Hoy desayuné unas palabras muy interesantes en cuanto a lo sucedido con Melina Romero, la chica que desapareció a la salida de un boliche y nunca más fue vista.
Melina era una piba como cualquier otra, según lo que escuchamos de ella: le gustaba salir a bailar, le gustaba usar las redes sociales, levantarse tarde y faltar al colegio. A todos nos gusta un poco todo eso, no me parece un justificativo para merecer una muerte injusta.
A Melina la metieron en la bolsa de las putitas, las trolitas que salen a bailar y se van con cualquiera, como a la mayoría de nosotras. Era una piba como cualquier otra, no merecía lo que le pasó.
Según los medios se negó a una propuesta de sexo grupal, lo que me parece fantástico. No le pareció muy fantástico a los hijos de puta que tomaron su negativa y la convirtieron en razón de su muerte.
«Mi hijo no es asesino» dicen siempre las madres de los asesinos, sin poder razonar que, si tu hijo tiene este tipo de pensamientos, no te lo va a decir como quien le dice a su madre ser gay, por ejemplo.
«Mamá, quiero matar a la chica que no quiere estar conmigo» no va a pasar jamás.
Así como le tocó a ella, le tocó a muchas otras, y lamentablemente (y duele asimilarlo) va a seguir pasando. Es terrorífico pensar que mañana te puede pasar a vos, o a tu amiga, hermana. Tu respuesta negativa puede llegar a ser la razón de tu muerte, tu vestimenta puede llegar a serlo, quizás tu vida privada, te matan porque sos una putita.
A lo lejos se escucha que todos los hombres no son iguales, que esto también le pasa a ellos, pero son los menos. Violencia no es matar o golpear a alguien, violencia es faltarle el respeto a una persona porque su vida no te parece correcta, porque su vida no es como la tuya. Tenemos que asimilar esto: la violencia no es sólo física.
A veces me parece que estamos destinadas al dolor, a ser el objeto con el que te sacas las broncas, estamos acá para que vos hagas de nosotras lo que tenés ganas, porque al parecer sos dueño de nuestras vidas y podés hacer lo que quieras con ellas. No, esto tiene que parar.
Pedile a tu hija que por favor tenga cuidado cuando salga, educá a tu hijo, enseñale a respetar las vidas de las personas, no uses palabras de odio frente a él, los chicos adquieren cosas de los padres, dales el ejemplo.
Están jugando con la vida de las personas, esto es como cuando dejabas al Sim ahogarse en la pileta sin escalera para salir, pero sin la gracia.
Necesitamos luchar para que esto pare, quiero dejar de ver femicidios en los noticieros, quiero salir a la calle sin miedo, quiero que ninguna sienta esto, vivir tiene que dejar de ser terror constante.

La gente que vive diciendo “ah, pero era re trolita, por eso le pasó ésto” sepan que me dan asco y que nada justifica un asesinato y/o violación. Por gente como ustedes, a quienes les enseñaron a tener miedo y reprimirse pasan estas cosas, porque cada vez que una chica sale a divertirse o se viste de determinada forma “se la buscó”. ¿Acaso no les enseñaron que no significa no?, ¿Que está mal violar y/o matar? ¿A respetar a las mujeres? por supuesto que no porque cada semana, cuando aparece otra chica más muerta o, en su defecto, desaparece, prefieren preocuparse por la vida de la victima (si, victima) y justifican de alguna u otra forma el delito.
Creo que no hace falta decir que ésto es la prueba más evidente de que todavía vivimos en una sociedad misógina, una sociedad que odia tanto a las mujeres que elije culparlas.
Lo dije varias veces y vuelvo a repetir, me parece que en lugar de culpar a las victimas deberíamos enseñar a respetar y no abusar y que no significa no.

Escribir algo cortito porque la distraccion le gana al lector.

Si es algo de sexo mejor porque la cabecita no nos da para algo elaborado.

Mejor si sos mujer y das impresion de trolita.

La sociedad machista siempre condena a las víctimas por ser “trolitas” “ellas se lo buscaron”.
La sociedad nos estigmatiza y se nos castiga a las mujeres por como nos vestimos o con quien andamos…
Pero nadie les enseña a los hombres a no violar, no golpear, no matar y que no son dueños del cuerpo ni de la vida de ninguna mujer, tenga la vida que tenga o se vista como se vista.
En 2013, Aproximadamente cada 30 hs murio una mujer por violencia de género en Argentina.
A quien hay que culpar? Van a dar muchas vueltas para reconocerlo? Las mismas mujeres somos cómplices muchas veces de esta violencia sexista.

Nadie es dueño de nuestros cuerpos, vidas o úteros.

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video