*cary

No quiero sentirme mal
ni pensar lo peor de ti
no me corresponde el papel de víctima

Yo asumí responsablemente
subirme borracho de cariño
en el auto del impulso

Ya no quiero salir de la cama
con ausencia de sentido
con menos aire cada vez

Yo soy todo lo que tengo
y de alguna manera inconsciente
me despojaste de mí

Ya las cosas no serán como antes
tal vez puedan ser mejores
y no me extrañes cuando te olvido

—  Blues de madrugada, Quetzal Noah
5

The cast of Whisper of the Heart includes:

Original/ Character/ English Dub

Yōko Honna/ Shizuku Tsukishima/ Brittany Snow
Issei Takahashi/ Seiji Amasawa/  David Gallagher
Takashi Tachibana/ Seiya Tsukishima/  James Sikking
Shigeru Muroi/ Asako Tsukishima/  Jean Smart
Yorie Yamashita/ Shio Tsukishima/  Courtney Thorne-Smith
Maiko Kayama/ Yuko Harada/ Ashley Tisdale
Shigeru Tsuyuguchi/ Baron Humbert/ Cary Elwes

Drabble | Wigetta: Polaroid~

Wattpad♥

-Willy cariño-murmure suave con la intensión de despertarle, lo que al tiempo conseguí. En un solo movimiento lo atraje a mi pecho, sin oponerse a abrazarme enterrando sus brazos bajo mi cuerpo aferrándose con fuerza y volviéndose a sumir en sueños.

-Sonríe- le susurre con mi mano extendida sosteniendo la cámara a larga distancia enfocada hacia nosotros. Él se removió somnoliento captando la intención de mis palabras.

-¿Recuérdame porque coño te compre esa cosa?  Que estoy a punto de volver a la tienda y reclamar mi dinero.-dijo irritado haciéndome sonreír ampliamente a causa del mal humor con el que despertaba cada mañana.

-Venga…-suplique para que complaciera mi petición mañanera. Lo cual dudo y bufo inconforme, desaprobando la tontería del día.  

-Vale-accedió. Él siguió aferrado a mi espalda, miramos la lente y emboce mi mejor sonrisa de recién despierto.

-¿Listo compañero?-coloque mi mano en su cabello, y apreté el botón que captaba la imagen. Justo después del flash sustraje de la cámara instantánea una fotografía aun oscura, la cual sacudí de forma que en ella se mostro nuestros rostros sonrientes bueno él mío, obviamente más que el suyo.

-Eres tonto.-dijo divertido aquel que reposaba su cuerpo sobre el mío, burlándose en vano de mi primera acción del día.  

-Y te encanta…- sustituí aproximándome a sus labios.

La luz en mi oscuridad. {Fanfic Wigetta}

Parte II: Sonrisa.


Guillermo.


Hoy cumple dieciocho años, aunque se siente como un hombre mucho mayor, de unos 50, a causa de todo el peso que carga sobre sus hombros. Nadie canta cumpleaños feliz por la mañana, nadie viene con un ‘Buenos días, cariño’, aunque a eso ya está acostumbrado ya que está solo desde que tenía diez años y su madre se fue con su hermana y lo dejó a la deriva, con su padre.


Se mira al espejo y se obliga a si mismo a mostrar una sonrisa, pero esta ya no sale desde hace mucho, mucho tiempo, y es que ya no le quedan fuerzas. ¿Cómo puede sonreír cuando todo lo que le rodea está teñido de un oscuro y sepulcral negro?. Nunca recibió un abrazo, un beso, o una palabra de apoyo, y es por eso que a día de hoy ha dejado de confiar en el mundo. ¿Cómo pudieron actuar como si todo estuviese bien cuando su familia llevaba años rota?. ¿Cómo pudo sonreír durante mucho tiempo, aún cuando su padre le pegaba día tras días hasta dejarle moretones, sangre y un enorme dolor emocional, e incluso hasta hacer que no se pudiese ni mover?. ¿Cómo, cuando su madre lo dejó solo con el abusador de su progenitor, con tan solo diez años?. ¡¿Cómo?!.


Va a su armario y se pone a buscar alguna camiseta de manga larga, preferiblemente de color oscuro, que pueda tapar los cortes y cicatrices que los recuerdos de esos tiempos le han proporcionado.


