'felice' navidad

Hola. Sí. Tú. La persona que justo está leyendo esto. Tengo una pregunta para ti: ¿Qué le pides al año nuevo?
—  nothing-would-be-better
Navidad

En esta época del año la familia se reúne para compartir, aunque después de esta, todo vuelve a la cotidiana normalidad.
Navidad y noche buena son especiales para muchos, aunque para otros es un río de hipocresía. Ambas ideas son validas, es tu decisión si dejas que te afecte o si le sacas provecho. 

Desde aquí, os deseo unas felices y provechosas fiestas, nos leemos pronto. Aprovecha la buena energía que te rodea y utilízala para algo productivo, intenta vivir nuevas experiencias.
 
P.D.: Come hasta reventar.
P.P.D.: Es una vez al año, no está tan mal.

Este 2016 ha sido un año en el que he conocido a gente muy buena. Algunas se han ido, y otras se han quedado. He pasado por muchas cosas, desde felicidad hasta dolor y tristeza. Me siento muy bien al ver ayudado a aquella gente que de verdad lo necesitaba. Puede que esta navidad no sea la mejor del mundo, pero.. una cosa que se, es que la voy a pasar con gente que de verdad me quiere. Si, aquella gente de Internet que al menos te saca una sonrisa. Quiero agradecer mucho a las personas que de verdad me han ayudado. Me han hecho cambiar y ver las cosas de otra forma, de las cuales me siento muy orgullosa. Tan solo decir Muchas Gracias por cambiar mi vida… Feliz Navidad y Felices Fiestas!! :)
—  ChicaConSuerte-Universe
youtube

Hola, acá les dejo un mini vídeo que hice. Mas que nada es un pedido, se trata sobre los fuegos artificiales y el daño que ocasionan a las mascotas. Si les gusta espero lo compartan o den un me gusta y que ahora en adelante no utilicen pirotecnia para festejar. Saludos!

Un día cerca de navidad. -OneShot-

-Y bueno ya estamos en diciembre de nuevo, este año se pasó volando ¿eh? -me pregunto mi amiga mientras tomábamos un café-

-Sí, bueno eso creo, estaba tan sumido en mis estudios y mis cosas que la verdad todo fue en un abrir y cerrar de ojos -le respondí tratando de simular una sonrisa-

-Pues nada, que este año para mí fue espectacular -dice mientras trata de acomodar su bolso- Bueno nos vemos luego tengo que ir a ocuparme de mis asuntos -dice mientras se va-

Siempre había disfrutado hablar con ella desde que estábamos pequeños, pero últimamente le estaba perdiendo el gusto a sus conversaciones todas terminaban en lo mismo y cada vez se me hacía más monótono y predecible. No es ella, soy yo eso creo, o quizás es la época del año, donde todos van por el mundo profesando amor y haciendo buenas acciones y yo sigo aquí esperando hacer algo relevante con mi vida, soy un total desastre, las oportunidades que se me presentaron este año en el amor las deje ir por tonto, nada más. Y no puedo negar que ya a esta edad viene siendo tiempo de sentar las bases y comenzar a compartir experiencias con alguien cercano.

Después de terminar mi café, o bueno intentar hacerlo tome un taxi y me fui hasta mi departamento, al entrar lo note muy tétrico y vacío, quizás por el contraste que hay entre luces navideñas y guirnaldas en todas las calles y paredes blancas con cuadros dentro de mi departamento, como sea aún faltan unos días para navidad quizás el espíritu navideño me invada en ese tiempo, aunque lo dudo. Decido ir a tomar una siesta en el sofá cuando suena mi teléfono:

- ¡Te llevaste mis llaves en tu mochila Guillermo! -escuche a mi amiga decir entre risas- me quede sin efectivo y tengo mis tarjetas dentro, podrías venir a traérmelas yo te pago lo que te cobre el taxi.

No sé bien porque accedí a ir hasta su departamento, pero a los minutos ya estaba esperando un taxi, quizás quería evitar estar solo conmigo mismo, me estaba haciendo mal pensar en tantas cosas. Al llegar al departamento la vi con su novio Samuel, el que de por si me causaba bastante intriga la manera en la que me miraba cuando mi amiga le daba la espalda, pero trato de pasar el menor tiempo con él porque no quiero que pase algo raro.

