CURAS

Non mi arrabbio se non mi vuoi, mi arrabbio se mi vuoi e non mi vieni a prendere.
—  Francesca Sinatra

DIEZ GRANDES FRASES DE LA CURIA CATÓLICA:

1.- El arzobispo de Granada:

“Si la mujer aborta, el varón puede abusar de ella”

2.-El arzobispo de Bruselas:

“El sida es un acto de justicia”

 

3- El Arzobispo de Panamá:

“Los homosexuales juegan con fuego”

 

4.- El obispo de la prelatura Cancún-Chetumal:

“Hay que perdonar a curas pederastas; no sabían lo que hacían”

 

5.- El obispo de San Cristóbal de las Casas:

“El Erotismo impide respetar a los niños”

 

6.- El obispo de Tenerife sobre la pederastia:

“Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso, si te descuidas, te provocan”

 

7.- Obispo de San Sebastian:

“Existen males mayores que los que esos pobres de Haití están sufriendo en estos días. Nos lamentamos mucho y ofrecemos nuestra solidaridad, pero deberíamos llorar por nosotros, por nuestra pobre situación espiritual, por nuestro materialismo, que es un mal más grande que el que esos inocentes están sufriendo”.

8.- El obispo de Córdoba:

“La Unesco quiere hacer que la mitad de la población sea homosexual”

 

9.- El obispo de Segorbe-Castellón:

“La educación sexual en las aulas se reduce a “exaltar la homosexualidad”

10.- El obispo de Cracovia:

“El Holocausto es un invento judío”

Visto en KURIOSO, donde tenéis enlaces a las declaraciones, y una pequeña encuesta para votar la que os parezca peor.

Un colegio católico. Con monjas dando vueltas por los pasillos, con sus estúpidos trajes de puritanas. ¡Zorras! Después se sorprenden cuando ven cómo una adolescente se masturba con un crucifijo. ¿Qué quieren hacernos creer? ¿Que no necesitan sexo? ¿Que viven del amor de Dios? Me cansan. Me ponen de mal humor. Las monjas y los curas y todos esos depravados que andan por la calle tratándonos como si fuésemos ganado insensible y sin sesos.
¿Quién le dijo a determinado cura que puede eximirme de mis pecado? ¡Por dios! Es ilógico. Que un tipo normal diga que habla con Dios o que siente que el Espíritu Santo vive dentro de su bolsillo no es prueba de fe para mí. Necesitás decirme mucho más que eso para que yo te cuente cuántas veces hice el amor en una parroquia o le robé el reloj a un paralítico…
Los pecados se los guarda uno, o los escribe en un libro, o los graba desnuda en su mini-dvd y después vende la cinta. No sé. ¿Por qué habría de contarle mis pecados a un hombre que viste de negro y viola menores? Mmhh… buena pregunta, sin respuesta alguna. Es decir, si en algún momento a alguien se le ocurre una buena respuesta que no incluya la palabra “fe”, puede enviarme un email a mi casilla
—  Abzurdah.
Yo vine a este mundo para poder encontrar el amor, no tengo ambición más grande que estar en el destino de alguien, con este huracán de emociones que soy yo; no voy a crear robots, tampoco descubriré la cura para el cáncer ¡pero qué desperdicio de vida soy! yo que vine a este mundo para amar y que me amen.
—  Pretensiones, Turista A