'Quizás, al ver un poco de sangre recorrerme, me sienta un poco más vivo. Quizás mi vida tenga algún sentido si esto ocurre’.

Pero ya le cuesta creer en esas cosas.


El tiempo pasa, y la mañana continua; todo parece normal.


Él sigue estando roto.


Él se quiebra un poco más.


Los cortes siguen ahí.


Pero… su corazón se agita ferozmente cuando ve un nuevo rostro entrar al salón.


Él se pregunta porqué, pero luego sacuda la cabeza e intenta eliminar esa sensación.


Él se esconde tras los libros de texto, aunque sabe que nadie lo puede ver, porque prácticamente, desde que llegó al instituto se siente el ser más invisible del mundo.


Pero el chico, Samuel según su profesora, se acerca a él y se sienta a su lado, y Guillermo piensa que ese chico tiene una de las sonrisas más hermosas que ha visto jamás.





Y sin saber porqué, le sonríe en respuesta. ¿Cuánto hacía que no sonreía?. ¿Por qué solo con una mirada de su parte, ha mostrado esa sonrisa que llevaba años oculta en alguna parte?.

Las horas pasan, y Samuel prácticamente, obliga a Guillermo a reír en carcajadas con las tonterías que le salen, y lo peor es que lo hacen de forma tan natural que no se da ni cuenta.


-Eres muy agradable, Guillermo.- Este solo se sonroja en respuesta, y siente que es la primera vez que siente una calidez tan inmersa en su pecho.


El timbre, que da la señal de 'libertad’ suena, y el menor vuelve a la realidad de forma brusca. Aprieta los puños y sacude la cabeza, mientras Samuel lo mira con expreción de sorpresa.


-¿Estás bien?- Le pregunta Samuel y hace el intento de acariciarlo en forma de consuelo.


Guillermo está a punto de llorar, por la impotencia que siente, porque sabe que eso no está bien. Él no puede sonreír, él no debe ser feliz, porque al saber que se siente ante esa sensación dolerá mucho más la verdad que se esconde tras la puerta de su casa. ¡No, él no puede dejarse llevar por ese chico de hermosa sonrisa!.


Y como no sabe que hacer, ya que todas emociones son desconocidas para él, corre, corre intentando escapar de aquello que lo hacía sentir bien, hasta llegar a casa. Abre sigilosamente, aunque sabe que su padre no estará hasta la noche ya que trabaja, y agradece infinitamente esto.


Cuando sube a su habitación, en lugar donde siempre se ha refugiado, mas últimamente no le ha servido para nada, se posiciona frente al espejo. Se mira. Se observa. Intenta fingir una sonrisa. No puede. Se tira al suelo y llora. Llora desconsoladamente, porque una gran parte de él quiere volver a sonreír de la forma en la que lo hizo durante esa mañana, pero otra parte de él grita que no se lo merece. Vuelve a mirarse y una expresión de asco hacía si mismo invade su rostro, y antes de que pueda darse cuenta ya está encerrado en el baño, con una cuchilla en mano.


“Un corte por sonreír.


Un corte por mostrarte feliz.


Un corte más por querer volver a sentir esa extraña sensación.


Un corte más por la soledad que te ha abandonado por unas horas.


Un corte más por…”


Pero antes de que pueda seguir, escucha la puerta de la entrada y tiembla. Se deja caer por la puerta y acaba hecho una bolita en el suelo, abrazándose a si mismo.


“Yo no quiero seguir así”


Y sin aguantar más, se queda dormido tirado en el suelo del baño, con su brazo lleno de heridas abiertas, con su cuerpo marcado, con un corazón roto y quebrado, y con un deseo enorme de sonreír, de volver a ver a Samuel y sonreír para sentir esa cálida sensación al sentir como sus ojos se cierran y las comisuras de sus labios se elevan. Quiere sonreír, pero tiene tanto miedo….

—————————

¡¡Tal y como prometí, aquí esta el segundo capítulo de este Fic!!. Espero que les guste tanto como el primero :“)

¡¡Samuel hizo su aparición y como debería ser, deslumbrante!! (?)

