Esta noche y para siempre perderé la armonía del poema en busca de una sinceridad que no entenderá nadie.

Pertenezco a un grupo de farsantes que escriben para compadecerse de sí mismos,para que otros los compadezcan; para que se forme una compasión irremediable en cada hombre de la tierra, hasta donde la lengua alcance, hasta dondela lengua sea capaz de sembrar rosas con su dulcísimo murmullo, donde la lengua pueda colgar aves en un cielo que el viento de ningún siglo destruya, donde la lengua plante una tierra en que las líneas antiguas de los países solo sean marcas de polvo, donde las fronteras de los pueblos solo sean cuerdas que los niños saltan, hasta donde la lengua consiga manifestar que la sangre de cada hombre es una, que el cuerpo de cada hombre es un mismo cuerpo, que los átomos y el mirar son el mismo desde siempre, hasta donde la lengua no sea más lengua ni frío ni ardor.

Mi testimonio solo me ha prometido cientos de páginas blancas que nunca podré llenar; por eso lo traigo en los puños y en los dientes, en una desafiante guerra que emprendí contra la oscuridad de los años que nos negó el canto como una realidad de la memoria y no de la piel; en mis huesos galopan pequeñas canciones como caballos, en su unión, en su íntima sospecha del mundo.


*

Escucha, porque las imágenes no hacen eco, ni pánico, ni forma.
Escucha, deja que la noche corra coronada de estrellas.
Escucha, hazme volver al mismo cuerpo.
Escucha, a veces no entiendo lo que escribo.
Escucha, no es la primera vez que el viento abraza al mar.
Escucha, proclamo fielmente la belleza de mi oficio.
Escucha, esta noche es rimbombante.
Escucha, he vuelto a trazar una súplica natural sobre las paredes manchadas de esta bellísima ciudad de mierda:

            Poetas, que sus voces sean pájaros, pero más infinitas.

Poetas, que sus voces no estén pintadas de sueños, sino que pinten nuestros sueños de voces.

Nunca se hagan de lluvia si la lluvia no está.

No guarden su rostro en sus páginas, sino en la arena.

No dejen que su lengua sea fruto de una nostalgia que no es verdadera.

Poetas, hagan todo lo contrario a lo que digo, y también lo que digo.

Pierdan su destino en cada ciudad.

Aten su locura en nuestros ojos.

No olviden que su impulso es tan ancestral como cotidiano.

Poetas, sepan ser instrumento de su catástrofe, nosotros hallaremos en ustedes la nuestra.

Poetas, los árboles son hombres sin memoria, háganlos recordar.

No repitan las canciones de otros, sean ustedes su propia melodía.

            Poetas, no canten al mar si el mar no lo pide.

            No canten la llegada de la aurora si no ha entrado en silencio en sus corazones enterrados.

            No canten un rumor natural si no estalla en sus memorias.

            No canten, no canten si no van a llenar el vacío de rosas transparentes.

            No canten, no arrastren nuestras cabezas hacia las tinieblas si no han derramado su vida en la aflicción y el miedo.

            No canten, no canten si no nos van a encerrar en sus jaulas, si no nos van perfumar en su aliento, si no nos van dar un sentido intacto de la vida.

            No canten nada que no se parezca a lo que son.

Poetas, hágannos confundir
los ríos con las montañas,
los corazones con el agua,
los muelles con la primavera,
los caballos con los bosques,
las golondrinas con la nieve,
los demonios con las piedras,
la luna con la muerte,
la sangre con las mariposas,
las riveras con los mares,
los girasoles con las manos;
pero sobre todo, hágannos creer.

Jesús Montoya (Tovar, Mérida, Venezuela, 1993). Estudiante de Letras mención Lengua y Literatura Hispanoamericanay Venezolana de la Universidad de Los Andes – Estado Mérida, Venezuela.

3

El Helicoide in Caracas, Venezuela

The 1960s building, with its over 100,000 square meters of space carved right into a hill, was designed by architects Peter Neuberger, Dirk Bornhorst, and Jorge Romero Gutierrez. It was going to be a shopping mall and hotel on a scale never seen before, where people could drive right up the sides of the building to their destination, whether it was the swimming pool, the heliport, or even the top dome designed by Buckminster Fuller. The project was exhibited as a triumph of modernist design at the Museum of Modern Art in New York, and even Salvador Dalí offered to decorate the interior.

It was abandoned because of political reasons, and left unfinished and vacant for decades. Several proposals were made for its use after completion, including a heliport (late 60s), headquarters for the Ministry of the Environment (early 90s), and a community center (late 90s). Eventually it became the headquarters for the DISIP (internal intelligence agency / political police), which has long had a reputation for abuse and human-rights violations.

via, via

Rose-collared Piha - Lipaugus streptophorus

The Rose-collared Piha, Lipaugus streptophorus (Passeriformes - Cotingidae), is endemic to the spectacular and poorly explored tepuis of the Guianan shield.

Both sexes are gray overall with pink undertail coverts, but the male has a bold pink collar as well. This sexual dimorphism is unusual among pihas, as is the Rose-collared’s habit of perching in the open at the forest edge.

Currently this species is known only from the cluster of tepuis around the Gran Sabana on the borders of Venezuela, Guyana, and Brazil.

