xodiwis

Tal vez no sea como crees (varxod) parte 2

Al instante ofuscado por la repentina llegada, y por el beso casi desesperado del de lentes Xoda se separó de golpe, mirando con ira al mayor ¿cómo podía ser tan cara e raja? luego de tantos malos rato, luego de tanta rabia, luego de tener que apretar los puños y los dientes para evitar que sus lágrimas siguieran manchando su orgullo ¿Ahora venía y lo besaba? él no estaba para eso.

-¿¡Qué mierda te creí weón!? ¡Suéltame!

Se tiró bruscamente hacia atrás cuando un fuerte mareo se le vino encima, comenzó a oír la voz de Vardoc lejana y a ver cada vez menos y más obscuro hasta que perdió la conciencia.

-Xoda, Xoda ¿Qué te pasa weón?

No alcanzó a agarrarlo y el joven callo de bruces al suelo, el mayor, asustado, lo recogió, desde siempre peso poco, y en ese momento pesaba aún menos, cosa que extraño al mayor, solo hacia 2 semanas que se habían visto por última vez, como debe ser evidente no resistió mucho tiempo con su, en ese momento, firme decisión de no volver a tener ninguna clase de relación fuera de la amistad con el menor, es que no podía, estaba tan inmiscuido en sus sentimientos que era probable que ya no pudiera hacer nada.

Lo llevo a su cama y lo dejo reposar pensando que sería por el alcohol, pues noto su estado de ebriedad apenas le abrió la puerta. Al dejarlo ahí salió a limpiar un poco, no soportaba ver un lugar tan repugnante. Mientras limpiaba encontró envases de pastillas, cosa que le extraño ya que, que él supiera, Xoda no padecía ninguna enfermedad que le obligara a tomar pastillas. Al recogerlas de detrás del sillón notó que se trataban de pastillas para dormir ¡Claro! el aweonao de Xoda mezclo pastillas para dormir con alcohol, esa combinación es peligrosa y cualquiera con dos dedos de frente lo sabría.

Decidió que si en la mañana no despertaba llamaría a un médico, a esas horas sería complicado conseguir un doctor disponible. Siguió ordenando hasta que la casa estuvo más decente, recogió un montón de botellas de ron, vodka y cerveza, un montón de papeles con rayones sin sentido, algunos envases de Maruchan y trapío para limpiar el pegajoso suelo, de verdad parecía un chiquero.  ¿Tanto le afecto?.

Pasaron las horas y por suerte Xoda despertó, con un tremendo dolor de cabeza, ganas de vomitar y un malestar general horrible, pero despertó. Se sentía confundido.

-¿Cómo chucha llegue a mi cama?

Se levantó y a penas lo hizo no pudo con las ganas de vomitar y corrió al baño, luego de vomitar lo poco que había comido y gran parte del alcohol en su organismo partió a la ducha, se dio un largo baño tratando de quitarse la desagradable resaca, había decidido olvidar al mayor y así sería, no se seguiría destruyendo por un cobarde de mierda incapaz de decidir qué es lo que quiere.

Una vez salió de la ducha sintió olor a comida.

-¿Pero qué mierda?

Camino sigiloso hasta su cocina para encontrarse con el mayor cocinando, ¡Claro! ahora se acordaba, ese culiao había llegado de sorpresa a su casa sin siquiera avisarle, a las tantas de la mañana, y más encima lo había besado, se merecía un guate, bien dado por cierto. Se acercó dispuesto a hacerlo, cuando el otro le dijo:

-Ni se te ocurra Xodiwi

-¿Cómo chucha supiste?

-lo murmuraste

De pronto le dieron ganas de reírse, pero no era el momento, él estaba enojado… De pronto empezó a pensar en todo, en el sufrimiento, en la cobardía del otro, en que se marchó sin siquiera pensar en él y la rabia lo inundo de nuevo.

-¿Qué hací en mi casa culiao?

Eso lo dijo controlando lo más que pudo su exasperación, pero aun así se notaba el malestar en su voz. Vardoc sabía que lamentablemente había llegado el momento de hablar claro con el menor, sentía un poco de temor hacia esa conversación que se aproximaba.

-Xoda yo…

-¿Tú qué weón? habla rápido

-Yo no pretendía herirte, pero debes entender mi confusión, yo estoy con la Shushu, quise hacer lo correcto y regresar a mi vida normal con ella, pero no puedo, me acostumbre demasiado a ti.

Al menor aquellas palabras le producían entre rabia y tristeza, porque se sentía utilizado, estaba siendo el segundo y lo había sido siempre, un mal tercio, porque en el proceso estaba dañando a Katherine quien no tenia la culpa de nada y porque cuando se había decidido a mandar a la mierda al imbécil con el que nunca debió involucrarse, este viene y le dice eso.

-No me interesa culiao, si quieres algo conmigo o eliges y aclaras todo con tu Shushu y te mojai el culo de una puta vez o te vai a la reverenda mierda con tu palabrería.