Bärlauchblüte

Y te prometo que si no me sueltas la mano, yo tampoco soltaré la tuya. Te prometo que si te quedas conmigo jamás te pediré que te vayas. Te prometo amor mío, que si quieres pasarte la vida entera conmigo,lo acepto, porque yo sí quiero una vida a tu lado. Te prometo que si alguien te hace daño haré que se arrepienta y te abrazaré fuerte. Te prometo que no me importa el porcentaje de tu idiotez, yo te amaré con toda ella incluída. Te juro mi vida, que no hay algo que no me guste de ti, porque para mí eres lo mejor de todo el puto mundo y hasta tus defectos me traen enamorada. Me costó tenerte y a ti te va a costar perderte de mi vista.
Buenos días princesa. He soñado toda la noche contigo. Íbamos al cine y tú llevabas aquel vestido rosa que me gusta tanto. Solo pienso en ti princesa… pienso siempre en ti.
—  “La vida es bella”
No vengas a decir que te dolió que me fuera.
No vengas a decir eso sí para ti fue tan fácil.
No vengas a decir eso sí no sabes por lo que pasé.
No vengas a decir eso sí después de todo jamás contestaste mis llamadas.
No vengas a decir que te olvide fácil si fuiste tú quien necesitó tan poco tiempo para conocer a alguien más.
No vengas, simplemente ya no lo hagas.
—  La sinfonía del alma.
Adiós amor, hoy me voy, aunque tú ya te fuiste hace mucho tiempo. Me voy del lugar en el que he vivido éstos últimos días; tu recuerdo. Me ha dolido tanto darme cuenta de que esa persona que eras, ya no existe, o quizás nunca existió. Me duele mucho haberme imaginado una vida a tu lado, o quizás un amor perfecto que durara una pequeña eternidad. Me voy porque ya no estás aquí, porque tú abandonaste todo lo que éramos, o lo que pudimos haber sido. Me voy porque sé que ya hay alguien más contigo, ocupando un lugar que algún día fue mío, o eso creía. Me voy con la certeza de saber que ella jamás podrá quererte como yo te he querido hasta el día de hoy, porque ella jamás podrá soportar tu locura, porque ella jamás te regalará toda su paz para calmar tus demonios. Me voy porque ya de nada sirve aferrarme a un amor que está muerto, o que nunca nació. Hasta nunca, mi vida.