- ¡Muchas gracias guapo! -me dice mi amiga abriendo la puerta- si gustas puedes quedarte un rato así nos ayudas a decorar con lo que he comprado.

Lo dude un poco, pero termine accediendo a la oferta, así no estaría solo en mi cuarto lamentándome y no puedo negarlo siempre me ha gustado decorar para navidad. Samuel puso música para que el silencio no fuese tan perturbador dentro del departamento de mi amiga y mi amiga puso a hacer chocolate en la estufa, en el momento que ella salió hacia la cocina Samuel se me acerco a hablarme:

-Se te ve algo triste, pensativo, no es común en ti, siempre has sido muy callado pero estos días sí que me preocupas

-Es el cambio del clima supongo, el frio viene, el calor se va, supongo que es eso -Y ahí tienen la mejor excusa que se me ocurrió por los nervios que tenia de que me hablara Samuel y el hecho de no querer decir que me he estado sintiendo muy solo últimamente-

-Bueno no entiendo mucho sobre eso, pero si tú lo dices -dice Samuel riendo-

Yo me reí para no parecer descortés, por suerte ya estaba entrando mi amiga, y comenzamos a decorar, a las pocas horas ya estaba todo ambientado con guirnaldas luces y un pequeño árbol navideño que mi amiga usaba año tras año como una tradición. Cuando llego el momento de poner la estrella se la di a mi amiga para que pusiese, pero ella insistía que lo hiciera yo, por ser el invitado.

-Bueno en todo caso, no sería mejor que la pusieran tú y Samuel -les dije bromeando- en las películas siempre lo hacen los novios.

Ambos se miraron y rieron, en realidad no sabía porque, pero les seguí la corriendo, pronto los dos se acercaron al árbol y colocaron la estrella

-Bueno chicos, yo me tengo que ir, me entraron ganas de decorar mi departamento también -les dije para que me dejaran ir pues me imaginaba que querían quedarse conversando un rato más-

-Oh, pues a mí me sobraron muchas cosas que podrías usar, Samuel porque no vas con él y lo ayudas a decorar, así yo limpio un poco el desorden que dejamos -dice mi amiga-

Samuel acepto la oferta y a al rato estábamos los dos, en camino a mi departamento, creo que mi habilidad para cagarla en ese momento hizo su mayor debut, no sabía bien cómo reaccionar al estar con Samuel a solas en mi departamento, solo deseaba que no pasara algo extraño, pero no podía engañar a nadie él me parecía bastante apuesto, sigue siendo el novio de mi mejor amiga no puedo traicionarla, me repetía en mi cabeza.

-Está muy acogedor tu departamento ¿Eh? -decía Samuel-

-Eh Gracias!, hago lo que puedo, aunque la verdad disculpa el desorden no tuve tiempo de limpiar hoy -le conteste-

Lo deje un momento solo en la sala para ir a buscar las decoraciones mías del año pasado para terminar esto lo más rápido posible, ya me estaba poniendo aún más nervioso, pues el se quedaba callado y por momentos solo me miraba.

Estábamos comenzando a decorar y él hablaba mientras lo hacía:

- ¿Sabes? No soy muy apegado a la religión, las iglesias y esas cosas, pero cuando llega diciembre de verdad me siento más lleno de amabilidad y me apetece hacer cosas buenas, creo que hay un poco de magia en esta época de año -dice Samuel mientras coloca guirnaldas en las ventanas- Nos la pasamos todo el año ocupados en nuestros asuntos, trabajo, colegio, universidad y cuando llega diciembre que tenemos más tiempo para nosotros y descansar nos damos cuenta de lo miserables que somos, y de cuantos amigos hemos perdido a lo largo del año, es gracioso si lo vez así -dice Samuel-

-Tienes razón, nos preocupamos tanto por estupideces en el año, que no le dedicamos tiempo a lo que de verdad importa -le dije tratando de no balbucear alguna estupidez de las mías-

Nos quedamos un rato en silencio y pensé en sentarme un rato pues me dolían los brazos de estar colocando cosas en las ventanas, Samuel había movido el sofá de donde yo lo tenía, no le tome importancia pues estábamos moviendo algunas cosas así que me senté, Samuel al verme se volteo y caminaba hasta el sofá, el mundo se me caía encima, no quería que esto se pusiera incómodo.

