zapateando

Watch on meli-says.tumblr.com

She’s just having such a good time!! #zapateando #babysitting #Sofi #happybaby

Watch on elreydecora5ones.tumblr.com

If you aren’t #cocho do not attempt this #elgusto #calentano lad #guachas #zapateando #losplayers

instagram

Mi Tesorito “ZAPATEANDO”!!! #mitesoro #myson #zapateando (at Holiday Inn)

instagram

My Niece Raylene walks better in heels than a lot of you #women out here.. Believe that, she was over here #Zapateando and all that!!! (at Casa De Bada)

Muerte invisible.

Oigo un disparo en la fiesta, la música se precipita y lo opaca.

Invisible se pierde en sus débiles ecos del campo vacío.

Las gentes bailando se acercan impetuosas al centro con una energía voraz.

Miro hacia mi alrededor y me veo rodeado, la canción termina y comienza otra vez, y vuelve a culminar y empezar; y las personas enérgicas le siguen el ritmo, zapateando cada uno a su paso, con los ojos vacíos y quietos en la nada, las cabezas idas acompañando atrasadas al resto del cuerpo.

Mi camisa comienza a chorrear sangre, se me desbarata, la tela se quema y se deshace. Las personas, enfermos endemoniados, continúan su paso apurado, desordenado, pero sin siquiera tocarse unas con otras.

Caigo al suelo, mi rostro contra la planicie de madera mate; oigo aun más cerca los pasos como firmes maderas zapateando uniformes y amorfos, desquiciados, delirando en la música cada vez más fuerte y apurada.

Algunos idiotas resvalan con mi sangre brillante, pero vuelven a levantarse, sus ropas como si nada las hubiera tocado; y se reincorporan a aquella danza del sacrificio. Mis entrañas se desperdigan por los suelos como envueltas en papel plástico, en condiciones perfectas.

Hasta que comienzan a pisarlas y se vuelven parte de sus calzados atormentantes, se les unen y desaparecen, pero vuelven a aparecer para ser aplastadas y mezclarse en las notas gruesas y constantes que llenan aun más la habitación.

Mi sangre se desperdiga por todo el salón, comienzan a bailar sobre mis dedos, goteando y empapando de babas sus ropas, con la lengua fuera y las manos unidas vehementes.

Luego caminan por mis brazos, mis huesos se hacen polvo y recorren la enorme sala y bajan en el  gigantesco encierro. Mis piernas como los brazos.

El torso se me hace de papel a falta de algo que lo mantenga firme, las costillas rompen fácilmente, la columna no aguanta y quiebra, y se separa en porciones más y más pequeñas.

Mi cabeza hermosa y solitaria rueda por toda la pista esquivando a los bailarines y se estanca en una esquina.

Y termino desperdigado por toda la sala.