si-tu-me-dices-ven-lo-dejo-todo-pero-dime-ven

Toda pareja tiene su código de discutir, de hacer el amor, de perdonarse y hasta de reprochar las cosas al otro.
— 
Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven, Albert Espinosa (via juntos-en-secreto)

¿Por qué no vienes a Capri? Debes conocer al Izan que creamos de un soplido, al faro preferido de un hombre que amaba a mujeres que manejaban ruletas y maniquíes que dominaban corazones, el subterráneo de piedra donde se revelan perlas y diamantes y se construyen sacos con retazos de vida y también a una increíble mujer centenaria que opina que “Si tu me dices ven, lo dejo todo… pero dime ven”.

—¿Qué es estar vivo? —me preguntó.
Odio cuando te hacen preguntas que sabes que son
absurdas o que tienen trampa o que son incontestables. No
contesté.
—Estar vivo es… dar vida —se respondió a sí mismo—.
Dar vida a los que te rodean. Cualquier cosa que dé vida está
viva, recuérdelo. Imagínate las vidas que han salvado esos
faros, las vidas que han evitado que se hundan en la mar…
—  SI TU ME DICES VEN LO DEJO TODO… PERO DIME VEN- De Albert Espenosa.
Siempre he creído que las personas mas importantes de nuestra vida todavía no las hemos conocido. Y como no existen, no nos preocupamos por si el coche las ha dejado tiradas, si se les ha muerto un ser querido, si están tristes o si les han abandonado.
No existen aún en nuestro mundo y, por ello, su tristeza y nuestra felicidad no nos pertenecen y no nos afectan…Hasta el día en que los conocemos y nos ponen al día de su mundo.
—  Si tu me dices ven lo dejo todo, pero dime ven- Alberto Espinosa