sueños

Algunas mujeres  buscan seguir hombres, otras buscan seguir sus sueños. Si te estás preguntando cuál de los dos caminos seguir, recuerda que tus sueños nunca se van a despertar una mañana y te dirán que ya no te quieren.
¿Sabes qué? Te resumo todo en un profundo y real: te quiero.

¿Sabes qué? Me gustan los chistes tontos que cuentas. Me enamora tu tranquilidad y sobre todo esa sencillez que tienes al explicarme las cosas más obvias, pero que aún así a veces no entiendo. Eres tan diferente a mí y a la vez tan igual que agradezco al tiempo el haberte conocido. Tienes un pasatiempo que me haría observarte por horas. Coleccionas unas cosas que otro ser humano no haría y tienes esa manía de curvar los labios… o la forma en que me miras fijamente… ¡Y tu aroma! Ese aroma que enciende mis sentidos y en donde debo pensar “firmeza” para no girar y abalanzarme sobre ti como una leona.

¿Sabes qué? Cuando caminas a mi lado soy la mujer más vulnerable e irónicamente la más protegida al mismo tiempo. Cuando caminas a mi lado y, de pronto, me rozas, cada sencillo toque me arde y se queda grabado en mi piel.

¿Sabes qué? Cuando te me acercas más de la cuenta nunca dejo de ponerme nerviosa, sólo que paso saliva y me concentro en aparentar control, pero por dentro soy un mar en caos que explota de ansias porque el sol salga con algún beso tuyo.

¿Sabes qué? Me gusta como pronuncias mi nombre y es que tu voz es varonil, grave y pacífica. Tienes el poder de hacer que mi espíritu indomable se embelese y siempre desee más de ti.

¿Sabes qué? Me gusta, me encanta y me fascina el hecho de que existas; pero aún más, amo que tu camino se haya cruzado con el mío porque eres un mundo interesante y maravilloso. Eres un mundo que ansío conquistar con todo el amor que mi ser alberga.

¿Sabes qué? Estoy segura de que mi propio mundo te hará feliz porque yo soy la mujer especial de tu vida.

¿Sabes qué? Te resumo todo en un profundo y real: te quiero.  

DDC