Cachet

Tienes unos ojos,
que ni con mascara
de pestañas
podrían verse
tan bonitos…
Unos cachetes
que no requieren
de dieta
porque la genética
así los quiso…
Tu sonrisa
no requiere
de cirugía,
ni tus dientes
de blanqueado…
Y tu cintura
es perfecta
sin las cifras
que te importan…
Tu cabello
que no desea
ser recogido
o procesado
y le gusta
ir al viento,
sin sentirse
domado…
Lo bonito
son tus manos
que dibujan
o escriben…
Tus hoyuelos
que se asoman
si sonríes…
Son tus pies
porque te acercan
a las personas
que amas…
Es tu oído,
es tu vista,
es tu tacto,
que te acercan
al mundo…
Eres tú,
es tu esencia,
son tus miedos,
imperfecciones
y cicatrices…
Lo que te
identifica,
lo que te marca…
Y, creas o no,
alguien te ama
porque sabe
que ese montón
de errores
no los tiene
alguien más…
—  Clara Ajc
Quiero arropar tu corazón, quiero hacerte el café cada mañana, quiero abrirte las ventanas, quiero llevarte de la mano, quiero escribirte versos, quiero decírtelos al oído, quiero apretar tus cachetes y besar tus labios, quiero correr juntos al pasar un semáforo, quiero sonar los timbres y huir como niños, quiero hacerte sentir el frío o el calor al soplar en tu cuello, quiero llenarte de caricias en la piel, quiero escribir en ti como si fueras un papel, quiero contar tus lunares y unirlos uno a otro, quiero besar tu vientre y escuchar tu corazón, quiero hacerte cosquillas hasta reventar de risa, quiero inventarte un apodo y que nadie más merezca, quiero limpiar tus lágrimas y llenarte de risas, quiero reposar contigo bajo un árbol y ver formas en las nubes, quiero inventar un lenguaje propio y que nadie más lo pueda hablar, quiero dejarte dormir en mi pecho y sin miedo a desaparecer, quiero tomarte la temperatura y desvelarme cuidándote, quiero defenderte del mundo y arriesgar mi vida, quiero hacer tonterías y pasar vergüenzas, quiero conocer todos tus secretos y descubrir tus cicatrices, quiero ver todos tus estados de ánimo y soportarlos sin sufrir, quiero hacerte peinados o pintarte las uñas, quiero pasar contigo locuras y atreverme a lo que nunca hice antes, quiero leerte lo que amo y descubras mi pasado aunque es oscuro y triste, quiero contemplarte al dormir y al despertar decirte lo hermosa que eres, quiero abrazarte fuerte y que se nos vaya todo en ese instante, quiero viajar por el mundo y perderme contigo, quiero que se nos arrugue la cara y llenarnos de memorias juntos, quiero hacerte el amor con delicadeza y festejar nuestra permanencia, quiero tener nuestro propio hogar y llenarlo con tu perfume, quiero trabajar por ti y llenarte de alegrías, quiero pagarte con actos y ver en tus ojos ese mismo amor que en un principio, quiero llenarte de hijos y ver en ellos nuestro reflejo, quiero ser el camino que elegiste y te hace feliz reconocerlo, quiero amarte siempre y vivir por siempre siéndote fiel, quiero ser para ti y nadie más.

Carta para el amor de mi vida, aunque yo no soy el amor de su vida.
—Ojalá nunca la leas—

Creo que un saludo sobra, ya sabes… Comenzar nunca fue nuestra mayor virtud.

Hoy me levanté pensando en ti. Es feriado y el mundo parece una canción en pausa. Borrachos, drogados, impávidos ante el correr de los años, pero en el fondo consternados porque la vida les exige cambiar.

Me encuentro en esos días de catarsis, lágrimas agridulces por los días muertos, miedo al fracaso y a pocas horas de confirmar el porqué hago lo que amo. Tu ausencia y nuestra historia chocaron con estos días. Es bastante difícil no contener las palabras, esas que te deslumbraban y te amaban; pero nunca fueron suficientes. Pensar en lo felices que podríamos ser estando abrazados, viendo nuestros ojos y no querer salir de tu habitación, escuchar nuestras canciones preferidas y hablar de lo lindo que es ver el atardecer desde el edificio o la montaña más alta con alguna bebida y besos. Lo sé, eso nunca pasará.

