Conocer a tu alma gemela es como entrar a una casa en la que has estado antes. Reconocerás los muebles, las pinturas en las paredes, los libros de las estanterías, el contenido de los cajones: podrías encontrar todo incluso en la oscuridad.
—  Libro: Te daría el sol.