image

allofthefallen replied to your post: if you don’t think i’m a cute robot bo…

You are the cutest robot boy

image

robaras replied to your post: if you don’t think i’m a cute robot bo…

youre not a cute robot boy, youre /the/ cute robot boy

i know i made that post hours ago but ive been smiling like the entire day at these replies because im lame but thank you omg u//w//u

Los diez mandamientos de #ApocalipsisMinecraft- by: Willy y Vege
  1. No robaras madera a tu vecino
  2. No mataras a tu vecino
  3. La tortuga de tu vecino es sagrada
  4. Las serpientes no son sagradas
  5. Acepta el techo de tu vecino
  6. Nunca guardes la cola a tu vecino
  7. En caso de que olvides la regla nº1 aplique la regla numero 2
  8. En caso de que tu vecino encuentre un cubo de diamante no lo gastes es una pechera
  9. Aguantaras a tu compañero por sobre todas las cosas 
  10. Nunca pierdas la paciencia porque la serie se puede acabar

V: Luego de la serie después Willy me dice… “Pues Vegetta, yo no se enserio como me aguantas y tal, que buena gente eres. Te quiero.

Ep.14 #ApocalipsisMinecraft Tmp. 1 

-

Estaba andando por ahí, y me encontré con esto…

Que tiempos :’D

Lección sobre los amigos.

.

.

Pareja: LawxNami

Temática: U.A. Escolar

Categoría: Romance/humor.

One Piece es propiedad de Eiichiro Oda.

.

.

Los pasillos de la renombrada preparatoria Norland se encontraban tétricamente vacíos.  Tal fenómeno antinatural era consecuencia de que los exámenes estaban por iniciar al día siguiente. Así que presas del pánico, los estudiantes se encontraban atiborrando cualquier espacio disponible para estudiar.

A causa de esto, Trafalgar Law se encontraba secuestrado por sus dos mejores amigos en la saturada biblioteca. Odiaba estar en tal posición, pero después de que Kidd le robara las llaves de su casa, no le quedo más opción que ayudarles. Con un suspiro irritado, trato de ignorar algunos lamentos de frustración y risas que arruinaban la calma de la biblioteca.

Comúnmente le agradaba estar en la biblioteca, la atmosfera silenciosa y serena era un bálsamo para un día rodeado de compañeros de aula ruidosos, en especial de Monkey D. Luffy, su vecino de banca. En los últimos días, el chico se había empeñado en que se uniera a su grupo de amigos para una fiesta de karaoke y al equipo de baloncesto. De alguna manera, parecía inmune a sus negativas.

-¿Dónde te sentaras en el examen del profesor Vegapunk?- Pregunto Kidd a su lado sacándolo de sus pensamientos.

-No te pasare las respuestas- Contesto Law con fastidio.

-¡Oye! Que yo deje que copiaras mis respuestas en la clase del profesor Aokiji- Respondió el pelirrojo de mal humor cerrando con fuerza su libreta sobre la mesa.

-Dejar que vea tus respuestas para corregirlas no es ayuda.

-¡¿Pueden callarse?!- Pregunto exasperada Bonney.

-¿Por qué te enojas? Ni sacrificando una virgen a Enel pasas ese examen- Dijo Kidd con burla lo que desencadeno una pelea que Law prefirió ignorar. Distraídamente observo a su alrededor, notando que además de que no había silla disponible en toda la biblioteca, el mayor ruido provenía de la mesa más alejada frente a él.

Los reconoció al instante. Monkey D. Luffy y sus amigos abarcaban dos mesas en lo que parecía una sesión especial de estudios. Observo como una chica pelinegra le explicaba con una sonrisa amable a un rubio mientras que Luffy dormitaba cubriendo su rostro con un libro que se suponía debía estudiar. Los demás integrantes charlaban animadamente y solo una persona lucia totalmente concentrada en sus labores. Nami, la pelirroja presidenta del comité escolar.

La conocía desde el inicio de la preparatoria, sin embargo, no fue hasta el actual curso que empezó a compartir un par de clases con ella. De inicio le pareció una mujer manipuladora y algo descarada. Sin embargo, después de verse obligado a realizar trabajos en grupo con ella, su trato empezó a ser más cordial hasta llegar al punto en que podían hablar de temas interesantes de manera fluida, saludarse en los pasillos y esporádicamente hacerla reír; aunque aún desconocía que era lo que provocaba risa en la chica.

El constante contacto le hizo reconocer que no solo era manipuladora y descarada, también era amable, inteligente y noble, especialmente con sus amigos.

-Si no la invitas a salir, juro que quemare tu colección de sombreros-Dijo la peli rosa cerrando su libro.

-Eso no es amenaza, sería un favor-murmuro Kidd que parecía haber cambiado sus apuntes por el celular.

Law rio levemente.