No pasará ni un solo sueño que hablamos, no vendrás a mi graduación ni me llamarás porque al fin cumplí el único sueño que me levantó de la depresión tan jodida que sufro. No te veré sonriendo, ni te acompañaré a tus lugares preferidos. No viviremos en Canadá, no nos casaremos en todas las religiones y creencias del mundo, no tendremos perros y sobre todo: Nunca seré el amor de tu vida.

Han pasado meses desde la última vez que nos vimos y he entendido un poco nuestros mayores sentimientos: El miedo y el amor.
Miedo a no ser lo que los demás esperan de nosotros, miedo a no abrazar tan fuerte al amor para que se quede, miedo a no disfrutar incluso palabras tan simples como un te quiero. Creo que todos lo sentimos, pero a veces el miedo nos corrompe tanto la mente que toma nuestra vida y hasta ahí llegan las ganas de ser, de estar y querer. Tú me quisiste, adoraste mis cachetes y los kilos de más. Me acompañaste a mis días de ocio y te quedaste para escuchar los gritos silenciosos que salían de mi boca cuando me carcomían las dudas. Desnudaste mi cuerpo y mi alma, besaste los puntos suspensivos de otras historias para al fin quedar en puntos finales los para siempre que se fueron. Lo hiciste todo, a tu medida, paso a paso, esperando un buenos días para salir a tu rutina. Pero todo se fue cayendo, me dejabas plantada por tus amigos o tu familia, no quiero sonar egoísta, ellos también te merecen mucho más de lo que mis pequeñas manos pueden tenerte; pero no es bonito planear tardes de sol y un día para recordar cuando tu ausencia era mi única compañía. Todo se fue cayendo y adivina quién destruyó nuestra historia: El miedo.
Yo te amaba — Aún lo hago, así será hasta el final — de una forma tan sublime, con un corazón parchado y roto por la vida. No importaba que no pudiese darte todo, pero hice todo lo que hubiese en mi vida para hacerte feliz. ¿Pero sabes? Al final, también tuve miedo. No el mismo a hacerte feliz, sino el miedo de no ser tu amor, tu pequeño regalo que aún ama los columpios, los dulces y el amor. Me quedé con tus inseguridades, tus días sin sueños, con esos te amo que nunca te colaron, solo respondían a la única palabra que resumía todo: Amor.

No me arrepiento de tantos sueños quebrados, de la sonrisa sincera que perdí cuando te fuiste. A veces uno quiere ser el amor, el complemento y los pasos que acompañan; pero no es así. Fui tu compañía un tiempo, unos besos lentos y comidas innumerables en tu soledad, pero no pasó más. Siento que te llevaré como esa historia que me cambió la vida, que nunca sucederá y que odio estar llorando escribiendo esto, porque te amo, más que a todas las cosas nombrables e innombrables que pasarán por mi vida: Pero ahora no es el momento de pensar en algo que no me levantará del asfalto. Primero debo caminar, quitar el mugre y curar lo que queda, levantarme para seguir.

De todo corazón, solo me queda amor y luz para mandarte, para que no te pierdas, para que al fin encuentres la paz y la tranquilidad que buscas y por la que te fuiste. Solo te pido que alguna vez me recuerdes en un sorbo de cerveza sin motivo alguno. Que sea eso, un sorbo de lo poco que pude dejarte.

Te amo, sé que tú nunca lo hiciste. Pero me quisiste, eso vale más que todas nuestras memorias. Me doy por vencida y solo espero abandonar este abandono para volver a ver el Sol, para quemar solita mis cadenas, los miedos y sobre todo: La vida que quise para ti y para mi, pero ahora solo me queda edificar la mía y llevarte como esa linda casualidad que pasa y no se queda.

