palabrar

Las palabras se muerden las letras para no decir mal lo que pensamos bien, para escribir bien lo que callamos mal, haciendo equilibrio por el renglón de este abismo de hoja en blanco donde caen los palabristas hartos de hacer palabrares en la esquina de diciembre y las diez.