-Y Guillermo, una pregunta ¿Quién te conto que tu mejor amiga y yo somos novios? -Me pregunta Samuel mientras se sienta-

-Nadie, solo que siempre los veo juntos cuando nos reunimos y se ven muy unidos -le respondí nervioso-

-Mmmm… y que tal si te digo, que ella y yo no somos novios -me dice Samuel acercándose a mí-

-Pues no pasaría nada, pero entonces porque siempre estas con ella -le pregunte tratando de no titubear o parecer nervioso-

-Bueno en si tú te respondes la pregunta, siempre que TU nos ves estamos juntos, pues siempre que ella me decía que saldría contigo yo me auto invitaba para poder verte, pero siempre estabas tan distante y callado que no me atrevía a hacer nada. -me dijo casi susurrando-

-Pues que bien disimulabas eso -le dije riendo nervioso-

-Joder, la verdad contaba cada segundo para poder estar así de cerca de ti, y poder oler ese perfume tuyo -me decía Samuel -

No me podía creer lo que estaba pasando todos estos meses que salía con Samuel y mi amiga no pude descifrar que el también sentía cosas por mí, todo estaba pasando tan rápido que aún no me recuperaba del todo.

-Mira arriba -me dice Samuel señalando el techo, donde había colgado un muérdago, supuse que por eso había movido el mueble-

- ¿Quién puso un muerdag… -no pude terminar y Samuel ya me estaba besando, no pude resistirme solo podía pensar en todo lo que puede pasar un día cerca de navidad-

FIN


Espero que el espíritu navideño este en el corazón de cada uno de ustedes, sin importar sus creencias, para mi la navidad siempre sera ese tiempo de pensar en todo lo bueno y malo que paso en el año y tomar deciciones que duelan (si porque esas son las que mas sirven) para cambiar nuestra vida para bien.

Andaba un poco triste por cosas que pasan y que se salen de nuestras manos y pensé en escribir algo de wigetta que hace rato no hago, espero sea de su agrado y recuerden siempre traten de ser felices. 

One-Shot Rubelangel: Unas Navidades con los Doblas. Parte uno, primer día.

Narra Rubius.

- ¡Corre Mangel joder! ¡Llegaremos tarde! - Dije entre risas y corriendo por todo el aeropuerto, sabiendo que miles de miradas curiosas se posaban en nosotros.

- ¡Ehpera Rubiuh! ¡Ay Dioh mío!

Al final, pudimos entrar en el avión, aunque casi nos cierran las puertas en las narices. Suspiré mientras intentaba encontrar nuestros asientos.

Sí, Mangel y yo nos vamos a Noruega. Creo que será la primera vez que Mangel vaya a Noruega por Navidad. Estoy deseando enseñarle la nieve.

Y bueno… Eran cerca de las ocho de la tarde, llegaríamos a Noruega a las once. ¿Que por qué salimos tan tarde? Bueno, pues por la misma razón de antes. Llegamos tarde y tuvimos que cambiar la hora del vuelo. Empecé a descojonarme.

- ¿Qué pasa Rubiuh?

- Nada, sólo que, ¿has visto a toda la gente mirándonos? Tenemos que hacer esto más veces.

Mangel soltó una pequeña carcajada.

- Ehtá bien, a la vuelta lo hacemoh si quiereh.

Sonreí y miré por la ventana. Sí, yo había ocupado el lugar de la ventana. Me encanta mirar por ella.

Noté cómo el avión despegaba, y todo el mundo seguía las instrucciones de la azafata. Mangel tenía una mirada de preocupación.

- ¿Qué pasa Mahe?

- Rubiuh… ¿Y si el avión tiene turbulencias y morimos?

- ¿¡WTF Mangel!? ¡No digas bobadas! Además, yo estoy contigo para protegerte.

- ¿Y Ust? - Preguntó con una sonrisa.

- Uuust. - Asentí.

- Ehtá bien…

Creo que ambos nos dormimos durante el vuelo. Y, en algún momento, Mangel me agarró la mano y no la soltó hasta que aterrizamos.

Cuando bajamos del avión, hacía mucho, mucho frío. Estaba nevando, no demasiado pero caían copos de nieve.