—  Café para la Luna, Daniela Arboleda.
Me enamore de ti. Me enamore de cada parte tuya, de tus hermosos ojos cafés radiantes, de tu mirada, la cual presumía de ser intimidante, seductora y critica pero en el fondo escondía un par de inseguridades y algo de miedo, me enamore de tus cachetes enrojecidos cada vez que te decía algo lindo, me enamore de tus cejas que combinaban a la perfección con tus pestañas, onduladitas y abundantes, me enamore de tus provocativos y marcados labios, de tu manía por morderlos y de la ternura con la que besaban, pero ni hablar de cuando formaban una sonrisa, porque ahí esta mi debilidad, esa hermosa sonrisa que deja atónito a cualquier persona, del hermoso tono de tu voz y de la forma en que me dices “te amo”, me enamore de tu rojizo cabello y de la forma coqueta con la que empiezas a jugar con el, me enamore de tu cuerpo, de tus delicadas manos que encajan perfectamente con las mías, de la forma en que me acarician, me enamore de tu piel suave y delicada, me enamore de tus abrazos inesperados y confortantes, de los besos robados, me enamore de tu alma, de tus miedos, de tus inseguridades, de tus defectos y de tus virtudes, me enamore de tu alma, me enamore de ti, de cada centímetro de tu cuerpo, de todas tus manías, de cómo piensas y sientes, de lo dulce que eres, de cuando quieres pareces ruda pero en realidad te ves muy tiernita, de todo. Y te amo, lo único que quiero es cuidarte y verte florecer.
Cuando ella terminó conmigo
hice una pendejada
tomé el vuelo más próximo a su ciudad
en el avión me tomé tres cervezas
cada una de cincuenta pesos
porque soy escritor con negocio propio
la sobrecargo no me quiso vender la cuarta
cuando le insistí, le dije que la necesitaba
que estaba perdiendo al amor de mi vida
cuando aterrizamos busqué un oxxo
para comprar unos cigarros
los nervios me llevaron a una incertidumbre
que paulatinamente abandonó
ese cascarón para convertirse en ansiedad
y fumaba uno tras otro cigarro
yo era un derrumbe inminente
un edificio colapsado
cuando ella terminó conmigo
me habría gustado que fuera literalmente
en mi cara
con la boca o las piernas abiertas
en un motel o en el depa de su hermana
me temblaba un cachete
cuando le explicaba la importancia,
la angustia y el mal sabor
de aceptar que en mi cielo
tendría que renunciarle
y llevarle conmigo como una llave
en mis pantalones
la cual ignoro,
pero que sé que siempre está ahí
para entrar a un lugar cálido
cuando ella terminó conmigo
me deprimí tanto que fui a Cuba
y no cogí con ninguna cubana
ir a Cuba, soltero y no coger
es como ir a Disney y no ver a Mickey
como ir a Ciudad de México y no
chingarte una gordita
como ir a Monterrey y no ver el cerro
como ir a Guadalajara
siendo buga y no tener una insinuación
de alguien de tu mismo sexo
en avenida Chapultepec
sí fue el fin del mundo
y el cosmos me dio revancha
cuando ella me terminó
supe que tendría una nueva nostalgia
—  La memoria de las olas, Quetzal Noah
stronger ❖ jongin (5)

❝Can I kiss you?❞
❝Why are you asking?❞


(gif not mine, cr to the owner)

fluff, angst, dad!jongin au, ceo!jonging, daddy tbh, smut (in future/next chapter), age gap, if you don’t like, don’t read | velvet

Part 1 | Part 2 | Part 3 | Part 4


Two weeks had passed since you started working for Kim Jongin, the weather outside was getting colder and the Christmas vibe was starting to be more and more strong. All around Seoul people put their Christmas decorations, transforming the usually black and white city into a colorful flower. In your apartment building your neighbours hung their best lights, they even already did their Christmas tree and you started to pull out your decorations. Even the Kim’s Company adorned the building with beautiful red and white lights that looked very expensive.

