susurrando

—El secreto es —digo susurrando directo en su oído—, que el nuestro fue el mejor beso de toda mi vida.
—  Si no despierto-Lauren Oliver
youtube
Ansío que llegue el día en el que alguien me miré a los ojos y me diga "Se que no estas bien, lo se, y lo siento. Pero todo va a estar bien, lo prometo, va a estar Bien porque yo estaré contigo, para lo que necesites. Cuando te despiertes a las 2 am luego de una pesadilla y no puedas dormir, cuando te duermas llorando porque has tenido un mal día, cuando te sientas tan pequeña que quieras desaparecer, voy a estar allí, arropandote en la seguridad de mis brazos y susurrando a tu oído que todo va a estar bien. Por qué lo hará, todo va a estar bien".
instagram

#Suave, #Despacio,
Por #Tu #Pelo_Lacio,
#Yo iré #Navegando,
#Tu_Piel #Besando…
Y #Susurrando con #Mi_Voz,
Te voy #Diciendo al #Oído,
Que hoy #Seremos más que #Amigos,
#Tocándonos…
Y #Recorriendo por #Tu_Ser,
#Extremeciéndote #Mujer,
#Hoy nos #Vamos a #Conocer, #Amándonos…

•••ツBy: M’S'√ ﺕ.ツ

youtube

Susurrando - Juan Rivas

Si escucho esto automáticamente vuelvo a tener 15 años.

¿A alguien más le pasa?

Cap. 2015 pág. 110 de 365

Algo de mí celebra hoy nuestra coincidencia,
y sonríe amargamente,
y se emociona al recordar los días que fuimos
nosotros.
Algo me arde a decir tu nombre,
y se humedecen mis ojos al saber que quizás
ya no hay caminos,
que anoche me soltaste.
Algo me sigue susurrando tus te amos,
y me eriza la piel del alma,
y detengo el tiempo en aquel abrazos,
en el que alguna vez nos encontramos.
Algo me lleva a ti a extenderte la manos,
a escribir sobre lo que siento,
a perdonarnos y recomenzar desde aquí.
Algo en mí te espera,
con los brazos abiertos
en el mismo cielo,
en el nuestro.

Miedo - Rubelangel

Narra Rubius:

-Mangel…-Susurre mientras le picaba el brazo en un intento de despertarlo-…-Nada, comencé a agitarlo, no fuerte, obviamente.

-¿Rubiuh?- Pregunto atontado mientras se frotaba los ojos-¿Qué pasa?

-Te-engo miedo-Dije mirando al suelo, tímido.

-Ahh…-Dijo suspirando-Anda, ven aquí-Dijo haciendo un hueco al lado donde estaba más cerca.

-Gracias Mangel…-Dije susurrando mientras me recostaba y le daba la espalda

-De nada Rubiuh
Después de un rato seguía sin poder dormir ¿Por? Bueno, solo digamos que no fue la mejor idea del mundo jugar a eso…es que soy tonto…pero bueno
-Mmmhh- Mangel hizo un ruido y…¿Me abrazo?..

.-Mangel…-Dije un poco incómodo

-¿Qué pasa? ¿Te molesta?-

-No- Respondí sincero -De hecho…me gusta-Respondí apenado pero…¿Feliz?

Seguía sin poder dormir…ahh Puta Bida, de repente sentí como Mangel colocaba su cabeza sobré mi hombro, sentía su respiración, lo cual me relajaba… Noté que se durmió, ¿Y yo?  Después…
———————————————

Novelaen Wattpad: Drabbles YT

Mi Watpad: @MarielaGames-yt

El secreto de las gemelas.

vale-navia:

Tatiana y Ludmila son lituanas, gemelas y pelirrojas. En Vilnius, la capital de su país, todos las conocen.

Desde el primer instante en el que fueron engendradas, están juntas. Pero no es el amor mutuo lo que las une.

De pequeñas, jugaban siempre solas. Muchos trataron de presentarles a otros niños.

Tatiana y Ludmila estaban siempre susurrando secretos entre sí, hablaban de lugares mágicos a los que nadie, excepto ellas, podía acceder.