- ¡Rubiuh, mira!

Algún niño había hecho un avión de nieve en la puerta del aeropuerto. Estaba muy bien hecho, además tenía unas cuantas luces por encima, las habrán puesto los del aeropuerto.

Cuando entramos, busqué con la mirada al Padrino. Eran las once de la noche, pero tenía esperanzas de que estuviera buscándonos.

Al final, lo vi. Sujetaba una gran pancarta donde ponía “ELRUBIUSOMG <3”, así que fuimos corriendo hacia él.

- ¡Padrino! - Me alegré mucho de verlo, hacía tiempo que no nos encontrábamos.

- ¡Upa, upa! - Oí una pequeña voz desde abajo.

- ¡Hermanita! - La cogí en brazos. - ¿Cómo es que la has traído tan tarde?

- Quería ver a su hermano mayor. - Me dijo revolviéndome el pelo.

- Oh, Padrino, éste es Mangel, aunque creo que ya os conocéis.

- Sí, sí, perdona que no te haya saludado antes Mangel. - El Padrino rió.

- No se preocupe. - Dijo Mangel mientras caminábamos hacia el coche del Padrino.

Todos nos subimos al coche; Mangel y yo atrás con mi hermanita, y el Padrino conduciendo.

A pesar de la nieve, llegamos rápido a mi casa. Bajé corriendo del coche y me puse a jugar con la nieve.

- ¡Mangel, mira! ¡Un pene de nieve! - Mangel rió y vino corriendo hacia mí.

- ¡Pene de nieve! - Repitió mi hermanita.

- ¡Niña! - La regañó el Padrino, a lo que Mangel y yo reímos. 

Entramos en casa, y mi madre vino a darnos una bienvenida con los brazos abiertos. Nos dijo que pronto estaría la cena, que fuéramos a mi habitación y nos pongamos cómodos.

- Tu familia eh muy agradable. - Dijo Mangel. Yo me senté en mi cama una vez que llegamos a mi habitación.

- Desde aquí hablaba contigo, ¿sabes? - Empecé a recordar todo lo que sucedió cuando Mangel y yo nos conocimos por Internet.

- Con razón teníah una conexión inehtable. - Ambos reímos, sí, me acordaba de aquellas veces que quería tirar el ordenador por la ventana por no tener una buena conexión.

Suspiré y me tumbé en la cama, con las manos en la nuca. Mientras, Mangel y yo estuvimos charlando un rato, hasta que mi madre nos llamó para cenar. 

La comida olía genial, pero quería reservar estómago para mañana que es veinticuatro. Estuvimos charlando durante la cena, Mangel se veía tímido con mi familia, pero yo sabía que le agradaban. 

Cuando terminamos, subimos corriendo a mi cuarto.

- ¡Chicos, no os acostéis muy tarde, mañana iremos a esquiar! - Gritó mi madre desde abajo.

- ¡Síi! - Dijimos a coro Mangel y yo.

Como ya estábamos en pijama, nos tumbamos en la cama, ambos con las mantas hasta la barbilla porque hacía mucho frío. 

Pasado un rato, sólo se oían nuestras respiraciones yendo al mismo ritmo.

- ¿Mangel? - pregunté en un susurro.

- ¿Tú tampoco puedeh dormir? 

- Nope.

Me levanté y me tumbé en su cama, Mangel estaba caliente (no en el mal sentido, huehuehue) así que pude dormir mejor. 

- Buenas noches, Mangel.

- Buenah nocheh, Rubiuh.

———————————————————————–

HEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEHoli. C:

Así que esto es lo que llaman “publicar una historia”… (?)

Bueno, ¡estoy de vuelta por Navidad!

Espero que mi inspiración y mis musas hayan vuelto para no irse. 

Como dice en el título, esta es la primera parte, peeeeero no sé cuándo publicaré la segunda, si mañana o pasado mañana, ya que estoy de viaje y en fin… Conexión mala, como la de Rubiuh en Noruega. xD Además de que tengo planes con la familia y eso. ^^

Ya sabéis, comentarios, sugerencias, preguntas, etc, son bienvenidas.

¡Cuidaos!

¡Chao, chao! <3

¡Y feliz Navidad y felices fiestas! z4