We decorated a Christmas tree and❞ Taeoh jumped around you as you walked into the company building ❝and we saw a Christmas movie where Santa Claus, he put a gift under the tree

Keep reading

.Estaba cansado luego de un largo dia en la U. Subía las escaleras del edificio en donde alojaba en un pequeño depa con mi primo. Intentaba evitar los ascensores, desde chico he sufrido de claustrofobia, aunque lo estrecho del espacio entre pisos no ayudaba mucho. Tan solo quedaba un piso y sentía que mis piernas ya querían descanzar, mis muslos me pedían sentarme en los escalones y mirar el cielo por las ventanas.  Ojala Fabián, mi primo, me esperara con algo rico para comer, como suele hacerlo. Tras un breve momento, me animé a subir el último piso y abrir esa puerta de una vez.

-Alguien?

-Estoy en la pieza primo- Me respondió desde el fondo. Usando mi cama el csm.

-Hay alguna wea pa comer? Tengo hambre wn… - Le grite mientras me dirigía a la pieza

-Como estas primito?- me preguntó burlesco mientras entraba. Me carga que me diga así. Yo soy el mayor por 2 años y por bastante tiempo fuí el “grande” y respetado… hasta que él crecío mas. Él, moreno, fácilmente me ganaba en altura por media cabeza, y aparte estaba tonificado, hace calistenia. Yo soy mas flaco, igual me defiendo pero paresco cualquier wea en comparación. Ahora me pasa por la raja. Con él no había caso. El fresco de mierda estaba allí acostado en mi cama jugando play, al parecer esperándome para que jugara con el. Y de paso sacarsela literalmente… 

-Que jugai qlo?-me tire a la cama a su lado, tomando el control que al parecer tenía preparado para mí.

-Mortal kombat po primo… toy listo pa jugar con vo… - me dice mirándome fijamente… sus ojos lo gritan…

-Démosle qlo. 

Pareciera que hubiera estado entrenando el qlo… si antes le volaba la raja fácilmente, ahora incluso me ganaba algunos duelos… interesante. Me saqué los zapatos con los pies para relajarme y acomodarme bien. Aun tenía hambre, así que se me ocurrio cierta idea para conseguir que se rajara, pero… no pensé que terminaría satisfaciendo otras necesidades…

-Wn y si lo hacemos con penitencia la wea? onda yo gano y … ya, te la hago facil, te gano 5 veces y te rajai con una pizza.

-Y si gano yo primo? 

-… mmm no se wn, elije tu po qlo…

-propónemelo vo po qlo…-Dijo mirándome fijamente, con una sonrisa maliciosa. Le segui el juego, aparte que estaba cagao de calor…

-pago con prenda po wn- dije sacándome el poleron, recordando como jugábamos cuando chicos, aunque en esta ocasión… me tiré solo. 

-Dale po primito, yo también mientras tratai hacerme cagar - siempre pasé por alto la forma en que se dirigía hacia mi, en poco tiempo me daría cuenta que no me estaba solo webeando. Quizás no lo quería ver. Hace algún tiempo que siento esa “curiosidad” por hacer weás con weones. Desde que entré a la U he experimentado algunas cosas, anécdotas… aunque desde que cierta persona dejó de ser mi compañero no ha pasado nada con nadie, pero esa wea es otra historia. Al Fabián toda la vida lo he visto como mi hermano chico, a pesar de como es físicamente es mas infantil que la chucha, es adorable el wn. Pero le gustaba el copi también? Quizas pensar tanto en aquel que me abandonó no me dejaba ver lo que tenía en la pieza de al lado… puta que he sido weón.

Lo miré. Se encontraba solo con una polera holgada, un gorro y un short de baño. Si pensaba en comer, irremediablemente el terminaría desnudo. Filo wn. Yo tenía calcetas, jeans, polera, gorro. Obviamente su boxer debajo. Elegimos personaje. Eligió a Sub-zero junto con Scorpion. Yo seguí con mis clásicas reinas del harém: Jade y Mileena. “This fight will be your last. This will be easy. Round 1. Fight!” Me tiraba esas weas congelantes y me hacia sus wenos combos. Casi, pero le gano con Jade, sin fatality. “Jade Wins.“  Ella haciendo poledance en su báculo llena de sangre es una de mis fantasias ocultas, y me pone cada vez que juego. Ella allí sentada sensualmente en el piso… quiero ser yo el destrozado por esa morena.