Gracias por todo *-*

P.D:

~ El primer capítulo: http://dianitadiaz.tumblr.com/post/116837054656/la-luz-en-mi-oscuridad-fanfic-wigetta

~ Drabble (cursi y pasteloso) para celebrar mis 1000 estrellitas: http://dianitadiaz.tumblr.com/post/116806675111/bano-drabble-wigetta-especial-1000-estrellitas

~ Otros escritos: dianitadiaz.tumblr.con

~Wattpad: Pinkyes-chan

Mejor amiga.

No recuerdo el día

En el que llegaste a mi vida

Donde mi destino varía

Y donde esta aventura era aburrida


Gritaría por las calles

Aunque este sordo y mudo

Para que todos sepan

Que solo tú me has visto desnudo


Has visto mi desnudez espiritual

Lo cual significa sinceridad

Y en medio de esta oscuridad astral

Podremos ver todo con claridad


A veces eres fría

Otras una niña cariñosa

Este poema no se lo contaría

Ni a una grandiosa Diosa


Nos hemos ayudado

En nuestras complicaciones

Y aunque a veces concejos no he dado

Te protegeré de los bocones.


Ni los poemas de Pablo Neruda

Ni las sinfonías de Beethoven

Ni Chaplin con su obra muda

Y mucho menos este poeta joven


Podrá explicar este amor

Y aunque no lo creas

Este sentimiento está a nuestro alrededor

Hasta cuando tu babeas


Como conclusión

Te pido que nunca me abandones

No soportare en este pequeño salón

Que sufre un mal de guiones.


Brayan Chaves. chico-comunmente-diferente

SUSPENSE: A small collection of episodes from the popular radio program, Suspense, that ran from 1942-1962. These are mostly from the 40′s and feature some of the major stars of the time. [listen]

1. The Hitch-Hiker (1942)//Orson Welles 2. Sorry, Wrong Number (1944)//Agnes Moorehead 3. The Sisters (1944)//Ida Lupino & Agnes Moorehead 4. Voyage Through Darkness (1944)//Olivia de Havilland & Reginald Gardiner 5. Suspicion (1944)//Charles Russell 6. Angel Face//Claire Trevor 7. The Lady Pamela (1953)//Deborah Kerr 8. The Black Curtain (1943)//Cary Grant 9. Yellow Wallpaper (1957)//Agnes Moorehead

Obra de Arte. (Oneshot Rubelangel)

-Vale… Entonces, recuerda me algo…-  Dijo, mientras se acomodaba bajo el gran árbol del campus de la Universidad.

-Ajam…- Comentó, mientras miraba con atención su cuaderno, y cada linea trazada en este. 

-¿Qué ganaba yo con esto? -Se quedó mirando sobre su hombro izquierdo, Como le había indicado su amigo que lo hiciera. 

-Euro y medio y un trozo de pizza. 

-¿Estás de coña? -Suspiró con fuerza.- Si es por eso me largo ahora mismo, estaría estudiando para el examen. 

-Buenoh…- Levantó la mirada de su cuaderno y miró a su amigo, quién giró la cabeza para mirarlo.- Te ganaríah mi profundo rehpeto y cariñoh. 

-…- Suspiró nuevamente, mientras volvía a la posición inicial. 

-¿Sabeh que te quiero, no? Ahora no te muevah. -Sonrió, mientras volvía a su dibujo. 

-¿Quién serías tú, sin un amigo tan guapo y sexy a quién dibujar? -Lanzó una carcajada. 

-¿Y quién seríah tú sin un amigo que me dejara concentrarmeh? -Dijo bromeando, mientras seguía moviendo el lápiz grafito sobre la blanca hoja. 

-Será una larga tarde… 

~

-Ahora, por tú culpa, reprobaré él examen.- Rubén apoyó la espalda en la pared, mientras se sentaba en la respectiva cama de Mangel.

-Estudieh o no reprobaráh igual.- Dijo arrastrando la silla de su escritorio y sentándose en esta.

-Claro que no, Tengo mejores calificaciones que tú y lo sabes. 

-Valeh, Te creoh.- Al instante se gano una mirada amenazante de su amigo.- Bueno, ya…- Rió.

-Bueno, creo que debería irme a mi dormitorio. Alex tiene esa manía de acostarse temprano, y si llego muy tarde me dará una hostia que… 

-Ehta bien, De todoh modoh cheeto ya debe ehtar por llegar. 

-Okay.- Rubius se levantó de la cama del contrario y se estiró un poco.- Buenas noches, Mahe. 

-Buenah nocheh, Rubiuh. 

