Art by En

3

Santiago, Chile, 21st of May, 2016

Centro Cultural Gabriela Mistral / Gabriela Mistral Cultural Centre

Looking out the entrance of the Museo de Arte Popular Americano (“Museum of Latin American Folk Art”), and then to the left and right along the passageway.

El pasillo fuera del Museo de Arte Popular Americano en el GAM.

PLEASE NOTE: All photos and original text Copyright © Andrew Graeme Gould. Reblogging welcomed as long as you link back to this blog.

¿Cómo reconocer a Piscis?

¡Calladita, mi amiga, en la falda de Alicia!
Mientras empieza el banquete, dormiremos la siesta;
cuando el banquete termine, nos iremos al baile.
Llenaremos después los vasos de tinta y de azahar
o de cualquier otra cosa, grata de tomar.

Si te aconteciera ver a un Piscis de cajero en un banco, o de presidente, incluso, te encontrarías frente a un ejemplar muy raro. Son muy pocos los de este signo que pueden aguantar verse confinados durante largo tiempo en un solo lugar. Tendrás más suerte si los buscas en una sesión de espiritismo, o visitando una galería de arte, aunque también es posible en un convento o monasterio, lo mismo que si te vas a un concierto o acudes a ver el espectáculo de algún night-club. También podrías probar en una Sociedad de Escritores, darte una vueltecita por un teatro, entre bambalinas, cuando acaba la función o conseguir que te inviten a tomar el sol en algún yate. Lo más probable es que de cualquiera de esas corrientes salgas con una pesca bastante buena. Cuanto más creativo y artístico, más ocioso y esotérico sea el ambiente, más peces encontrarás. Sacarás la red llena de ejemplares coloridos y resplandecientes, si la echas en un cóctel o en un baile de gala. Hasta puede ser que pesques un par de truchas, o alguna especie exótica. La gente de Neptuno tiene pocas ambiciones mundanas. A la mayoría de ellos les importa un comino el rango, el poder o el liderazgo, y tampoco la riqueza les atrae demasiado. Pocas personas de este signo habrá que lleguen a hacer dinero, como no lo obtengan por herencia o por matrimonio. Claro que eso no quiere decir que tengan nada en contra de él; aceptarán más conciencia que la mayor parte de nosotros de sus cualidades temporales.