-1 de 5 qlo!

Voltee mi cabeza, algo embobado después de volver a observarla luego de algun tiempo. Partió por sus shorts… su polera ocultaba si se cubría con algo debajo. Sus muslos se asomaban suavamente… Me miró y me hice el loco, subí la mirada hasta sus ojos y sonreí. El quería la revancha. Mismos personajes. “Round 1. Fight!” Esta vez me hacía caer en algunas de sus trampas (como esta situación…) “Scorpion wins. Fatality.” Me la hizo el qlo.

-pague po primo- me decía mirándome fijamente. Quedé picado y de una me saqué la polera. Mi gorro cayó también, pero el wn se aprovechó del y lo puso sobre sus piernas. No le di importancia. Seguimos con otro duelo. “Jade wins. Flawless Victory” Ahora si lo hice cagar, los movimientos de ella eran la mejor recompensa. Sentí que algo me golpeó suavemente la cara, era el gorro de mi primo. Solo quedaba su polera, y mi gorro sobre sus muslos, en su entrepierna… y sus piernas moviéndose impacientes. 

-2 de 5.

-Siga jugando nomas primito qlo!


La idea de que no tuviera nada debajo, esta vez, en vez de darme lo mismo, me incomodaba un poco. Sentía incluso una molestia bajo mis boxers… y el ahí haciendo como que violaba mi gorro. Me pasó por la cabeza la imagen de el culiandose una almohada, como lo pillé hace unos pocos años. Ahora, en vez de darme risa… hacia crecer mi “curiosidad”. En realidad me estaba dejando llevar sin pensar mucho las cosas… quizás solo me estaba webeando y pretendía humillarme. Seguía haciendo un calor de mierda. Le di pelea, pero esta vez lo deje ganar a último momento. Un calcetín costaba simplemente. Se lo tiré, jugando, pero lo agarró para olerlo y luego lo puso en su boca… extrañamente verlo así como un perro, seguía “aumentando” mi curiosidad… hasta tal punto de desconcentrarme. 

-2 a 3 qlo!- me sacó pica tirándome el calcetín de vuelta. Me quedaba uno solo, hice lo mismo y lo volvió a oler, esta vez moviéndose mi gorro contra su pico que se ocultaba bajo su polera. Ya no podía perder, no quería que me viera así tan … curioso. Tiraba pinta mi primo. Su cuerpo ya pasaba de provocarme admiración a excitación total. Esas piernas…

-Ahora si que te vuelo la raja ctm- le dije choro

-Vo dale noma primo qlo- me respondió y… la idea no me parecía tan mal…

-bien ctm, 3 de 5!- dije golpeando la cama. Esta vez… quería ver como se sacaba la polera y comprobar que es lo que tenía debajo. 

-Pa que me mirai tanto pimito qlo

-Pa ver como te humillai aweonao- le mentí.

Lo observe detenidamente. Puso mi gorro bajo su polera y lo sujetó contra si con su mano izquierda, con la deracha se agarró la polera del cuello e intentó sacársela…o mas bien no quizo

-primo ayúdame?- la propuesta era excelente… pero no se la iba a hacer tan fácil. A estas alturas ya tenía claro que mi primo me… que el perro qlo me tenía ganas

-no wn, sacatela solo

-yapo primo, tengo que pagar la apuesta po qlo

-ya qlo no wei mas- me arrodillé encima de la cama, me acerqué donde el estaba recostado, agarré su polera y se la tiré. Efectivamente no tenía nada debajo, y mi gorro era lo único que lo cubría. Era el momento perfecto pa mandar todo a la mierda, bajarme el cierre, tomarle la cabeza y hacerlo que me la mamara ahi mismo… o jugar un poco mas.

