!tes*

Querida Charlie,

Ha sido difícil escribir estos días, y reconozco que he perdido las ganas.
No me cabe el lápiz entre los dedos, y me pesan los ojos. No sé qué estoy haciendo, he renunciado a tantas cosas…
Me duele pensar en las cosas que he dejado detrás, y la ansiedad de lo que tengo en frente me abruma. Estoy cerca de mis sueños, y de mis miedos, no quiero alejarme de las cosas por las que he luchado, y tengo que admitir, que me duele pensar que no las merezco. No tengo habilidad para querer a la gente, no sé cómo demostrarles lo que siento, y a veces simplemente resulta insuficiente.
Tengo miedo, miedo de despertar de nuevo lejos de casa, de encontrar en mi camino las piedras de las que me deshice, me invaden las pesadillas que venció otra persona que llevaba, mi nombre, mi rostro, MI PIEL. Y de todas formas, me despierto sintiéndome lo suficientemente valiente, como para querer al que se lo merece, para intentar de nuevo las cosas que he dejado de lado.
Querida Charlie,
Tengo miedo…
Porque no sé cuándo rendirme.Y siempre encuentro excusas para seguir intentando. A veces duele.
Otras tantas, me hace reventar de risa.
Querida Charlie… He vuelto.
—  Con amor, Saturno.

Io che mi sento
fuori posto in ogni posto
con te
mi sento a posto.