CORAJE

Que extraña sensación de no necesitar de ti, de sentir que ya no me importa lo que hagas.
Pase de sentir todo a nada, sólo indiferencia y no porque no te quiera ¡claro que te quiero! pero no me importa ya lo que hagas porque de cualquier forma, siempre terminas en brazos que no son los míos y escribiendo mensajes para alguien que no soy yo.
No soy de historias a medias, es todo o nada y hoy creo que definitivamente ya es nada.
—  8:15 am; las peores cartas de amor.