*carla

Watch How to Be Single Full Movie 2016

➢ Click Here to PLAY Movie 1080p Full HD (original Movie)


⇒ How to Be Single Movie Storyline
New York City is full of lonely hearts seeking the right match, and what Alice, Robin, Lucy, Meg, Tom and David all have in common is the need to learn how to be single in a world filled with ever-evolving definitions of love.

⇛ How to Be Single Movie Detail
Release Date : 2016-02-10
Casts : Nick Bateman, Jason Mantzoukas, Anders Holm, Carla Quevedo, Jake Lacy, Alison Brie, Rebel Wilson, Charlotte Kirk, Tuesday Knight, Nicholas Braun, Maria Breyman, Leslie Mann, Lily Collins, Dan Stevens, Dakota Johnson, Damon Wayans Jr.
Duration : 95 minutes runtime

7

VALENTINE’S DAY ICONS FOR YOU~!<33 [Kino / Sakamakis] SET 1
We edited some sweetness together for the day of love. Pls ignore the missed “e” lol, noticed the typo too late and were too lazy to change it. We hope to see you all using these sometime<33 Happy Valentine’s Day! ENJOY~
Pls do not remove our user/name. Thanks
Link to the post on
fb: https://www.facebook.com/Kanato.Sakamaki.Roleplay.Diabolik.Lovers/?target_post=1008680669206814&ref=story_permalink

Diabolik Lovers en Español♥. ~ONE SHOT. SAN VALENTÍN. - SAKAMAKI SUBARU♥.-

Mun: ¡Lo prometido es deuda! Aquí está el ONE SHOT de SAKAMAKI SUBARU con tema del DÍA DE SAN VALENTÍN. ¡Feliz 14 de Febrero♥! :3
¡Disfrútenlo y no olviden comentar qué les pareció♥! 

Por favor no posteés sin dar crédito a AskDiabolikLovers-Esp ya que son historias originales de este blog. :3

Atención: Este One Shot puede contener palabras altisonantes, temas con referencia sexual y contenido explícito. Si eres menor de 15 años por favor abstente de leerlo o hazlo bajo tu propia responsabilidad.



Subaru.


