sentarme

Palabras a un amor mientras olvido

Nuestro amor fue una hamaca, transcurrió el tiempo, fue estar clavados y tomar impulso, no llegamos alto, pero si que fue divertido, ir hacia adelante y querer pellizcar el cielo, quedarnos con un pedacito de él, tomarnos las manos, volver con la inercia de nuestros sueños, todos los sueños te tiran un poco hacía atrás porque necesitan espacio para crecer. 

Volvíamos en ese vaivén en el aire, flexionando las piernas y el alma para darle más velocidad, como un acto inocente de nuestra infancia, eso fue, escucharte y tener diez años, volver a los juegos… querer jugar a la popa con los besos, a las escondidas con los sueños. 

Mientras te olvido, quiero que sepas que nunca fue aburrido, porque para olvidarte tengo que recordarte completamente, sentarme a ver absolutamente todo lo que hicimos y pasamos, cada pequeño detalle, los buenos días y las buenas noches, los insomnios y el dormir en paz después de sentirte cerca a la distancia, no podes olvidar si no sabes que estas olvidando, si no recordas todo lo que queres realmente olvidar, no te volveré a ver ni aún cerrando los ojos, es limpiarme por dentro un poco. 

Mientras te olvido te estoy queriendo para no quererte después, mientras te olvido me estoy perdiendo para no encontrarte después

Un privilegio ver las piernas de tu alma, los pechos de tu esencia, el sonido de tus besos como sueños, como lluvia y como sol, que… ya no cuento nada más de nosotros, los sucesos son así, resplandecen, el brillo no se les va nunca pero uno deja de mirar.