—No tienes porqué destruir tu vida.
—Lo sé.
—Esto no dice nada sobre ti. No fue tu culpa.
—Lo sé.
—No hiciste nada malo. Un imbécil te lastimó. Eso es todo.
—Lo sé.
—¿Estas preocupada de no poder volver a confiar en los hombres?
—No.
—Estadísticamente, siempre está la posibilidad de que suceda. El hecho de que sucedió no cambia nada. El mundo no apesta más hoy, de lo que apestó ayer.
—Ya sé todo eso.
—Bueno, ¿entonces qué quieres que te diga?
—Nada. Sólo quiero hablar.
—De nada. Si no hablamos de nada, nada va a cambiar.
—Puede que lo haga.
—¿Cómo?
—Tiempo. El tiempo lo cambia todo.
—Es lo que la gente dice. No es verdad. Haciendo cosas, cambias las cosas. No haciendo cosas dejas las cosas exactamente como estaban.
—  S03E12 - House M.D.
Entonces el Señor le dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad.
Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios.
— 

Hechos 18:9-11

Estoy con el autoestima por los suelos, cada vez que me miro al espejo me digo que soy horrenda. No me gusta nada de mi. Cuando bromean sobre algun defecto mio me limito a sonreir simulo que todo me lo tomo a modo de broma pero en el fondo me mata. Soy timida y callada,“mis amigas” siempre hablan entre ellas yo solo estoy ahí observando pero no me necesitan lo más minimo, aveces pienso que si yo no estuviera nadie me extrañaría porque nunca marqué la diferencia de estar y no estar. Solo soy una más que hace presencia, que no habla, que no rie porque odio mi risa y cuando lo hago siempre pero siempre me cubro la boca. Me pregunto... Si un día me voy... ¿quien me extrañaría? Y si alguien lo hace ¿En cuanto tiempo olvidaría que alguna vez existí?