Reference: [1]

Photo credit: ©Marcelo Camacho | Locality: Bolivar, Venezuela (2012)

Interview #417: Carlos Lowenstein

image

Fix your gaze on Carlos Lowenstein’s contemplative compositions, soothing tones and all the shades in between in his black and white images.

q: Tell us a little about yourself:
a: I’m originally from Caracas, Venezuela. I studied filmmaking and work as a commercial editor (as in editing TV spots). I started taking pictures more seriously in 2007 and I think part of what I fell in love with was the individual nature of the photographic process in contrast to the collaboration that’s involved in any film-making.

image

q: There’s a certain quality of structure in your compositions and a blankness in the greys you portray in your photography. What do you want to show with your images?
a: I am fascinated by the photograph’s ability to create fictions. It’s mysterious to me and also a little addictive. I love this process by which you can take the world away from its context and create this new mysterious object, this picture that now evokes all these different emotions in the viewer. And then you pair one picture with another and the whole thing changes again and creates new meanings. I like the idea of building this big archive of monochrome pictures and building a puzzle that can’t be solved.

And yes, I like the greys!

image

q: I feel like you are searching for an aesthetic in the fleeting moments that happen everyday in the streets. Do you feel like editing or selection is an important part of your creative process?
a: Yes. Editing the pictures changes them. I like the idea of presenting these images in different versions as time goes on. Maybe there will never be a “final” edit.

q: Photographic equipment?
a: I shot for many years with a Leica M6 and a 50mm summicron. I recently switched to a digital camera but I’m not sure I’ve found the one, yet :)

image

q: Any upcoming projects or ideas?
a: Lately I’ve been editing some images with a more quiet vibe into a project named Sunday. It comes from a more mellow contemplative state, maybe. I’m not sure, it’s still early.

q: Any new music to recommend?
a: I’m really loving Helado Negro’s new record, Double Youth.

image

tumblr and website.

Después de esperar casi tres años, desde que la escuché leer por primera vez, finalmente, tengo el libro de Adelfa Geovanny (Maracaibo, 1956), Divinidad en rebelión (Poesía reunida), Ediciones del movimiento poético de Maracaibo, Colección Puerto de escala (2014). He aquí una de las más grandes poetas venezolanas. Una voz para jamás olvidar. El silencio terminó:

El fuego de esta ciudad perfora el lado sordo del cielo
un lado que no me gusta
no sé si estoy aquí o allá,
como pisando pedazos de aire
me asusta cuando la vida se detiene o
el cielo estalla,
mi relato será una parte negra del cielo
donde me tocó llegar
para urgir ese espacio tan oscuro
donde sólo las reinas desposeídas 
entran para saborear sus propios sudores.
Estoy detenida al borde de mi respiro,
les parecerá una locura
pero parada al borde de una puerta y callada
escucho mis gritos
le presto mi brazo al viento
llueve en esta ciudad,
me reconozco.
Pero al final,
mis ojos se vuelven tan débiles,
que no puedo mirar mi propia tierra
nada hoy todavía ha sido pisado
salgo de las ventanas
con el aire que golpea los muros
de esta morada desabrida.
El cielo está detrás de un dedo
y he bebido el sorbo de tierra de un solo trago
un vacío germinante
sin reflejo
todo es calor,
pieza de fuego por este bosque donde el aire caliente sopla
el fuego se ha apretado
la distancia aumenta,
nos dispersa
nos separa
los papeles se hacen llama
en esta tierra donde hasta el dulce cuesta comérselo
porque desgarra
quiero que quien me lea hoy
descubra que de nuevo me encuentro libre
y sin esperanza
me creerían si les dijera
que de tanto dar
he terminado prestándole mi respiro a las piedras
que estoy perdida en el umbral de una pieza 
pareciera que los dioses
estuvieran retrocediendo desmesurdamente
es por eso
que vivo de lo que el aire deja
todo tiene sabor a quemado
vuelvo a estos confines
sin haber salido del fondo de la tierra
caminando hacia ese lugar inalterado
ante el cual siempre he dado media vuelta
avanzo hacia la inmovilidad
pero al aire que se apodera de lo que se encuentra
lejos
me deja viva detrás de él
en este lugar pulverizado
que revela el final de mi respiro
y que aún dormida
vuelvo a encontrarme ante mí misma
que me quedo por largo tiempo guardando el recuerdo
pero que lo piso
no se desplaza
se fractura
nada calma
la sed de mí
nada me basta
a nadie le basto
la luz donde me hundo
he comenzado a ordenar el silencio que me reclama
no sé qué dirán ustedes al oírme
pero yo
debo buscar los vestidos que me acompañarán
en esta ruta que mis pasos inflaman,
desnuda no quiero ir
tendré que hacerle un llamado a mi sangre
para que se aferre a mis huesos
qué puede importarme una mañana lluviosa
cuando todo es abandono
cuando todo el tiempo vivido
es sombra
sombra de árboles que pierden sus pájaros
¿Dónde está el reino?
¿Para quién hablo?
Qué pueden importarme los filamentos de las cosas
cuando nunca sabré quién me habita
a qué me parezco
no sé por qué
de pie en mi distancia
sepulto mi muerte
los labios de mi hijo atrapan una estrella
me demoro
para que la juventud siga viviendo en mí
qué puede importarme
si no es de morir que muero
si no es de tanta vida que habita sobre mi vida
Cómo apresarla
cómo visitar al tiempo
si he tratado de decir el encuentro posible
si he tratado hasta de doblegar mi palabra 
y todos mis maestros son ahora cenizas
pero tal como soy
atravieso la imagen de mi casa
y solo es un muro que sostiene la tarde
pero oigan los que oyen…
todo comienza cuando todo está perdido.

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video