7oct

Venezuela.

(7 de Octubre de 2012, 11:10 p.m)

  Hoy un país llora, se queda sin esperanzas, se desanima y es real. Se que hay muchos diciendo en este mismo momento: “A la mierda todo, me voy del país.”, “¿Ya que más da seguir luchando?, "¿Que esperanza queda?” o simplemente quedaron atónitos  prefiriendo ahorrarse las palabras y se fueron a dormir de una vez.

  Se que también muchos padres ven dormir a sus hijos en este mismo instante, mirándolos fijamente… ¿Que se sentirá ser un padre en este mismo momento? Sabiendo que tu ya hiciste tu vida, que no importa mucho lo que te pase ya pero que miras a tus hijos y ves que a ellos les queda aún un largo camino que recorrer, y que sienten impotencia, rabia, tristeza y odio por no poder darles un buen país donde ellos puedan crecer, salir a jugar, ser niños. 

 ¿Por que escribo esto? Porque ese país que describo es el mio. Porque ese país, MI país es altamente criticado hasta por sus propios habitantes. “Este país es una mierda” he escuchado mucho decir. Si, en este mismo momento me siento como muchos, esa impotencia, esa rabia… Pero no del todo, no odio a los que votaron por el candidato del gobierno, no odio a los que no se decidieron por quien votar. ¿Quieren saber porque no me siento del todo mal? Porque el candidato a la presidencia, Henrique Capriles, lo dijo: “Mientras hay vida, hay esperanza.” y me puse a pensar… ¿Acaso hace ya tantos años un joven no sintió lo mismo? Un joven que vivía en una tierra oprimida, un joven que dijo: “Esto tiene que terminar, y si no empieza por mi, ¿entonces por quien?”… Ese joven del que hablo se llama Simón Bolívar. Tal vez no seré como el, pero si el pudo, si el cambió el rumbo de una nación, ¿por que yo no? 

 Respeto a quienes se fueron, respeto a quienes se quieren ir, es y fue su decisión. Vuelvan cuando deseen, pero tengan en cuenta que así no se construye un país. “De la derrota se aprende”, ¿pero cual derrota? Lo único que vi fue que Henrique Capriles perdió, yo no. El me abrió los ojos, hay un camino, ahora existe… ¿Tanto nos esforzamos como para dejar que ese camino se cierre y nos quedemos en el mismo rollo? No vale… Yo creo que ahora es que va a empezar lo bueno, tenemos un camino para seguir.

Llámenme terco, necio, estúpido  insultenme, lo que sea… Tal vez lo sea… Pero este es mi país, aquí nací yo, me siento orgulloso de eso. Tengo 16 años, y yo pensé en esto, me sentí de esta manera… Solo soy un adolescente que quiere algo mejor para mi, para todos. ¿Por que tu no?.

Yo amo a mi país, amo a Venezuela… ¿Tu no?