No empieces- Dijo bajando la mirada a sus apuntes.

-Llevas todo el año barriendo el piso por ella, eso sin hablar de la sonrisa estúpida que pones cuando hablas con ella- siguió Bonney.

Law la miro ofendido. ¡Él no reía de forma estúpida!

-Amigo, esta vez no tienes como defenderte- Dijo Kidd-. Además, si no te animas pronto tal vez yo si lo haga.

Sin saber por qué, Law le dirigió una mirada feroz a su amigo.

Fastidiado de ser el centro de burlas tomo sus cosas, se puso de pie y se dirigió a la salida dejando atrás las risas poco discretas.

Menos mal que eran amigos.

Salió de la biblioteca pero no avanzó mucho antes de que una familiar voz  le detuviera.

-¡Trafalgar!-Le llamo Nami deteniéndose frente a el-. Vaya que caminas rápido, apenas pude alcanzarte.

Law solo la observo en silencio sin saber realmente que debía contestar, ¿Lo siento?, ¿No es mi culpa que seas baja?, su instinto le decía que no eran buenas respuestas.

-En fin, vine a entregarte esto- Dijo Nami con una sonrisa extendiéndole un grueso tomo de ciencias biológicas. El moreno lo tomo recordando que hace un par de días le había ofrecido prestárselo después de una clase donde ella se quejaba del poco material disponible en la biblioteca.

-¿Te fue de ayuda?- Pregunto genuinamente interesado.

-Bastante, me ayudo el alto nivel de detalle en el sistema vascular de las plantas-Dijo Nami.

-Eso no vendrá en el examen -Dijo Law observándola fijamente.

-Lo sé, pero últimamente Robin me ha contagiado parte de sus costumbres así que termine leyendo sobre el tema.

En ese momento sonó el timbre que marcaba el fin del descanso, así que debían regresar a clases.

Nami sonrió agradeciendo de nuevo por el libro y se despidió, emprendiendo camino hacia sus clases.

Trafalgar observo como más de un chico giraba su vista al verla pasar.

Frunció el ceño y llevo una mano a su rostro.

Tal vez sus amigos tenían razón.

Estaba jodido.

Continua: Enlance.

Plegaria

Todos pensaban que dormía y no amaba, pues ella siempre paciente en el silencio contemplaba. Contemplaba la vida que pasaba y vivía enamorada, soñaba despierta con ilusiones y perdida en el horizonte viajaba.

Cada una de sus acciones apuntaba a que solo a él amaba, y dispuso los ojos llenos de esperanza sobre lo que nadie más esperaba.

Inocente camino, determinada a lograr alcanzar su sueño de niña encaprichada, pero lo que nunca espero es que otro su corazón robara.

Arrebato todo cuanto ella imagino diferente, y por más que quiso ser su amiga el con dulzura la conquistaba.

No como capricho el insistía, si no más porque sabía que ella a él lo necesitaba.

Y entre versos y canciones la verdad revelaba.

Cómo ola que nace del mar sin avisar el su costa invadió hasta arrastrarla.

Arrastrarla a esa verdad que por soñar ella ignoraba, ignoraba que el por ella en silencio se desangraba, desangraba de amor y a gritos de silencio sus besos clamaba.

Llego ese día de verdad y aun sabiendo que el moría por ella, ella a otro confeso que amaba.

Insistiendo el clamaba abre los ojos mi amor y levanta la cara, mira que a tu lado siempre ha estado el que de verdad te ama.

—❤ De Mi Poeta. C.I.V.A.

Un cuento de despedida.

Quizás deba empezar a escribir, necesito despedirme del amor más grande de mis 22 años.

Mi historia tiene altos y bajos, pero más que nada tiene Sonrisas, un protagonista de hermosa sonrisa… Sonrisas y un final no tan feliz.

Estoy lista para comenzar…

Era jueves, 4 de enero del año 2012. Ya había pasado casi un año entero desde que estaba sola y sinceramente no estaba en mis planes toparme con alguien, que se robara mis pensamientos y mi corazón, como lo hizo él.  

Lo vi por primera vez, salir del metro, en el lugar que habíamos acordado. Jamás pensé que su sonrisa hiciera que un escalofrió me recorriera, llego a mis huesos y mi corazón. En ese momento pensé, que él tenía los ojos más maravillosos que me hubiesen mirado en la vida. Era un poco más alto que yo, su cabello corto con toques de gel, ojos castaños claros, los ojos más expresivos que había visto, que con el tiempo aprendí a descifrarlos, todo dependía del color que estos tuvieran, Almendra: Normal – Café oscuro: Seriedad – Casi verdes: Felicidad, con un brillo especial. – Pardos: Recién había llorado y tenía mucha tristeza (odiaba este color, odiaba la expresión de su rostro cuando sus ojos se tornaban pardos). Tenía la piel clara y me encantaban sus manos.

