Y ella aprendió que sola podía brillar y sonreírle, con todo su corazón, al mundo. Y ella se dio cuenta que así era, realmente, feliz. Agradeció que a pesar de la caída, no se dejó derrumbar si no que se obligó a salir adelante y reconoció que aún le faltaba, y mucho, por crecer. Ella recordó que no necesitaba de alguien para ser feliz, ella supo que estaba dispuesta a aceptar querer a esa persona especial. Ella había madurado y no tenía ningún apuro. Ella era feliz.
—  Muy feliz nwn
Me gusta una persona distinta a las demás, una persona que logra en mi una seguridad y felicidad casi infinita. En serio me gusta, me gusta cuando me abraza con tanta fuerza que logra juntar mis pedazos rotos, me gusta cuando me besa la frente porqué así intenta borrar de mi los malos recuerdos del pasado, me gusta cuando me dice lo importante que somos, me gusta cuando me recuerda que soy su razón para estar en redes, me gusta cuando acaricia mis mejillas con suavidad, me gusta cuando se acerca a mi oído y susurra que me quiere, me gusta cuando me toma por la cintura, me gusta cuando me mira e instantáneamente sonríe, me gusta cuando se ruboriza, me gusta cuando no logra disimular sus celos, me gusta cuando logro sentir su respiración a milímetros de mi cuerpo, me gusta cuando me toma la mano, me gusta cuando me silencia con cortos, suaves y perfectos besos. Me gusta, me gusta mucho, me gusta la sensación de sus labios en los míos. Me gusta de la manera en la que nunca nadie logro gustarme, me gusta cada parte de su ser, juro que podría soportar sus demonios y temores, porqué me gusta; me gusta mucho.
Siempre tenemos esa necesidad de confiar en alguien. De tener a una persona con la cual te sientas seguro con ella, y saber que pase lo que pase siempre va a estar ahí para ti, para apoyarte en lo bueno y en lo no tan bueno, para sacarte tus mejores sonrisas en tus peores momentos, y que espera recibir lo mismo de tu parte. Mi problema es que soy de esas personas que quieren darlo todo aunque no reciben lo que esperan recibir a cambio, que se siente desperdiciada o poco querida, poco importante para las personas que a mi realmente me importan. Y aunque me digan que sé que siempre puedo contar con ellos, todos sabemos que no va a ser así, por experiencia, porque yo intento estar ahí para ellos cuando las pasan perras y en sus momentos más buenos, porque sé solo con mirar sus ojos que les pasa algo malo; sin embargo, cuando los necesito nunca están a mi lado, siempre tienen cosas más importantes antes que estar pendientes de mi, pero soy tan tonta que aún así no los voy a dejar solos, porque sé lo que es sentirse así, y no veo razonable que una persona tenga que pasar por eso. Y quizá sea una paranoia mía, y que sea todo culpa de las hormonas, la adolescencia.. etc, pero así, a la larga, te empieza a dar igual todo, y no confías en nadie, ni cuentas con nadie para nada. Porque sientes que te fallan una, y otra, y otra vez, pero de buena soy tonta, y aunque no lo exprese yo me doy cuenta de las cosas que pasan a mi alrededor, pero lo ignoro para no caer. Y así día tras día.
Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video