-Te quedan 2 duelos y me rajo primo- me dijo, acariciando mi gorro sobre, obviamente su pene. Lo imaginaba erecto, como lo tendría? De verdad me provocaba curiosidad ahora verlo masturbarse, practicamente lo estaba haciendo con mi pobre, o afortunado, gorro. Una vez me pilló masturbándome, sentado sobre el borde de una cama, cuando yo tenía 15 y el 13. Me había quedado en su casa, en una pieza de alojados. Estaba tan caliente que  no cerré la puerta y derrepente el entró. De la pura sorpresa eyaculé moqueándome la cara. Me vió y luego se fué corriendo. Ese verano me pasó preguntando weas sobre la paja, quería que le enseñara e incluso me ofreció que le hiciera “clases prácticas”, pero siempre me negué. Ahora, me arrepiento…

-Te voy a hacer cagar perro qlo

-Eso espero primo- dijo misterioso

“Mileena wins. Fatality!”

-Ya qlo, 4 de 5, una mas y te rajai - le dije por decir ya a estas alturas, ahora tenía secretamente hambre de, nuevos sabores. Los suyos. Ya no me molestaba para nada que algo quedara “en familia”. Esperaba que se sacara ese gorro pero en vez de eso se acostó de guata sobre la cama. Hasta ahora no había deseado tanto en el tremendo culo que se gastaba mi primo… decidí jugar con el.

-puta que eri aweonao primo, cagaste qlo, vai a tener que jugar siendo violado- intenté aparentar lúdicamente mientras me tiré encima de mi primo, con una embestida fuerte sobre su culo. Sentí que se deshizo un poco, intentó callar un gemido… el esperaba esta wea. Eso me ponía. Aparte con los pedazos de cachetes que tenía… la verdad es que cualquiera le daría. Cambié de personajes, el que fuera, ahora el no tenía nada que perder, y yo ahora tenía hambre de otras cosas. Se la iba a hacer fácil, pero aun así, tenía que ganarme. Tenía que merecerlo. Este último duelo fue mas intenso. El repitió los mismos personajes, y yo no sabía ocupar bien los mios. Cada vez que me pegaba, le embestía el culo, jugando, y también con ganas. Noté que disfrutó cuando me hizo el especial qlo. Ese x-ray donde lo hacen cagar quebrándole los huesos. Finalmente me ganó. Terminó por fin el juego y se venía la acción. 

-Ganaste maricon reqlo- le dije soltando el control. No me respondía, solo intentaba disimuladamente acercar su raja a mi bulto, que sintió todo este rato. Levanté un poco las caderas, sujetándome de sus hombros.-Quédate así nomas wn, y bájame los jeans maricon de mierda. 

Buscó con sus manos mis caderas, y se acercó desabrochándome el botón y bajándome el cierre estando de espaldas. Alguna experiencia tendría. Agarró el borde de la cintura del pantalón y los bajó hasta mis rodillas, luego subió sus manos por mis muslos y agarró mi culo, obligándome a bajar. Lo hice con fuerza.

-oooh primito wnn… - gimió, y eso me puso aún mas. 

-te gusta esta wea fabi qlo?- le dije mientras intentaba hacer calzar mi paquete en su raja. era obvia la respuesta

-si primo…

-ahora te va a gustar perro qlo- empecé a moverme y refregarme encima de el, punteándomelo, como si me lo estuviera culiando. Entre mi paquete y su culo nos cubría mi boxer, pero aún no era momento para quitarlo. Era muy rico hacer como que me lo violaba, ese culo lo merecía. Tanto… Cada vez lo empujaba mas fuerte contra la cama, esta sonaba como loca, y él ya solo gemía. De pronto me detengo, y ambos estamos respirando agitados. -¿porque nunca hicimos esto antes fabi? Mi perra personal que tanto quería estuvo siempre ahí, y nunca me di cuenta wn

-nunca pensé que ibamos a hacer estas cosas primito…

-ni yo fabi - le dije mientras me tiré completamente sobre el, poniéndo mi cabeza sobre su hombro, abrazándolo… el se estremeció completamente

-oooh primo…- gimió, casi derritiéndose. Lo seguí punteando, suavemente. Se sentía exquisito estar así… con él. Su piel era muy suave y… olía rico el wn y… tocar lo duro que estaba su cuerpo me estremecía…yo también temblé un poco… puse mi cabeza sobre su cuello y lo olí. De verdad me estaba gustando su olor… lo pensé un poco, y luego pasé mis labios por su piel. A ratos no podía creer que estaba haciendo eso con el. Gemía. Mi cadera lo golpeaba mas fuerte. Besé su piel. gemía mas fuerte. Pasé mi lengua. Su culo también se movía frenéticamente buscando mi pene. Eso era lo que el quería, al fin y al cabo…

-primo wn para porfavor- me dijo entre gemidos. Me detuve. Todo este rato lo tenía abrazado fuerte contra mí mientras me desquitaba con su culo.

