pisos-altos

Zombie Philosophy inc.

La librería tenía unos tres pisos de alto y una azotea con lo que parecía ser un invernadero sobre ella. Se apretujaba entre los otros edificios de aspecto destartalado de aquella calle y en realidad no destacaba mucho, a excepción del peculiar nombre grabado en su letrero y de las portadas con imágenes lúgubres que se exhibían en las dos pequeñas vidrieras de en frente.

Era recién pasado el mediodía, momento en que las aceras solían estar más atiborradas de peatones y el sitio daba la impresión de ser más pequeño y ajetreado que de costumbre. Un par de muchachos castaños se abrían paso entre el flujo de gente hacia la puerta de la librería, de regreso a su trabajo. Ninguno de los dos lo hacía exactamente con ánimos, pero mucho menos la más joven. Erika levantaba aún el vaso desechable lleno a la mitad de café negro que había pedido con su almuerzo, intentando que nadie lo tropezara y profiriendo gruñidos cada vez que recibía un pequeño empujón de otro transeúnte. Abael mordisqueaba lo que quedaba de una dona con glaseado rosa y parecía perdido en otra dimensión, una donde no tenía que pasar las siguientes horas organizando la mercancía en los estantes.

Finalmente entraron a la tienda a través de una puerta de cedro con ventana y una campanilla sonó. Erika suspiró, dio otro sorbo al vaso y enfiló hacia la caja registradora.

— Volvimos  — avisó en tono moribundo, por si alguno de los dueños estaba cerca.

— Trajimos un postre, pero creo que en algún momento me lo… acabé todo… —  añadió Abael tras su hermana, con la boca todavía algo llena y haciendo bola una bolsa de papel.

En Estados Unidos, cada vez que te internan en un
hospital, colocan en tu muñeca, una pulsera
blanca con tu nombre, para poder identificarte.
Sin embargo, existen otras pulseras de colores
diferentes, que simbolizan otras cosas. Por
ejemplo, las pulseras negras son colocadas en las muñecas de las personas que acaban de fallecer.
Mi tía me platicaba de un cirujano que trabajaba
en el turno de la noche en una escuela-hospital.
El acababa de terminar una operación e iba en
camino hacia el sótano. Entro en el elevador, y
había otra persona con él. Casualmente se puso a platicar con la mujer sobre tonterías, mientras el
elevador descendía. Cuando la puerta del
elevador se abrió, vio que otra mujer estaba a
punto de entrar, y entonces el doctor, de manera
precipitada apretó el botón para cerrar la puerta, y
presiono rápidamente el botón hasta el piso más alto. Sorprendida, la mujer regaño al doctor por
su descortesía al no permitir subir a la otra mujer
al elevador. El Doctor dijo: “ Esa es la mujer que
acabo de operar. Murió durante la operación… No
viste la pulsera negra que estaba utilizando?” La
mujer sonrió, levanto su brazo y dijo: “Una pulsera como esta?”