Se me acerco y dijo “hola”, le hubiera dado mi vida entera en ese segundo. Después del saludo sonrió… Fui al cielo y volví.

Me levante de mi lugar y caminamos, por fin podía escuchar su voz, sentir su aroma, confirmaba todo lo que pensaba de él, era maravilloso, tal y cual como lo imagine, cada cosa en su lugar. Su voz era ronca cuando él quería, pero cuando no se daba cuenta era más dulce que nada.

Su olor, su perfume, podía reconocer su olor, desde que daba vuelta la esquina de mi casa cada vez que me visitaba, pero más allá de un perfume, era el olor de su piel…

Cada persona tiene su olor en común, quizás por el jabón que usan, o el detergente con el que lavan su ropa. Pero ese olor nos identifica. Todo era perfecto en él. Su forma de ser, la manera en que se reía, como movía sus manos (mi papa me heredo esa fijación, las manos), como movía su cara cuando me hablaba y esas pequeñas sonrisas que se le escapaban cuando lo miraba de reojo.

Aunque realmente en ese momento no me daba cuenta de todo eso, ya que solo pensaba “haría lo que fuera por hacerlo feliz.”

Creo que al momento de escribir esto, note muchos detalles que me enamoraron de él, cada detalle… “

Cada vez que se acercaba, mi cuerpo tiritaba de solo ansias de tocar el suyo, de poder besar cada espacio que estuviera a la vista, y los que no, también. Moría por poder acariciarlo.

Fuimos a comer, lo primero que aprendí de él, Amar la Mostaza. A la mayoría de los hombres les gusta la mostaza, a mi papá le gustaba y no era la gran cosa… Pero creía que en él, era maravilloso  (y de mi madre herede el gusto de ver un hombre comer), verlo comer… mientras más se ensuciase y se echase a la boca, más me llamaba la atención, me encantaba verlo comer. Aunque el día era corto para nosotros, los minutos eran eternos para mí… Luego de comer, nos sentamos en otro lugar a mirarnos. En la fuente de agua del mall, hice mil y un, intentos por acercarme a él (todos fallidos) pero pareciera que el con suerte podía notarme. Busque millones de excusas para tocar su piel, para oler su cuello, para pasar mis dedos entre su pelo (aunque eso le molestaba mucho, a mí me fascinaba) pero nada daba resultado, el día pasaba y el tiempo se nos acababa.

Para no separarme de él, lo acompañe en su camino, en el cual sentía que sería el fin del día y no podría siquiera acercarme a su boca, me mataban las ganas de poder besarlo o de que el intentara tocar mi piel, que me arrebatara las ganas de olvidarlo y que me hiciera suya para siempre.

Hasta que el momento llego, pude sentir la tensión en sus palabras al decirme:

- “ya debo irme”.

Yo pude sentir el miedo en mi interior, el miedo de no haber conquistado sus ojos, he irme por mi camino con los labios vacíos… Hasta que por fin pudo ver mis ojos, los que lo miraban fijamente, rogándole en silencio que por favor me besaras.

Pero cuando menos me lo esperaba, bastaba solo con decirte adiós para que, inconscientemente nuestros labios se encontraran, en el beso más excitante de mi vida, donde ya no era una súplica y era una realidad. Estabas besándome y pude sentir esa calidez que esperaba desde tu piel sobre mi piel. Y desde ese mismo día supe que no podría vivir sin esos besos.

Domingo 14, Septiembre 2014.

Con el pasar del tiempo, aprendí que tarde o temprano a todos nos toca herir o ser heridos.

Nuestra vida juntos tuvo altos y muchos bajos, lágrimas y muchas risas. Me enseño a llegar el cielo con solo tocar mi oblicuo imaginario, que con solo un beso podía llevarme a un pasado y a un futuro a la misma vez. Con el vi hacia adelante y muchas veces hacia atrás, aprendí a caminar con él, el mismo camino y a sonreír con solo un recuerdo. Conocí la playa de la mano y me senté a ver una puesta de sol con el hombre que amaba, a amarnos sobre la parte trasera una camioneta bajo las estrellas y regalarle cada una de ellas.

A caminar bajo la lluvia sin importar que el agua mojara mi pelo con tal de llegar donde estaba el, a tener que esperar días enteros para poder estar entre sus brazos y que podría vivir bajo su cuello.

Aprendí  a escuchar solo su corazón en el silencio de su habitación. Me acostumbre a sus sonidos y sus gestos, a acostumbrarme a que le pegara al teléfono cada vez que cortaba, porque era obsesivo, o que ni siquiera durmiendo pudiera dejar de mover sus pies y tocar la batería imaginariamente, fui su Grupie en su banda de música y quien lo acompañaría hasta el fin del mundo para verlo tocar.

