vuelco

Tengo la sensación de haber estado aquí antes: al borde del precipicio. A veces, y con suerte, un abrazo me salva, una buena canción o pasar todo el viernes con personas que quiero. Pero nada que me dure más allá de la noche, que es cuando casi siempre se me vienen los monstruos, basta con cerrar los ojos para que me coman viva y empezar, de esa forma, a sentirme incompleta. La pura palabra “pena” me resulta por sí sola una estúpida manera de llamarle a la vida cuando le da (y qué raro) por ser muy hija de puta. En realidad no es la vida sino quien tiene el poder de darle un vuelco a tu ánimo, pero evidentemente suena bastante triste para volverse metáfora, así que dejo al aire cualquier tipo de culpa y me reservo el motivo que me tiene así ahora. Me tiene y es lo que cuenta. Que me saca de quicio, que me vacía el estómago como si algo me faltase y provoca constantemente tener nudos en el pecho, que, imposible evitarlo, se mudan a mi garganta para hacerme llorar. Y está bien. Explotar siempre está bien. El verdadero problema es que parece que nunca se terminan las razones. Cuando empecé a escribir esto tenía la sensación de haber estado aquí antes, pero ahora sólo tengo la de nunca haber salido, o saltado, o haberme hecho para atrás. Hay gente que no lo dice, pues lo que menos esperan es escuchar consejos o filosofías absurdas acerca de la nostalgia, porque cada quién se jode y está triste a su manera. Yo soy una de ellas. No necesitamos mucho, un abrazo basta y sobra, uno serio y de verdad, que nos junte las piezas y nos dure una noche, que nos digan bajito y con tono sincero: “creéme cuando digo que no te mereces esto”.
—  Estefanía Mitre

Una persona resultó herida esta mañana al chocar un automóvil Renault Clio con un Citröen en C4 en la esquina de Camarones y Cortina, en el barrio porteño de Villa Luro. El Clio volcó sobre la vereda embistiendo un árbol y chocando contra el frente de una vivienda. Foto: Daniel Dabove/Télam

Control de daños

Yo soy de pensar que las cosas pueden ir mal, no creo que sea pesimista pero tener un plan B me da seguridad.

Así que tengo distintos planes B para distintas catástrofes, la mayoría relacionadas con el trabajo.  Pero en este caso no, en este caso estaba completamente entregada, completamente convencida de que todo iba ir bien, de que seríamos felices por los siglos y más siglos.  Y se sentía tan rico, dejarte llevar, soltarte a la experiencia de que la persona que más quieres este ahí contigo, a tu lado, dándote calorcito y alegrando tu día a día.

Pero parece que no será así y de pronto estoy perdida, sin plan, sin suelo que pisar, en el momento más vulnerable de mi vida.  Ahora tocaría un control de daños pero pasa que probablemente ni siquiera exista esa posibilidad.

Mi plan a día de hoy: aguantar el chaparrón y esperar a ver lo que queda de mi después de la tormenta.

vuelco / volcadura

A diario, encontramos en las noticias accidentes de tránsito que terminan con autos y otros vehículos volteados sobre las pistas. En estas informaciones, aparece un error común: 

  • Huancavelica: Policía fallece tras volcadura de patrullero 
  • Volcadura de autobús deja 2 muertos y 12 heridos en Veracruz 
  • Dos policías mueren en volcadura 

Una rápida consulta en la página web de la Real Academia Española permite comprobar que “la palabra volcadura no está registrada en el diccionario”. La forma correcta es vuelco.

vuelco.

1. m. Acción y efecto de volcar o volcarse.

2. m. Movimiento con que algo se vuelve o trastorna enteramente.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Por lo tanto, lo adecuado en los titulares citados es:

  • Huancavelica: Policía fallece tras vuelco de patrullero 
  • Vuelco de autobús deja 2 muertos y 12 heridos en Veracruz 
  • Dos policías mueren en vuelco 

Ahora apliquemos esto en el trabajo diario.