El sonido de la puerta cerrarse inundó la habitación, Y con el, la soledad. Su amigo se había ido una vez más. La habitación se cubrió se oscuridad al apagar la luz, solo la ventana daba un poco de esta. Se acercó a su escritorio, Sacó de un cajón un cuaderno color rojo, al abrirlo se encontró con unos escritos, Este cuaderno era de Rubius, Aparte de que a ambos les apasionara la pintura, Rubius amaba Escribir. No de una forma tan profesional como la pintura y Arte, pero de vez en cuando le gustaba escribir. 

‘’Y cuando llega el nuevo día, no sabes con que te encontrarás. Si la persona que amas te dedicará una mirada nueva o si tu profesor te saca de la sala por no prestar atención, y estar escribiendo todo esto, Puta bida.’’ 

Siempre me había gustado esa frase. Y con ‘’Siempre’’ me refiero a las dos semanas en cuales este cuaderno ha estado acá. Rubius siempre ha sido bastante sonriente, pero los que de verdad le conocen saben que el siempre suele expresarse de verdad en la pintura, Y solo yo sé que también en la escritura. 

~

-Vale, espera acá.- Sonrió, mientras iba a la habitación de al lado, la respectiva de Guillermo y Samuel. A quién les había emprestado el libro que me quería mostrar. 

Era temprano, bastante diría yo, diez am, de un día viernes. A Rubén algunas veces le hacía bien levantarse temprano, ya que siempre lo hacía feliz. Y bueno, el era el único que me lograba despertar a esas horas y no cabrearme… tanto… 

Vi sobre su escritorio unas hojas sueltas, dos en total, con unas cosas escritas. Las cogí, y me dispuse a leerlas. 

‘’¿Y cuando estás totalmente solo? Eso si que es una putada. Siempre pensé que todo es esta vida sería fácil, pero jamás fue así. Me ha costado. Pero con cada gota de sudor he logrado poner en pie este castillo.’’ 

Luego de eso había una mancha de tinta debajo de esto. Luego una flecha con algo escrito al lado ‘’Este ha sido el cabrón de Alex, a quién se le ha echo mierda el bolígrafo sobre mis gloriosas y suculentas hojas.’’ Y luego seguía escribiendo.

‘’No entiendo como funciona esto de el amor. ¿Qué es el amor? ¿Cuando estás con alguien, y sientes como si fueras a vomitar? Nunca he sentido ese hormigueo en el estomago, nunca. Excepto hace algunos meses… cuando…’’

Y ahí, justo ahí, las dos lineas estaban cubiertas de tinta negra. Otra flecha y otro texto. ‘’Este también ha sido el cabrón de Alex.’’ y abajo ponía ‘’De todos modos es como poner un candado (?) Muahaha.’’ 

Y me había quedado con la gran duda. ¿Rubius estaba enamorado? ¿De quién? ¿Hace algunos meses? ¿Y por qué no me lo había contado? De la nada me sentí bastante cabreado. Es mi amigo, ¿Por qué? Dios… ¿De nuevo esos sentimientos? Creí que los había dejado atrás. Dios… Vaya mierda. 

~

-Valeh… ¿Pero te puedeh quedar quietoh? -Frunció el ceño, mientras volvía a mojar la punta del pincel en el color verde, lo mezclaba con blanco y hacía exactamente el color que deseaba, pintaba con cuidado, sobre el gran papel. 

-Ya, Que ya hombre, que pesado te pones…- No paraba de removerse con nerviosismo, como si quisiera preguntar algo, mientras movía con cuidado el pincel que le había encargado sujetar mientras tanto, con color amarillo. 

-Ehque hace horah que te mueveh comoh si te picarah el culo machoh, en serio, ¿Qué coño te pasah? 

-Bueno…- Bajó la cabeza unos segundos, la subió y le miró fijamente.- Hoy dejé encima del escritorio unas hojas con unas cosas escritas.- Mangel tragó saliva.- Y cuando me he dado cuenta estaban desordenadas. Temo que alguien lo haya leído… 

-¿Lah hojah sobre tú ehcritorio? -Mangel no pensaba claramente lo que hacía, solo siguió en su trabajo.- Dihculpa, lah vi ahí y me tenté a leerlah. Ehpero no te molehte. 