Aprendí a levantarme no solamente cuando él me daba la mano, a escalar sin que me afirmaran la escalera, aprendí de la vida, de ganar y perder. Sobre todo a perder.

Hoy te perdí. Hoy te dejo ir y no me arrepiento.

Un corazón roto no se repara con celos. Solo se repara aceptando que esa persona que amas, ya no es feliz contigo y tiene derecho a serlo con alguien más.

Los defectos son perfectos, para el corazón destinado a amarte.

Si ya no era perfecta para él, era porque su corazón no era el destinado para amarme.  Hay un libro que se llama El fin del Romance de Graham Greene, que en una parte dice:

“Una historia no tiene ni comienzo ni fin: arbitrariamente uno elige el momento de la experiencia desde el cual mira hacia atrás o hacia adelante”.

Ahora él y yo, no tuvimos un comienzo ni un final, solo decidimos mirar adelante en distintas direcciones.

Solo puedo pedirle una cosa: - “Se Feliz”. Que cada decisión que tomes en tu vida, te lleve a la felicidad.

Al terminar de escribir este pequeño cuento, o historia de lo que paso entre nosotros, me doy cuenta que, a pesar de los errores cometidos…

Lo Ame y debo reconocerlo… Le Amo.  

De la forma más pura que he conocido, porque deseo su felicidad por encima de cualquier cosa, porque te mostrare una sonrisa en mis labios cada vez que me hables de ella y que me mantendré de pie, firme, tal como me lo pediste, tal como me lo enseñaste.

Le agradezco cada enseñanza que escribió en mí, por darme la seguridad y la confianza en mí misma, por llenar mis días de te amo y te extraño. Gracias por enseñarme esta forma de amor tan pura que el día de hoy comprendo.

Perdóname por cada error que cometí, jamás engañe a tu cuerpo, ni a tu alma ni menos a tu corazón. Fui tuya cada momento, desde el día que te conocí, hasta el día de hoy, que me despido de ti.

Adiós.

 

Claudio Alberto Nicolas Fernandez Galaz

                         &

Nicole Estefanía Aliste Cea. 

shxtguns said:

“Don’t push me away, you’re my best friend.” (Si se puede Tsu&Enma uvú)

shxtguns

Enma, encorvada en su asiento sobre la escalera y abrazando sus rodillas, entornó los ojos a medida en que estos comenzaron a fallarle: ya no veía tan claro como hace cinco segundos atrás, y un molesto picor lo estaba empujando a juntar sus párpados completamente.

image

Fuera como fuera, dejar que sus mejillas se empañaran solo haría que la ansiedad oscureciera más su semblante y le robara la voz. Luego, era algo que no podía permitirse.

—Tsuna…

«¿Me estás mintiendo?»

Incapaz de seguir, Enma apartó la vista y acercó la mitad inferior de su cara aún más hacia sus rodillas. ¿De verdad Tsuna la consideraba, siquiera, amiga suya? ¿o se trataba solo de un gesto de empatía de parte de quien entendía lo que era ser una perdedora, como ella?

Bueno creo que es de mis momentos en los que,me siento con ganas de escribir..
Mi dia ha estado medio raro,como siiempre,odie a muchas personas. Es mas,le dije a mi compañero de banco que es el chico que me gusta llamado Agustin que odiabaa a todos y que todos me caian mal,en cierto momento fue desesperante,muy maacabro(?
En fin.. Sali mas temprano hoy por que falto una profesora y me fui con el chico que me gusta y otro chico mas compañero de clase que a su vez es mi vecino,El chico que me gusta corrio el colectivo,y tipo no me saludó,no le daba el tiempo ,lo entiendo..
Asi que nos quedamos con mi vecino en la parada, Y alli me dijo que debia activar con el chico que me gusta por que hay 2 zorras en la clase que pueden ganarme de mano..
Me dijo que le robara el beso.. pero ,no puedo,simplemente no puedo ser como todas las pinches putas de hoy en dia. Me siento de la prehistoria y tengo 16 años! Yo prefiero hablar las cosas,nose,mañana,haber quizas me anime,va no me queda de otra que hablar,por que ya se terminan las clases y no lo vere mas.. Tampoco es que quiera seguirlo viendo pero ya,escribire una carta primero,no para que la lea ahora,sino para que la lea en algun momento de su vida!
Espero que todo funcione y marche bien.
Buenas noches a todos.

carolinalombardimd said:

[text]: Algo me dice que tu me robaras los suspiros a mi.... Estoy afuera de tu habitación.

Catherine intentó no reír a carcajadas después de leer el Mensaje. Negó con la cabeza sonriente mientras se miraba en el espejo. Contestó

[text] Pues no tendré problemas en transformarme en una ladrona de suspiros si te los robo a tí, hahaha. Saldré en un minuto.

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video