Sea quien fuere el que dijo que no le interesaba ser millonario, sino vivir como si lo fuera, reflejaba con toda exactitud la filosofía de Piscis. En el corazón típico de Neptuno no hay cabida para la codicia; le caracteriza una falta de intensidad, casi una despreocupación sobre el mañana, acompañada de un conocimiento intuitivo del ayer y una plácida tolerancia de hoy. Para los peces, sean reales o humanos, nunca es fácil luchar contra la corriente. Lo más común y lo que exige menos esfuerzo, es seguirla dondequiera que les lleve. Pero nadar contra la corriente es el desafío que tiene que afrontar Piscis, y la única manera que tiene de encontrar alguna vez paz y felicidad auténticas. Para los que nacieron bajo este signo solar, seguir el camino fácil es una trampa, un cebo apetecible que les seduce, pero que esconde el peligroso anzuelo: una vida desperdiciada. El Pez te dejará impresionado con su naturaleza ociosa y el encanto de sus modales. La mayoría de las restricciones lo dejan indiferente, si no le privan de su libertad de soñar y de ir buscando su camino en la vida. Más indiferente se queda aún ante los insultos, las recriminaciones y las coléricas opiniones de otra gente. Dile a Piscis que la sociedad está en decadencia, que el gobierno se viene abajo, que la contaminación nos llevará a todos a la tumba y que el mundo no tiene remedio, y bostezará o te mirará con una sonrisa encantadora o tal vez parezca vagamente apenado. Son muy pocas las cosas que le mueven a una acción o a una reacción violenta. Claro que el Pez no es totalmente apático; también tiene su genio. Cuando por fin se exaspera, puede ser mordaz y sarcástico, y demostrar que es rápido y cáustico de lengua. Los neptunianos pueden azotar furiosamente con la cola y desparramar torrentes de irritación y de nervios, pero los nativos típicos del signo seguirán normalmente la vía de menor resistencia, y las frescas aguas de Neptuno diluirán continuamente su ira. Irritar al Pez hasta conseguir que pierda los estribos es como arrojar un guijarro en el transparente espejo de un lago. Se producirán algunas ondulaciones, pero la superficie no tardará en volver a la calma.
Cuando conozcas gente de Piscis, fíjate primero en los pies. Serán notables. La piel es de una suavidad de seda, el pelo fino, con frecuencia ondulado y por lo común claro (aunque también hay bastantes Peces castaños). Ojos líquidos, de parpados pesados, llenos de luces extrañas. Frecuentemente, aunque no siempre, serán un poco salientes y bulbosos, ojos que se imponen. Hay algunos que tienen ojos bellos, simplemente; no hay otra palabra para describirlos. Los rasgos son elásticos y móviles, y en ellos los hoyuelos predominan sobre las arrugas. Los Piscis no suelen ser altos, son a veces de cuerpo un tanto desgarbado, hecho que queda oculto por su gracia extraordinaria. Dan la impresión de que flotan en lugar de caminar, como si nadaran a través de la habitación o por la calle. Y a veces realmente es así. Puede ser que adore el agua helada, que se tome diez tazas de te o de café por día, que se muera por las gaseosas o que suspire por algo más fuerte. Como pasa con los de Escorpio y los de Cáncer, para los nativos de Piscis es prudente no acercarse siquiera al alcohol. Son muy pocos los neptunianos que pueden tomar un cóctel en una fiesta, y quedarse ahí. Algunos hay, claro; pero son demasiados los que encuentran en el licor una seductora solución para sus problemas, algo que les arrulla gratamente con una falsa sensación de seguridad… pero es un arrullo peligroso. Claro que no todos los Peces que se beben un coñac con el café terminan en el alcoholismo, pero el porcentaje es más alto de lo que debería.
El Pez nació con el deseo de ver el mundo a través de cristales de color rosado. Bien conoce él el lado malo de la humanidad, pero prefiere vivir en su propio mundo sereno y acuoso, donde todo es hermoso y todas las acciones nobles. Si la realidad le resulta demasiado terrible de afrontar, es frecuente que huya a refugiarse en rosadas ensoñaciones con cimientos de plumas, y ni la más remota posibilidad de realizarse. Cuando la vida lo lanza a chapotear, con una verdadera panzada, en las aguas estancadas del fracaso y de la desesperación. en vez de salir de un salto de ese peligroso fango, el Pez se inclina más bien a esconderse tras las ilusiones de color verde pálido que le impiden tomar decisiones prácticas. Al verse rechazado, Piscis tiende excesivamente a afrontar la fealdad del fracaso insistiendo en sus falsas esperanzas, cuando un decidido cambio de rumbo o una actitud nueva y enérgica podrían llevarle a un éxito real y no imaginario. No todos los nacidos en marzo caen en la típica trampa de Neptuno, pero si los suficientes como para que la advertencia sea necesaria. El escritor Piscis puede ceder a la tentación de holgazanear durante años en los bares, con el pretexto de estar reuniendo material, cuando en realidad lo que hace es juntar musgo y cuentas sin pagar. El artista Piscis que no consigue el mecenas que buscaba puede dedicarse a pasear día tras día por el parque, diciéndose que está estudiando la naturaleza para pintar el fondo de su obra maestra, mientras en el estudio los pinceles se le llenan de polvo. ¿Donde está el ángel que le respaldará cuando las tejas reflejen su gloria? La mujer Piscis, librada a sí misma, con un ingreso fijo que le alcance para tener un techo sobre la cabeza y un paquete de algas en el armario, tendrá tendencia a pasarse horas soñando, recordando con ternura el ayer, esperando nebulosamente el mañana y perdiéndose el radiante sol de hoy. El actor, el compositor, el músico… tú mismo puedes imaginarte la historia.
Tal vez hayas leído en alguna parte que el símbolo de Piscis, los dos peces que nadan en direcciones opuestas, indica que el neptuniano se encuentra desgarrado por la dualidad de sus deseos, pero no es así. La dualidad de sus deseos es característica de Géminis. Los dos peces en direcciones opuestas simbolizan la opción que se le ofrece a Piscis: la de nadar hacia arriba, o la de nadar hacia abajo, sin jamás alcanzar sus metas. Piscis debe aprender que de alguna manera debe servir a la humanidad, y evitar las posesiones mundanas. Einstein, uno de los Peces que remontaron la corriente, dio forma a todo un mundo nuevo del tiempo relativo. Los Peces que nadan con la corriente sirven lavando platos o paleando nieve. Siempre hay una elección posible, porque jamás falta algún talento excepcional, pero el Pez -cuyos ojos ven claramente hacia ambos lados- a veces tiene dificultades para ver hacia adelante. Es habitual que Piscis se retraiga, ya sea a las alturas sublimes de una sacrificada vida profesional, o buscando refugio en estimulantes, emociones artificiales y falsa excitación. Aunque Piscis retrocede ante la competencia, el impulso de Neptuno es tan fuerte que atrae a muchos de ellos, a los tímidos incluso, hacia el brillo de las candilejas, donde pueden echar mano de su fabuloso don interpretativo para proyectar múltiples emociones. Pese a su natural timidez, es frecuente que se conviertan en los mejores intérpretes de la profesión teatral, pero solamente si combaten el disgusto que les provoca el duro esfuerzo de repetidos ensayos y el aburrimiento de los monótonos -pero necesarios- años de experiencia. A veces, la crueldad de los críticos deja tales cicatrices en su ánimo sensible que no es raro que se retiren cuando estaban ya al borde de la fama. La memorización no suele ser problema; la memoria del pez es legendaria, aunque si es desfavorable la influencia de la Luna o de Mercurio, son capaces de olvidarse hasta de su propio número de teléfono.