-¿E-eh? -Y en vez de calmarse, creo que se alteró, pero solo tosió un poco, volviendo a su lugar.- No pasa nada. 

-Hm…- Asintió, mientras le volvía a mirar, y luego a su pintura, dándole un poco de sombreado con pintura a esta.

-Y… ¿Qué opinas sobre eso? -Soltó, como si le intrigara lo que su amigo pensara. 

-No sabíah que ehtabah enamorao’…- Hizo una mueca con los labios, de disgusto, pero como estaba cabizbaja el contrario no le vio. 

-No… Nadie sabia… 

-¿Y quién es la afortunada?

-…- Boom, Ataque de tos, mejillas coloradas y una poca falta de aire.- Pues…

-¿No le piensah contehtar a tú vieho amigoh? -Le miró por sobre el gran lienzo frente a el. 

-Es… Complicado. 

-Por favoh, Dime que no eh aleh.- La habitación se llenó de carcajadas. 

-Claro que no, hombre, estás loco.- Dijo Rubén con un hilo de voz. 

-¿Y entonceh? 

-¿Me obligarás a decirlo? 

-Hm… Si.  

-¿Y si mejor te callo? -Sonrió, mientras se levantaba de la cama de el contrario, y con el pincel color amarillo, en forma de ataque. 

-¿Quiereh apohtar? -Mangel rió, mientras se levantaba y levantaba su pincel, con color verde claro. 

Y entre los dos comenzaron a pelear, entre pincelazo verde y amarillo, luego algo de rojo y azul, un poco de blanco y negro. Las risas no podían más, los ‘’Coño, mi cara’’ y los ‘’Bahta jodeh’’ iban y venían. 

-¡Yah, Bahta! -Rió Mangel, mientras soltaba el pincel y cogía las muñecas de rubén, dejando le sin movimiento, y para rematar, contra la pared del cuarto.

‘’Cercanía’’ no bastaba para explicar esta situación. Las mejillas de Rubén ardían como nunca, y sus ojos brillaban de una forma poco común. Al verle tan cerca, comprendí algo. Él siempre fue mi mejor lienzo. Mi inspiración la encontraba en sus ojos. Raros, entre verde y café. Entre sus desordenados mechones de cabello hacía arriba, tú, eras quién me hacía mover el pincel. Y tú, siempre fuiste la mejor pintura. Una obra de arte.

Los labios de Mangel, color Azul y Negro, se unieron con los de Rubén, que eran Amarillo y Rojo. Un beso que re acomodó los sentimientos reencontrados de Mangel, y hizo explotar a los de Rubius. Un beso que sin querer deseaban, y que al fin había llegado. 

~~~ BonusTrack ~~~

‘’No entiendo como funciona esto de el amor. ¿Qué es el amor? ¿Cuando estás con alguien, y sientes como si fueras a vomitar? Nunca he sentido ese hormigueo en el estomago, nunca. Excepto hace algunos meses… cuando…Ay, no, de nuevo me voy a poner sentimental, Algo que de verdad odio, pero no puedo evitar. Me enamoré de el gilipollas de Mangel, el cabrón que me tiene como putilla francesa para su trabajo de Artes, pero si, me enamoré perdidamente de él. Sus ojos café, según el, nada especiales y muy comunes, son lo que más amo de el. Todo él, de pies a cabeza, son, como diría el mismo, una ‘’Obra de arte’’. ‘’

Cari i miei giornali,

quando sentienziate sull’emergenza migranti, sulla vergogna del mare e sulle condizioni igienico sanitarie, vorrei che foste stati con me al loro arrivo.

quando vi riempite di paroloni, soluzioni, aiutarli a casa propria e schemi riassuntivi, vorrei che li aveste gardati negli occhi mentre scendevano dalle navi.

quando parlate di sovraffollamento, di “non c’è nulla nemmeno per noi italiani” o di “perchè la Germania non li prende”, avrei voluto foste con me mentre mi raccontavano come hanno fatto debiti per scappare o che vita facevano prima di partire.


Avrei voluto foste con me quella volta che, in quel barcone, alcuni di quei ragazzi avevano perso degli amici in mare. Amici d’infanzia, i quali erano l’unica cosa che li riconduceva alla loro vita passata.

Vorrei essere li a guardarvi, per capire se certe cose le pensate veramente o se siete consci di fare schifo.


Un volontario.