23septiembre1868

Grito de Lares

“A Lares se entra de rodillas, porque es el altar de la patria”.

Se conoce popularmente como el Grito de Lares a la revolución puertorriqueña por su independencia de España, llevada a cabo el 23 de septiembre de 1868. Tras agotar las alternativas pacíficas y las legales permitidas por España, y para conquistar la soberanía nacional propia, los revolucionarios puertorriqueños tomaron la determinación de organizarse para llevar a cabo la revolución armada y así terminar con la dominación colonial. Tarde en la noche del 23 de septiembre, ante el ejército rebelde de alrededor de mil hombres congregados en la hacienda, del general Rojas, este dio el grito de libertad de Puerto Rico. Medianamente armados con rifles y revólveres, y la mayoría con machetes, tras proclamar la independencia y encabezados por los generales Manuel Rojas y Juan de Mata, tarde en la noche del 23 de septiembre tomaron por asalto el pueblo de Lares. En Lares se dio el grito de la libertad de todo Puerto Rico. Se instituyó un Gobierno Provisional de la República de Puerto Rico bajo la presidencia de don Francisco Ramírez Medina. El Presidente Ramírez proclamó la abolición de la libreta servil jornalera y la libertad a todos los esclavos que se sumaran a la lucha o fueran impedidos; e instó a sus paisanos a cumplir con el deber de libertar a Puerto Rico.

Es una vergüenza que los libros de historia puertorriqueña ni siquiera le dedicaban un capítulo a la gesta que, aunque haya sido por pocas horas, produjo el único gobierno independiente de la historia de Puerto Rico. Mis respetos a esos hombres y mujeres que lucharon ese día por la independencia de mi patria. Somos muchos los que estamos dispuestos y a la espera de luchar nuevamente por ella.

“El que no tenga el valor de sacrificarse, por lo menos debe tener el pudor de callarse frente a los que se sacrifican” Jose Marti

Que Viva Puerto Rico Libre!!!

Obelisco de Lares

El obelisco de Lares ubica en la Plaza de La Revolución

de dicho pueblo. El obelisco contiene una placa en la que

aparecen los nombres de algunos de los revolucionarios

 caídos en el alzamiento, así como del ‘Gobierno Republicano

 de Puerto Rico, encabezado por don Francisco Ramírez,

el único presidente que ha tenido la Isla.

Se erige en medio de un redondel de hierba que, según

cuentan los historiadores, crece sobre tierra extraída de 18

países latinoamericanos. También crece en ella,

naturalmente, el famoso árbol de tamarindo que

sembró Pedro Albizu Campos el 23 de

septiembre de 1932, semilla que le regaló la laureada escritora

chilena Gabriela Mistral y que procedía, a su vez, del árbol de

tamarindo de Simón Bolívar. Cabe señalar que el obelisco es

pequeño, como para echarnos en cara para siempre el carácter

 abortivo del grito. Sin embargo, es un hecho histórico que más

 que por las gestiones reformistas, fue al calor del Grito de Lares

que el Gobierno de España, a partir de 1869, permitió la formación

 de algunos partidos políticos (conservador y liberal-reformista) y

la libertad de prensa y reunión (aunque bajo censura y con licencia),

y se allanó el camino para la abolición definitiva de la esclavitud

 y del régimen jornalero pre capitalista en 1873. Fue de 1870

 en adelante y hasta el fin de la dominación española en 1898

 que en Puerto Rico se vivió una efervescencia cultural y de

 afirmación puertorriqueña y se intensificaron los reclamos por

 el gobierno propio en sus vertientes autonomistas e independentistas.

“Puerto Rico va a ser libre, y no me preocupa que en el curso de mi vida no vea esa culminación porque, al luchar por ella, estamos dentro de ella”

Juan Mari Bras

Que Viva Puerto Rico Libre!!! 23 septiembre 1868