpo que deseo, un cuerpo que anhelo, un cuerpo que me encanta, me fascina. Pensar en ella, significa pensar en mis sueños, en mi regalo de navidad, en mi regalo de cumpleaños que siempre deseé, un regalo llamado felicidad.. Amor. Ella es el todo que yo siempre anhele, ella para mi es alegría, ella para mi es poder soñar y poder encontrar respuestas a mis miedos, a mis sueños, a mis lagrimas perdidas, ella para mi es mi sueño. Es que, de sólo pensar en ella me motiva a ser feliz, a luchar por mis sueños, en luchar por alcanzar lo que nadie alguna vez pudo lograr, en pensar y poder descifrar lo que es al amor. A su lado me siento capaz de todo, todo lo que alguna vez pensé, soñé. Ella tiene también miedo, ella también tiene inseguridades, ella también tiene sueños que cumplir, ella también tiene mucho en que pensar, mucho que vivir... Ella también se equivoca, ella también es humano, ella también esta aquí, ella está conmigo, ella también sabe amar, ella también sabe querer, ella también es una persona.. Quizá ella piense que es una persona normal, una persona con sueños, pensamientos similares a los de los demás... Pero es ahí cuando ella comienza a equivocarse, ella no es una persona más, ella no es una sonrisa más, ella no es una de las millones de personas que habitan este planeta, ella no es algo común, ella no es algo inesperado, ella no es algo común.. Ella es.. Ella es mi voz favorita, ella es mi persona favorita, ella es dueña de sus propios sueños, sueños a los cuales yo sueño estar... Sueño aparecer... Sueño ser protagonista junto a ella, ella es mi definición perfecta al amor, al miedo, a la vida, ella para mi es todo lo que alguna vez deseé, soñé, ella para mi es la persona por la cual yo lucharía día y noche, ella es la persona en la que pienso antes de dormir, ella es la persona que deseo que esté para siempre en mi vida, ella es la persona que deseo de todo corazón que sea la mamá de mis hijos, ella para mi es la persona que yo siempre esperaría... En resumen mi todo, mi vida.. Ella es mi novia.

- Pedacito de cielo, Erick Glez

Por qué los signos tienen arrugas

Aries: Por hacer demasiadas caras. En serio, su expresividad es de otro mundo
Tauro: Seguro por sus cachetes (mejillas) o por masticar tanto pinCHE PENDEJ@ PARA DE COMER
Géminis: Por sonreír tanto con esa sonrisa que tiene aish
Cáncer: Por llorar tanto 💔 re emo pero bueno
Leo: Por hacer tanto la cara de pato en sus selfies, o sí es hombre, por hacer tanto esa cara de Jaiden Smith
Virgo: No tiene, como siempre perfect@
Libra: No tiene porqué es demasiado hermos@ para tenerlas ahre (los admiro mucho sorry)
Escorpio: No tiene, pero porque nunca le cambia esa cara de orto al mundo en si, ahre mentira los amo no se ofendan
Sagitario: Por reírse tanto de él, de los demás, con los demás, de hasta una piedra
Capricornio: De fruncir tanto el ceño, amigo tú vida es estrés calmate 😂💕
Acuario: De poner esa cara de emocionad@ por todo lo que ve
Piscis: Por poner esa carita de tímido con la gente

Sarah ♉💋

Il m'a dit : “T'es pas jolie avec ton joint à la bouche. Pose-moi ça, je croyais que t'étais une fille bien.” J'me suis mise à rire, et j'crois que ça l'a surpris. Il s'y attendait pas à ça, c'con. Mais qu'est-ce que j'aurais pu faire d'autre ? C'est un marrant lui. J'aurais dû m'excuser c'est ça ? “Désolée d'être devenue un déchet, désolée d'avoir besoin de ça c'est ça mes cachets, désolée que ma vie soit devenue un tel bordel que j'en ai besoin comme t'as besoin de respirer. Désolée pour tout. T'as raison j'étais une fille bien, ça aurait pas dû se passer comme ça. Désolée.” Quelle blague. Le pire c'est que je sais que j'aurais dû m'excuser, mais pas pour lui, pour tous les gens qui m'aiment ou qui m'aimaient et que j'ai déçu. Et croyez-moi, y'en a la masse. Mais sérieusement, moi, dire ça ? Nan, valait mieux lui rire à la gueule.
—  justevivante