Para todos los Piscis, desde el pescador del embarcadero hasta la enfermera del hospital de niños, la vida es un enorme escenario. Para el ojo reflexivo del Pez, toda la escena es evasiva y huidiza; como lo saben, los neptunianos aceptan la mayor parte de las tormentas con tranquilo equilibrio. El abatimiento, sin embargo, amenaza siempre con invadirles e inundarles de sueños extraños u horripilantes pesadillas que más de una vez son premonitorias. Cuando Piscis tiene la sensación de que va a suceder algo, generalmente sucede. Si uno de ellos te dice que no viajes en ese avión o en ese coche, más vale que te hagas a la idea de ir nadando o caminando. Cuando hablan de un alma vieja, los astrólogos se refieren a una que ha pasado por muchas vidas y ha retenido la sabiduría de cada una de ellas. Muchas veces se refieren a algún Piscis, porque una vida en este signo puede tanto la más difícil de las obligaciones que pueda elegir un alma como una ocasión de alcanzar la realización perfecta. En tanto que Aries representa el nacimiento en el zodíaco, Piscis representa la muerte y la eternidad. El Pez es el duodécimo signo, compuesto de todo lo que ha sucedido antes, y su naturaleza es una mezcla de todos los otros signos, es decir, algo bastante difícil de hacerle frente. Su sorprendente capacidad de organización y de concentrarse en los detalles, que ocasionalmente aflora, lo mismo que su gentileza, refleja el íntimo conocimiento de las lecciones de Virgo. Su juicio es tan equilibrado y desinteresado como el de Libra, al igual que su amor por el placer. Piscis tiene el chiflado sentido del humor de Cáncer, y también su simpatía y esporádicos malhumores. A veces está lleno de franqueza directa y de la generosidad de Sagitario, puede ser tan amante de la diversión y extrovertido como Leo, sin mengua de la consagración al deber de Capricornio, de quien también tiene la envidia de las distinciones sociales. Es posible que no les falte un toque de melancolía saturnina, y tal vez algo más que un toque. El Pez puede ser tan caprichoso como los hijos de la Luna y tan feliz como el león. Le gusta burlarse y analizar en el estilo de Acuario, y rebosa muchas veces el idealismo y entusiasmo, como Aries, aunque por lo común sin el entusiasmo marciano. Una persona de Piscis puede moverse con la rapidez de Géminis e igualmente hablar y pensar con la misma celeridad. Tiene el lucido ingenio de Mercurio y la delicada gracia de Venus, combinados con la mística penetración de Escorpio, pero sin su condición despiadada.
Piscis lleva en su interior la afición discutidora de todos los signos de aire, amor de la naturaleza de los signos de tierra y las llameantes aspiraciones de todos los signos de fuego. Pero no es signo cardinal ni fijo. El Pez es mutable siempre y, en este aspecto, puro y no diluido. La única y peculiar cualidad que tiene origen en el interior de su propio signo es su extraño poder de salirse de sí mismo y ver el ayer, el hoy y el mañana como una unidad. Debe a otros signos su amor a la música y al arte, lo mismo que el extraordinario desarrollo de sus sentidos y su versatilidad, pero su profunda sabiduría y su compasión le pertenecen solamente a él, que los va entresacando del conocimiento combinado de todas las experiencias humanas. Ahora que entiendes todo esto, ¿sigues maravillándote de que tus amigos Piscis sean a veces un poquito enigmáticos, por no hablar de las ocasiones en que son simplemente más locos que una cabra?
Son gente que tiende a pensar que puede vivir eternamente, y es frecuente que actúen como si lo creyeran con fervor. El Pez no se caracteriza por lo bien que se cuida. Lo más fácil es que gaste la mayor parte de su energía sobrante (que no tiene en exceso) ayudando a los familiares que tienen problemas o asumiendo las cargas de sus amigos. Es posible que tenga dificultades emocionales o económicas, y cualquiera de ellas puede tener graves efectos sobre la salud de Piscis, que en general no es muy buena, para empezar. El Pez debe ahorrar sus energías y no dejarse sucumbir a los estimulantes o sedantes, a la fatiga o a la presión de emergencias ajenas. De bebés son muy débiles y apenas si un poco más robustos cuando niños (salvo que tengan alguna fuerte influencia marciana en su carta natal); aparentemente tienen el metabolismo lento, y a eso se debe que con frecuencia se despierten todavía soñolientos e indiferentes. Los malos hábitos alimenticios pueden provocarles problemas con el hígado y los intestinos, y perturbaciones digestivas. También son comunes los accidentes -o alguna anormalidad- en los pies, manos y caderas, e igualmente los resfriados, la gripe y la neumonía. Los pulmones no son fuertes, y los nacidos en marzo pueden tener débiles los tobillos y los dedos de los pies. Son gente que sufre de pies planos y de lesiones en el metatarso, o bien que tiene unos pies estupendamente flexibles y fuertes, sin que haya término medio. Sin embargo, tienen gran resistencia interior, y uno de los desafíos de Neptuno es el descubrimiento y el aprovechamiento de esta fuerza latente. La gente de Piscis puede conseguir o superar, auto hipnotizándose, todo lo que se proponga, incluso su miedo a los gatos, los ratones, las alturas, el metro, los ascensores y la gente.
El humor es una de sus armas secretas. Los Piscis esconden bajo una sonrisa crispada las lágrimas que no vierten. Son maestros de la sátira y pueden hacerte retorcer bajo una observación brillante que te lanzan de manera tan despreocupada que es imposible entender su sentido exacto o su intención. Sí, puede hacerte sentir decididamente incómodo. El Pez puede desparramar a su alrededor observaciones sarcásticas como si fueran luces que parpadean con tal rapidez que uno no puede seguirlas. Para las bromas es excelente, muy capaz de mover en todo el mundo los hilos de la risa mientras él sigue con su cara doliente y seria. Está capacitado y sabrá desenvolverse con igual gracia en la comedia de bofetadas y en la broma más sutil y compleja. A veces, su humor es cálido e inofensivo, otras es frío y despiadado, pero encubre siempre alguna otra emoción que el Pez quiere ocultar; rara vez es espontáneo. Las carcajadas del pez son una máscara, tras la cual se esconde perfectamente.
Alberga un gran sentimiento de piedad y un gran deseo de ayudar a los débiles y enfermos. Es posible que Piscis comparta con Virgo la compasión por los enfermos, pero él da un paso más y procura entender el corazón de los desdichados y de los solitarios, de los fracasados e inadaptados, por desagradables que sean o por más que los rechace la sociedad. El Pez consolará dulcemente a quienes Virgo considera débiles por propia elección, y consiguientemente indignos de ayuda. Si necesitas dinero, un préstamo importante o un pequeño estimulo que nadie quiere darte, ve en busca de Piscis, que no te encontrarás con sermones ni con miradas de superioridad. Él no juzga a nadie, sea ladrón o asesino, drogadicto, pervertido, pecador, santo, hipócrita o mentiroso. Si es un neptuniano típico, la avaricia, la lujuria, la pereza y la envidia no despertarán su crítica colérica. Su comprensión fluye de él, junto con cualquier ayuda práctica que pueda ofrecer. Percibe todos los vicios y todas las virtudes, y conoce todas las añagazas. Por eso son muchos los Peces que visten el hábito de sacerdote o del monje y pasan la vida en la contemplación y en la plegaria.

