vomitodeemociones

Es increíble como después de esperar algo por tantos días, justo cuando sabes que es seguro que suceda, te acobardas, inventas excusas para posponer el acontecimiento. Pero no es por falta de interés, al contrario, la realidad es que no te sientes preparada o capaz de afrontar tanta felicidad que hasta te aterra. Te aterra verle, te aterra que su reacción no sea como tú esperas, te aterra que todo resulte diferente, te aterra que ya no te ame al pasar tiempo REAL a tu lado, porque por alguna razón las demás personas que han entrado a tu vida se alejan por tu actitud a la defensiva, por ese muro que construyes para no resultar dañada. Supongo que por cosas como esa es que no me gustan las expectativas. ¿Cómo se supone que de alguna manera las encuentre placenteras si todo siempre me sale al revés?
¿Porqué nos enamoramos de las personas equivocadas? Ese sentimiento que te llega cuando piensas que nada de lo que haz pasado vale la pena, porque al final no estas con la persona que quieres, porque siempre hay piedritas en el camino y esa vocecita que dice "No te hagas ilusiones" no sale de tu cabeza. Pero, ¿Y si tú eres el culpable?¿Y si tú eres la que evita que las cosas sucedan?

-Vomito de emociones

Ella es...

Ella es realista. La realidad es dura y cruel y ella lo ah aprendido de las peores formas. Ella es infantil cuando le conviene, sueña con cosas casi imposibles de cumplir. Ella ama la fotografía y la música. Ella te promete que será feliz, incluso aunque ya no formes parte de su vida.

-Vomito de Emociones

¿Qué me pasó? Antes era tan fría, fría hasta el punto en que me agradaba serlo. Era fría, si, nada ni nadie podía herirme más que yo y mi mente retorcida. Fría, mis estados de ánimo no dependían de alguien más como ahora. Fría, no me importaba hacerme daño, total estaba sola y a nadie le importaría. Fría, tenía control, no era feliz, pero tampoco necesitaba serlo porque me tenía a mí y con eso era más que suficiente. FRÍA, ya no soy. Extraño serlo, extraño ser fuerte o al menos aparentarlo, extraño estar sola, extraño no importarle a nadie, extraño no tener que obligarme a estar saludable por alguien más pero más que nada, extraño ser yo.
Me desespera, me desespera que intentes decirme algo y después no termines, me desespera que no me digas que quieres verme, que quieres estar conmigo. Me desespera que no vengas, que no me necesites cerca, me desespera la distancia, me desespero yo misma.