Mis ojos no paraban de verla, no importaba lo mucho que me esforzara. 
Estaba sentado en la parte trasera del aula y aunque intentaba desviar mi mirada a la ventana para observar las múltiples estrellas del cielo oscuro o inclusive prestar atención a la clase, siempre terminaba mirándola a ella. Ese color de cabello, y la forma en la que lo tenía peinado, de igual forma que su risa y sus movimientos tan sutiles y femeninos me hacían perderme en su figura y de nuevo, encontrarme mirándola. Mis mejillas se pintaron en un color rosado aunque intenté ocultar lo interesado que estaba. 
Metí la mano a mi mochila y estrujé el sobre rojo que tenía escondido, y que por un momento en mis muy retorcidos pensamientos pensé en entregarle al final del día. Después de todo, para esto se supone que es el Día del Amor y la Amistad, ¿no? De todas maneras, no sabía si tendría el coraje de acercarme a ella para dárselo o no. 
La clase transcurrió, y si soy sincero, no recuerdo ni una de las malditas cosas que el profesor quiso explicarnos. Todo el tiempo, mi mente y ojos estuvieron sobre esa humana tan especial y particular. 
Había hablado con ella unas cuántas veces, o mejor dicho, ella me había hablado a mí y yo había tartamudeado estúpidamente palabras que me esforzaba por juntar para hacer tan solo una oración.
“Eres muy lindo” – Me dijo ella, mientras estiró su mano para acariciar mi mejilla y tan solo me sonrojé. Luego, una de sus amigas la llamó, me besó la mejilla y se fue. 
Y aquello había sido suficiente como para mantenerla en mi mente el resto de la noche y todo el día siguiente.Ella era especial. Aquella había sido nuestra última clase del día y por estar divagando en mis pensamientos me di cuenta de golpe de que ella estaba recogiendo sus libretas, metiéndolas en su mochila y disponiéndose a irse. Mi corazón latió con mucha brutalidad. ¡Iba a irse y yo estaba sentado haciéndome el idiota!
Me puse de pie y mis piernas parecieron temblar, me di cuenta de que todo me daba vueltas. Estaba inundado en nervios.
Mis pasos fueron temerosos aunque parecían firmes y cuando ella estuvo a punto de salir por la puerta con su grupo de amigas, una chispa despertó en mi interior que me hizo estirar la mano y tomarla por la manga del saco escolar.  
-E-espera. – Logré pedir con mi patética voz temblando y notando que las mejillas se me habían teñido hasta alcanzar un color similar al de mis ojos. - ¿P-puedo hablar contigo un segundo… a s-solas? –Incluso desvié la mirada, siendo un completo cobarde y sin poder observarla a esos ojos que tanto me fascinaban. 
-Oh, claro. –Me dijo con una bella sonrisa que podría estremecer a cualquiera y se giró a su grupo de amigas, quienes parecían demasiado sorprendidas por lo que acababa de hacer. 
Era yo un estúpido, ¿y si la estaba asustando? ¿y si ella ni siquiera tenía interés en mí? El cuerpo me fue invadido por una sensación de inseguridad que me hizo soltarla poco a poco, y justo en ese momento capté el sonido de la puerta del aula cerrándose detrás de la espalda de la humana, dejándonos a los dos solos en ese lugar. 
-¿Qué querías contarme, Subaru-kun? –Preguntó mientras me sonreía y sentí que explotaría en nervios. Exhalé con fuerza, haciendo acopio de la poca seguridad que reinaba en mi persona y de golpe saqué de mi mochila el sobre de color rojo y se lo entregué, junto a una rosa de color blanco que había traído conmigo, habiéndola cortado de mi jardín. – ¿Huh? ¿Esto es para mí? –Noté como una sonrisa se le dibujaba en sus suaves labios, siendo esta más suave y dulce que la anterior, mirando la rosa y acariciando el papel del sobre con sus finos y delicados dedos.
-E-esto… sí. Es para ti. La rosa, eh… la corté de mi jardín y la carta… me esforcé para que no sonara demasiado estúpida. – Quise excusar mi cursilería y mi fea caligrafía, temiendo ser juzgado por ella.
-La leeré. – Me informó, con emoción en sus palabras y entonces ocurrió algo que no me esperaba para nada. Sí, la iba a leer, ahí, enfrente de mí. Ella ya se había ocupado de rasgar la parte superior del sobre y de sacar la hoja de papel blanca con las palabras escritas con un bolígrafo negro. Me tensé enseguida. 
-¡O-oi! ¡Espera! ¡No irás a leerla ahora, aquí! – Me quejé horrorizado, sintiendo que mi cuerpo entero temblaba de la vergüenza y el terror que lo que ella estaba haciendo me ocasionaba.
Era demasiado tarde, ella había leído la carta enfrente mio. Sentí que toda mi cara se pintaba roja por la pena que recorría todos los rincones de mi cuerpo. No quería ni mirarla, pensaba que las palabras que había seleccionado para explicarle lo que sentía probablemente le provocarían náuseas o harían que no me volviera a hablar. Pero me equivoqué; de golpe sentí como ella me tomaba por el cuello de la camiseta negra desgarrada que siempre llevo como intento de uniforme y me jaló para que pudiera inclinarme hacia ella, y seguido, sentí sus tersos labios presionarse contra los míos en un caliente y humano beso. Mis ojos se abrieron con mucha sorpresa por la acción de la chica que tanto me gustaba y tardé unos segundos en darme cuenta de lo que realmente estaba sucediendo y reaccionar ante eso. Gradualmente mis ojos se cerraron y mi cuerpo cedió ante ella. Uno de mis brazos la rodeó por la cintura lo suficiente como para apegarla a mi cuerpo y que no hubiese ningún tipo de espacio entre ambos, permitiéndome ladear la cabeza para encajar mejor en el beso y de pronto entre abrió los labios al sentir que ella hacía lo mismo y con ese simple gesto el beso de pronto se tornó más profundo e íntimo.  
Algo estaba despertando en mi interior, algo que usualmente no estaba presente en mi y ese algo, me obligó a aferrarla en un abrazo contra mi cuerpo y a caminar contra ella hasta dejarla contra la pared de manera un tanto brusca, aunque actuaba sin realmente pensar en lo que hacía. Mi lengua pronto fue a explorar su boca, dominando el beso con mucha facilidad y tomando control del momento mientras la soltaba para únicamente tomar sus muñecas y hacer que las dejara a los lados de su cabeza, contra la pared. Un suspiro de gusto emanó de sus labios y eso solo provocó que instintivamente me oprimiera contra su delicado cuerpo que estaba entre el muro y yo. Ella mordió mi labio inferior y lo jaló con tal habilidad que me hizo soltar un gruñido de placer. Agitado, me separé del beso y la mordí de vuelta, abriendo mis ojos para mirarla con intensidad, con mi pecho subiendo y bajando irregularmente por lo agitado que me había puesto. 
-¿Y bien…? –Pregunté entre suspiros y jadeos mientras mis ojos rojos descansaban en los de ella. - ¿Cuál es tu respuesta? –Y me acerqué para rozar mis labios con los de ella, queriendo que sintiera deseos de besarme más, y quizá de tocarme más.
-Sí, Subaru…. –Dijo con un hilo de voz.
-¿”Sí” qué? -  …. –Me besó mientras me miraba con deseo, amor y pasión en sus ojos y eso me hizo querer callarla con un beso, pero de igual manera ansiaba escuchar la respuesta.
 - … Sí quiero ser tu Valentín. 
Y con eso bastó para que yo volviera a sus labios para devorarla en un ansioso y apasionado beso, mientras que soltaba sus muñecas para tomarla por la cadera y masajear el huesito de su cadera, logrando que ella soltara suaves y discretos gemidos de placer contra mis labios, despertándome en todos los sentidos con sus acciones. 
Sus manos eran traviesas, y me di cuenta de eso porque pude sentirlas con toda claridad palpar con curiosidad mi abdomen y bajar a mi ingle, pero justo cuando iban a llegar a mi entrepierna estas se detenían, como si estuvieran inseguras acerca del movimiento que deseaban hacer.

