21 de diciembre del 2012

de galactic alaimen

estamos conectados a la tierra por las plantas de nuestros pies que acarician la tierra, estamos conectados a internet por medio de las plantas de nuestras manos que acarician las laptops, estamos en el centro, cada uno en su centro, en una tierra transparente en miniatura que nos rodea, un aura gomosa de tierra y semen transparente que apenas nos rodea y estamos conectados todos por miles de millones de cables que salen de nuestras cabezas y salen de nuestras tierras a todas las otras tierras que estamos, todas, en este momento mirando, comiendo pochoclo, esperando que empiece la película y los planetas se alineen entre sí y con nuestro pilar del medio, nuestros pilares del medio y cuando lo hacen en esa fracción de segundo, en esa ínfima porción de nanoexistencia donde había planetas hay un vórtice que nos chupa hacia la frecuencia a la velocidad de partículas subatómicas que tomaron esteroides y harían cualquier cosa, lo que sea con tal de llevarnos lo más rápido, lo más rápido posible desde un hilo en el medio del estómago y cuando llegamos al otro lado, cuando llego al otro lado, no hay nada más que yo, sólo estoy yo, conectado a la tierra por las plantas de mis pies, al inconsciente por las plantas de mis manos que acarician mi laptop