::una::

         walking after midnight resonaba por toda la cafetería, acompañada de la voz de la legendaria patsy cline. sus abuelos la habían dejado encargada de limpiar y cerrar el café aquella noche. y de eso se estaba encargando, mientras bailaba al ritmo de la música y cantaba la letra de aquella canción a la perfección. eso hasta que se percató de que el lugar no estaba vacío. “no sabía que estabas aquí…” murmuró la rubia, ligeramente avergonzada, observando a la persona que ahora probablemente pensaría que estaba completamente loca. “¿no coloqué el cartel de cerrado, verdad?”