La ventana indiscreta

La ventana de mi cocina ofrece una vista espectacular, un muro ciego de unos 20 metros de ancho por 8 pisos de alto. Supongo que el hecho de que el muro no tenga ventanas obedece a una de esas ordenanzas que te dejan construir hasta el límite exacto de tu terreno, pero entonces no te permiten tener vista al terreno del vecino porque invades su privacidad o algo así. El punto es que, cada vez que voy a cocinar, o a hacerme un café (y esto último es tres o cuatro veces al día), me encuentro con ese gigantesco muro. En mi calle no vive ningún niño (en todo el vecindario los pocos que hay son hijos de los dueños de algún local comercial, que al final del día se van de regreso a sus vecindarios), no es éste un sector familiar, casi todos los que viven son oficinistas, o estudiantes que vienen de otras ciudades, en mi edificio, y en el edificio del muro ciego, ése es el perfil de todos los inquilinos. Hay una cosa y es que los sábados y domingos uno los ve, a los jóvenes vecinos, aun vestidos con la ropa de la fiesta de la noche anterior, desperezándose en la mezzanina del muro ciego, intentando tomar el poco sol que sale en una ciudad lluviosa como ésta, recuerdo una vez que salió una muchacha muy bonita, y se sentó a hablar por teléfono un rato largo (alcancé a preparar todo mi almuerzo mientras ella hablaba), estábamos muy cerca y cuando se dio cuenta de que la miraba estuve tentado de hablarle, pero cuando colgó yo ya me estaba sirviendo la comida. Ultimamente, el que aparece es un tipo, todos los días, y tiene largas conversaciones por el teléfono, camina de un lado a otro del muro, agitando las manos como si lo que estuviera conversando fuera realmente crucial, pero por su indumentaria y su peinado, tiendo a pensar que es de los que nunca viven nada crucial, como lo veo tan seguido me ha dado por fantasear, que tiene que salir a hablar a la mezzanina para que su novia no sepa que habla con otra o algo por el estilo, un día me estaba haciendo un café y al verlo imaginé que no, que estaba haciendo negocios de drogas, pero no se ve lo suficientemente rudo y, eventualmente, viviría en un vecindario de un estrato superior.
Hace media hora pasé a la cocina a servirme un vaso de agua, estaba sentada en el muro ciego una muchacha gorda, a diferencia de los demás no hablaba por teléfono, estaba sola y miraba al cielo, que estaba tan gris como de costumbre, me daba la espalda y no se dio cuenta de que yo la miraba.

En Estados Unidos, cada vez que te internan en un hospital, colocan en tu muñeca, una pulsera blanca con tu nombre, para poder identificarte. Sin embargo, existen otras pulseras de colores diferentes, que simbolizan otras cosas. Por ejemplo, las pulseras negras son colocadas en las muñecas de las personas que acaban de fallecer. Mi tía me platicaba de un cirujano que trabajaba en el turno de la noche en una escuela-hospital. El acababa de terminar una operación e iba en camino hacia el sótano. Entro en el elevador, y había otra persona con él. Casualmente se puso a platicar con la mujer sobre tonterías, mientras el elevador descendía. Cuando la puerta del elevador se abrió, vio que otra mujer estaba a punto de entrar, y entonces el doctor, de manera precipitada apretó el botón para cerrar la puerta, y presiono rápidamente el botón hasta el piso más alto. Sorprendida, la mujer regaño al doctor por su descortesía al no permitir subir a la otra mujer al elevador. El Doctor dijo: “ Esa es la mujer que acabo de operar. Murió durante la operación… No viste la pulsera negra que estaba utilizando?” La mujer sonrió, levanto su brazo y dijo: “Una pulsera como esta?”

He asistido, desconocido, al desfallecimiento gradual de mi vida, al zozobrar lento de  todo cuanto he querido ser. Puedo decir, con esa verdad que no necesita flores para que se sepa que está muerta, que no hay cosa que yo haya querido, o en que haya puesto, aunque fuese un momento, el sueño solo de ese momento, que no se me haya deshecho debajo de las ventanas como polvo que pareciese piedra, caído de una maceta de un piso alto. Parece, incluso, que el destino ha procurado siempre, primero, hacerme amar o querer aquello que él mismo había dispuesto para que al día siguiente viese que no lo tenía o tendría.
—  Fernando Pessoa

Se trata de un séptimo piso, alto y lleno de luz, las vistas que podemos contemplar desde toda la casa son espectaculares. El piso requiere una cierta actualización en baños y cocina, pero es una vivenda maravillosamente conservada y con una distribución perfecta.

Desde el hall y de frente, ya tenemos el precioso salón-comedor de la casa, con una bonita forma en L, y la terraza al fondo, una estupenda terraza desde la que la vista de todo Algorta y Berango es maravillosa. Discreta y esquinada se encuentra una ligera escalera de caracol que sube a un estudio que se ha instalado en el ático,  un espacio acogedor con una bonita chimenea.