 -Puedes tocarme, s-sí eso q-quieres. – Susurré, sin poder creer que esas palabras hubieran salido de mi, pero ella no tardó nada en hacerlo. 
Sus manos hábilmente me desabrocharon los pantalones y una de ellas fue introducida directamente a mis boxers, cosa que me hizo reaccionar de inmediato. Gemí entre dientes y apreté los ojos cerrados a lo que una de mis manos subía para apretar uno de sus senos por encima de la ropa. Me coloqué en medio de sus piernas de manera que una de las mías quedaba justo contra su entrepierna y entonces comencé a moverla de manera que esta se rozaba constantemente contra su feminidad y supe que estaba haciendo algo bien por la manera tan sensual y desesperada como jadeaba, además de que luego de un rato, comenzó a humedecerse.Mandé todo al carajo y la alcé hasta acostarla en el escritorio del profesor y me coloqué encima de ella, alzándole la falda y haciéndole a un lado su panty para que no me estorbara. De todas maneras, nadie nos vería, y si alguien se acercaba, yo tenía plena capacidad para captarlo incluso a unos 300 metros de distancia. 
Ella me miraba con deseo y yo caí rendido ante sus ojos, comenzando a rozar mi miembro erecto contra ella. Gruñía de puro placer con los labios entre abiertos y al tiempo que me empujé dentro de ella la besé para ahogar todos sus sonoros gemidos, además de los míos.
Ella era mía. Era mía y definitivamente, esa noche, en esa aula del Instituto, iba a hacerla sentir lo que significaba ser mía.

By: AskDiabolikLovers-Esp.tumblr.com


If Sole died, I don’t think Danse would leave the Commonwealth. Most likely he would do one of two things. Either take his own life because there really was nothing left for him (doubtful but possible under the right circumstances). Or try his best to continue fighting for the ideals him and Sole shared. Sole worked so hard to make the Commonwealth a better place and Danse won’t let them down, even if they’re not by his side.

Maybe he’d whip the Minutemen into shape, with a tender hearted Preston by his side keeping it from becoming another hardened military organization.

Maybe he’d be the quietist Atom Cat and become renowned for his mechanical ability and willingness to help the locals. Later he’d be a louder Atom Cat though. :3

Maybe he’d just start being a wandering scrap merchant, like Trashcan Carla (Except they’d call him Tincan Danse), that assisted settlements he went to as well. Dogmeat would travel with him, sensing that he needed a companion. They’d visit Sanctuary from time to time and get together with everyone but mostly he’d spend his days out in the wastes, searching through ruins, and looking up at the stars wondering what Sole would say if they were with him now.

“What you don’t know now one day you’ll learn…

That growing up is a heavy leaf to turn.” (X)