Su primer instinto es ayudar. Hay Piscis que son ásperos y bruscos, pero eso no es más que una frágil máscara que se ponen para protegerse. El Pez se da cuenta muy pronto de cuan vulnerable es. El mundo aún no está afinado para la longitud de onda, tan sensible, de Piscis, de manera que a veces (no solo para evitar el ridículo, sino también para evitar que cada vez le saquen el último centavo) finge indiferencia. Las imposiciones de los que quieren pasar por encima de él obligan al Pez a ocultar su verdadero espíritu. Como la profundidad de las aguas de Neptuno le lleva a absorber todos los dolores y todas las alegrías como si fueran propios, no hay por qué asombrarse de que muchos de este signo traten de no prestar atención a las historias tristes. Pero recuerda que eso es ficción: si te rechaza una vez, intenta de nuevo y verás como el verdadero Pez sube a la superficie. La gloriosa imaginación de Piscis, la maravilla de su humor travieso y el sentido neptuniano de la belleza pueden crear la más delicada -y también la más eternamente perdurable- obra de prosa o poesía. En realidad, sin sus esfuerzos artísticos y la belleza de sus sentimientos el mundo poco podría hacer; dejaría de girar. Encontrarás con frecuencia Peces que han enterrado sus propios sueños para iluminar oscuros rincones de la vida de parientes y amigos, o para hacer don de lágrimas y risas al público, desde un escenario, al precio de los propios anhelos y necesidades. Pero Neptuno es un planeta engañoso, capaz de dar nacimiento a naturalezas que se retuercen y giran en dos direcciones a la vez, deformando la verdad; esta es la influencia que a menudo hace que Piscis oculte sus verdaderas emociones.