Siguiendo el recorrido a la casa desde el hall se encuentran los dos cuartos de baño de casa, uno con ducha y el otro con bañera y llegamos al fondo a la espaciosa cocina, otro espacio lleno de luz gracias al estupendo tendedero que más parece un invernadero de lo soleado y desde donde las vistas siguen siendo igual de espectaculares.

Finalmente, un pasillo-distribuidor , que cuenta con un estupendo gabanero, nos lleva a las cuatro fantásticas habitaciones, todas con magníficos armarios y todas con la maravillosa luz que disfruta ésta luminosísima casa.

La calefacción es central.

La vivienda cuenta con una plaza de garaje con acceso directo y con un trastero.

Un gran piso en una tranquila zona de Algorta , con las más maravillosas vistas. Merece la pena verlo.

 

[justified_image_grid preset=15 caption=off mobile_caption=off]

 

 

 

Se vende precioso piso lleno de luz en Algorta Se trata de un séptimo piso, alto y lleno de luz, las vistas que podemos contemplar desde toda la casa son espectaculares.
Centro vendo edificio ideal para centro médico, bodegas, oficinas administrativas...

Centro vendo edificio ideal para centro médico, bodegas, oficinas administrativas…
Edificio con local comercial, mezzanine y 5 pisos altos.
Area de terreno 272 m2, área de construcción 1732 m2
Dos ascensores, cada piso dividio en 2 grandes areas con 3 baños
fachada de aluminio vidrio, instalaciones eléctricas, panel de medidores
3 transformadores, instalaciones sanitarias remodelaas, cisterna
Prec…

View On WordPress

Es un piso alto, luminoso, bien distribuído y muy bien ubicado…en la calle Sarrikobaso, en pleno centro de Algorta. Tiene  todas las ventanas cambiadas de PVC .

La casa tiene una magnífica distribución; el bonito hall, que cuenta con un fantástico armario gabanero nos lleva hasta el resto de casa donde tenemos en primer lugar una de las tres habitaciones y frente a ella el cuarto de baño, junto al que se encuentra la  cocina, muy cuadrada, con un gran ventanal y muebles blancos con un toque en negro, muy luminosa..

Después tenemos los otros dos restantes dormitorios, en uno de los cuales, de gran tamaño, tenemos un magnífico y enorme armario empotrado; desde el otro accedemos a  un terraza que se ha cerrado, y finalmente llegamos al salón, espacioso y luminoso gracias a los grandes ventanales que tiene, algo común en ésta casa.

La vivienda dispone de un trastero.

La calefacción es de gas individual.

Un piso muy bien situado y con enormes posibilidades.

 

[justified_image_grid preset=14 caption=off mobile_caption=off]

Se vende espacioso piso en el centro de Algorta Es un piso alto, luminoso, bien distribuído y muy bien ubicado…en la calle Sarrikobaso, en pleno centro de Algorta.

TURISMO EN CHIHUAHUA TE RECOMIENDA LA SUITE PRESIDENCIAL DEL HOTEL SOBERANO CHIHUAHUA 6 por Tips Chihuahua
Por Flickr:
En nuestro Hotel Soberano Chihuahua, contamos con una fabulosa Suite Presidencial ubicada en el piso más alto con espectaculares vistas a la Ciudad de Chihuahua. Lujosamente decorada y equipada con todos los servicios como: sala de estar, comedor y cocina independiente de la habitación, cama King extra grande, baño para visitas y un amplio baño principal, dos TV’s LED de 40 pulgadas, internet inalámbrico, caja de seguridad entre muchos otros servicios. Informes al teléfono (01 800) 711 4099 #turismoenchihuahua

Edificio vendo centro guayaquil

Edificio con local comercial, mezzanine y 5 pisos altos.
Area de terreno 272 m2, área de construcción 1732 m2
Dos ascensores, cada piso dividio en 2 grandes areas con 3 baños
fachada de aluminio vidrio, instalaciones eléctricas, panel de medidores
3 transformadores, instalaciones sanitarias remodelaas, cisterna
Precio $800.000 dólares

Informes

INMOBILIARIA CARACOL
Cel. 0992290830
Pbx 045121915
ge…

View On WordPress