Cuevas, árboles, armarios.

Todos pensaban que al llegar la adolescencia, las jóvenes querrían diferenciarse entre ellas.

Pero la unión entre las hermanas se hacía cada vez más fuerte, y la preocupación de sus familiares aumentó.

“Hijas, ¿por qué no os ponéis guapas y salís a pasear? Seguro que hay chicos que quieren conoceros”, les dijo un día su madre.

“Sólo somos bellas mirándonos la una a la otra. Somos nuestro espejito”, contestó Tatiana.

Eran tan presumidas como para olvidar su propia individualidad?

Las gemelas habían enloquecido. Su madre lo comprendió el día en que encargaron la confección de un vestido en el que cupieran juntas.

“Mira, mamá, ¿qué hay más bello que dos gotas de zumo de zanahoria?”, rió Tatiana.

“¿Es que no lo ves, Tatiana? ¿Es que no te ves? ¡Estás sola! ¡Siempre lo has estado!”, lloró la madre.

Por primera vez en su vida la joven sintió que su hermana no estaba a su lado, que nadie llenaba la otra manga del vestido blanco: “Ludmila, ¿dónde estás?”.

Tatiana se quitó el vestido y deambuló desnuda por casa, buscando a su hermana.

Se sentía mareada, no oía a su madre, a nadie. De pronto, vio un papel que brillaba en la mesa del salón.

“Tatiana Brazauskas. Trastorno agudo del espectro autista y esquizofrenia paranoide”.

Había algo escrito a mano: “Cree que tiene una hermana gemela desde que nació”.

Imagina que una parte de ti es ficticia. Y que todos lo saben menos tú

youtube

OMG OMG OMG T.T Al final me la pase susurrando “kiss him kiss him kiss him” xD kaoxnsilqns My feels~~ im-a-lonely-astronaut

El secreto de las gemelas.

Tatiana y Ludmila son lituanas, gemelas y pelirrojas. En Vilnius, la capital de su país, todos las conocen.

Desde el primer instante en el que fueron engendradas, están juntas. Pero no es el amor mutuo lo que las une.

De pequeñas, jugaban siempre solas. Muchos trataron de presentarles a otros niños.

Tatiana y Ludmila estaban siempre susurrando secretos entre sí, hablaban de lugares mágicos a los que nadie, excepto ellas, podía acceder.

Cuevas, árboles, armarios.

Todos pensaban que al llegar la adolescencia, las jóvenes querrían diferenciarse entre ellas.

Pero la unión entre las hermanas se hacía cada vez más fuerte, y la preocupación de sus familiares aumentó.

“Hijas, ¿por qué no os ponéis guapas y salís a pasear? Seguro que hay chicos que quieren conoceros”, les dijo un día su madre.

“Sólo somos bellas mirándonos la una a la otra. Somos nuestro espejito”, contestó Tatiana.

Eran tan presumidas como para olvidar su propia individualidad?

Las gemelas habían enloquecido. Su madre lo comprendió el día en que encargaron la confección de un vestido en el que cupieran juntas.

“Mira, mamá, ¿qué hay más bello que dos gotas de zumo de zanahoria?”, rió Tatiana.

“¿Es que no lo ves, Tatiana? ¿Es que no te ves? ¡Estás sola! ¡Siempre lo has estado!”, lloró la madre.

Por primera vez en su vida la joven sintió que su hermana no estaba a su lado, que nadie llenaba la otra manga del vestido blanco: “Ludmila, ¿dónde estás?”.

Tatiana se quitó el vestido y deambuló desnuda por casa, buscando a su hermana.

Se sentía mareada, no oía a su madre, a nadie. De pronto, vio un papel que brillaba en la mesa del salón.

“Tatiana Brazauskas. Trastorno agudo del espectro autista y esquizofrenia paranoide”.

Había algo escrito a mano: “Cree que tiene una hermana gemela desde que nació”.


Imagina que una parte de ti es ficticia. Y que todos lo saben menos tu.