Suspendido en algún punto entre las silenciosas aguas del mar por debajo y el vasto cielo tachonado de estrellas por encima, tocando apenas alguna vez la tierra por necesidad, Piscis vive su vida en una solitaria comprensión de la verdad, difícil de expresar en palabras. Los que quieran ser sus amigos, los que le amen, deben valerse de su imaginación para captar los extraños planos en que se mueven la mente y las emociones del Pez. Los otros dos signos de agua -Cáncer y Escorpio- están simbolizados por criaturas semiacuaticas, semiterrestres, anfibias y flexibles, pero el pez no puede respirar en el aire. Debe vivir en aguas verdes y frescas, a veces fangosas, siempre en movimiento. A Piscis no le representa el hierro ni el mercurio, el oro ni el plomo, sino las vibraciones de los indefinibles metales artificiales: de nuevo, un eco de lo irreal y lo ilusorio. Él se ve reflejado en tres dimensiones en el violeta de la amatista y en la transparencia de la esmeralda, y sus flores natales son las ninfas y el loto, cuyos pétalos son rosados y blancos, delicados, pero con el tronco y las hojas de fibras resistentes, recias e indestructibles, a menos que sean arrancadas de raíz. No son muchos los que pueden seguir a Piscis y sumergirse en su acuática naturaleza marina, no importa si nada corriente abajo hacia el olvido, apenas una forma más en el cardumen vasto y movedizo, o si lucha contra la corriente para vencer la turbulencia de los rápidos y encontrar la serenidad en aguas tranquilas y puras. Es más fuerte de lo que cree y más prudente de lo que sabe, pero Neptuno oculta ese secreto mientras él no lo descubre por sí mismo.