-dígame fabi

-ya estoy que me vengo primo… - no pude evitar embestirlo violentamente al escucharlo

-correte perro qlo, te voy a moquear el culo también- dije agarrándolo y cambiándolo de posición. Lo tomé, lo di vuelta y lo puse contra el respaldo de la cama. Estabamos frente a frente, nos miramos unos segundos, estábamos abrazados,yo arrodillado, sus piernas alrededor de mi cadera, las mias aún atadas a la rodilla por mis jeans, intentó acercar su boca a la mía… tuve ganas de besarlo, pero preferí evitarlo apoyándome sobre su hombro y seguir punteándolo. El con una mano agarró mi paquete, lo dejé.

-primo wn… que rico… - dijo manoseándome la tula por sobre el boxer

-sácamela po perro qlo- le dije al oido. Me obedeció. Aproveché de sacarme el jeans y el boxer de una vez, tratando de mantener esa posición, buscando que los cachetes de mi primo masturbaran mi tula. El me manoseaba entero, lo dejaba. derrepente me dijo, también

-primo wn porfavor déjame chupartela- ante esa idea no me pude negar. Hace rato que no me la mamaban. Me paré sobre la cama, apoyándome con un brazo en la pared y con el otro tomando su cabeza,  dejando mis bolas a la altura de su boca. Las lamió y luego se la metipo a su boca. Puta que mamaba rico el conchesumadre.

-Puta que lo mamai rico perro reculiaoo- le dije gimiendo… siguió engulliéndosela. lo miré desde arriba. Gozaba la weá. Gozábamos. El con sus ojos cerrados chupándomela, con una mano masturbándose y su otra mano agarrando con fuerza mi muslo derecho. Me culiaba su boca. Era tan rico. Las gotas de sudor caían desde mi cara a su cabeza y su cuerpo. Ya no quedaba mucho para venirme, pero no le dije nada. Quería eyacular en su boca. Me apoyé con la cabeza en la pared y con mis dos manos empujaba su cabeza a mi pene, se lo paseaba por la cara cuando se le escapaba de su boca. Derrepente se me ocurrió algo, una fantasía que siempre tuve, y el no la iba  a rechazar. Simplemente le quité su chupete y agarré una polera de la ropa sobre la cama, lo miré caliente y el deseoso. Agarré sus brazos y los amarré al respaldo de la cama. Se dejó

-Te gusta esta wea primo?- me dijo

-Es  mi fantasía fabi

-También la mía… que me utilices como quieras… - ante eso no faltaba mas. Ya sin medir los impulsos lo tomé de sus mejillas y le planté un beso. Era solo el inicio de, quien lo diría, del placer, con  mi primito a mi órdenes cumpliendo todas mis fantasías. El también lo gozaría, y yo porfin también. Besándolo, me afirmé a el. Lo agarré fuerte con una mano de su torso, y con la otra agarré ambos penes y empecé a masturbarnos con fuerza. -Ya no puedo mas wn!!-

-Yo tampoco fabian- le dije y volví a besarlo. Sentí como explotaba por dentro. Fabián también se agitaba violento.  Nuestros pechos, cuellos y cara quedaron llenos de semen. Nuestros gemidos se silenciaban mientras nuestras bocas seguían buscándose. Fabián era… delicioso… mi propio primo. Nos miramos agitados y nos reímos, y seguimos besándonos. Lo acomodé nuevamente alrededor mio. Fabián estaba ahí amarrado y tenía que seguir aprovechándolo.