Arnold Böcklin - “Odiseo y Polifemo” (1896, óleo y temple sobre tabla, 66 x 150 cm, Museum of Fine Arts, Boston)

En este cuadro se juntan dos de mis grandes pasiones. Por un lado, su autor, el pintor simbolista Arnold Böcklin (http://goo.gl/80qdCo), y por el otro, la Odisea, el mejor relato de aventuras de la historia. El personaje de Odiseo, Ulises para los romanos, siempre me ha parecido fascinante porque no se ajusta del todo al prototipo de héroe griego. Odiseo es un valiente, faltaría más, pero también es un poco marrullero: en vez de tirar de arco o espada, muchas veces utilizaba la astucia y el engaño para salir de los líos en los que se metía. Esta tabla de Böcklin representa una de las escenas del canto IX de la Odisea (aquí está el enlace al texto, por si alguien se anima a leerlo: https://goo.gl/y3fwuz). El malvado cíclope Polifemo había capturado en su cueva a Odiseo y a doce de sus hombres para comérselos poco a poco, dosificando bien las cantidades: dos para desayunar y dos para cenar. Cuando ya se había zampado a la mitad de ellos, Odiseo le ofreció un vino excelente que llevaban con ellos y que le ayudaría a hacer la digestión, que prometía ser pesada. El gigante se pasó de copas y se quedó dormido, momento que aprovechó Odiseo para clavarle una estaca en su único ojo, dejándole ciego. El héroe y sus compañeros consiguieron escapar de la cueva sin ser vistos por Polifemo (o mejor dicho palpados), atándose a la barriga de las ovejas del cíclope, que salían todas las mañanas a pastar. En el cuadro de Böcklin, podemos ver el barco de Odiseo huyendo de la isla y a Polifemo muy enfadado lanzándoles rocas. Para no tener que pintar el agujero sanguinolento del ojo, el artista ha tenido el buen gusto de ocultar el rostro del gigante tras una buena maraña de pelos. Las figuras están bastante abocetadas, pero la forma en que Böcklin ha pintado el mar, agitado por las rocas que deja caer el cíclope, es maravilloso. A pesar del esfuerzo de los remeros, la nave parece no avanzar. En este detalle, Böcklin se adapta perfectamente al texto de la Odisea que nos dice que las olas provocadas por las piedras que lanzaba Polifemo arrastraban al barco de nuevo hacia la orilla.

Cute High Earth Defense Club LOVE! (美男高校地球防衛部LOVE!) guys come out in pirate costumes for the June issue of PASH! Magazine, with a new illustration by chief animation director Yumiko Hara (原由美子)!