oportuna

youtube

Aunque estés con él- Luis Fonsi

La oportuna

Es muy interesante que nuestra realidad pueda ser cambiada por la de otra persona, es como cuando te dicen que el vino sabe a uvas y tú te quedas con esa idea hasta que alguien menciona que el vino sabe a uvas y madera. A veces tú crees que tu mundo gira a la derecha y resulta que llega alguien y te hace dudar de ello. Pero resulta aún más interesante cuando esa persona te hace notarlo, en el instante justo que debías de saberlo.

La oportuna fue llamada por ese simple detalle de haber llegado justo a la hora requerida sin que fuese requerida. La oportuna porque dio una oportunidad cuando no se creía necesitar, pero vaya que era necesaria.

Ella era una mengana adorable, y digo era no porque ya no exista, sino porque se transformó en algo más. En fin como decía, era sumamente adorable, lo  cual hacia que fuese difícil de ignorar. Lo que hasta cierto punto es extraño, pues el fulano no la noto hasta pasados un par de años de conocerla. Quizás porque cuando eres ciego te impones a no ver, sin saber que tal vez tú ceguera concluyó. Aquella mengana era como un chocolate, no por su parecido físico, más bien por el antojo que provocaba de probarle aunque sea por una mordida pequeña, y al igual que el chocolate una pequeña mordida solo te dejaba ansias de dar otra. La mengana adorable también era un poco complicada para descifrar, ya que jamás se pudo saber si su forma de sentir era congruente con su edad o si su edad estaba muy adelanta a ella o si en un arranque provocado por la vida ella rebasó a su edad.

La mengana tenía un oído para gritarle desde el fondo de tu corazón lo que oculta la mente incluso para ti, también  un hombro para recargarse en los momentos de derrota, y unos ojos como espejos que te hacían verte desde su perspectiva, para su boca me faltarían hojas para acaparar su descripción, pero sé que cuando se formó, tomó el tiempo que requiere la perfección.

Por otro lado, el fulano solo la veía pasar como se ven pasar los días, sabes que cuentan, pero sabes que se van. Nunca tuvo ningún furtivo pensamiento por ella, solamente sabía que vivían la misma historia pero en capítulos distintos. Lo bueno de vivir la misma historia es que siempre se llega al mismo epilogo y al mismo final. Cuando el fulano y la mengana coincidieron ya ella había tenido disimuladas impresiones de él. Las cuales se hicieron relucir después de que una noche estrellada con luna vigía, estos convinieron por labios que lo mejor de una historia siempre es el final.

Ese final estaba a la vuelta de la esquina, al menos para ella, pues la distancia y los planes futuros tomaban su papel en el relato. Ambos lo sabían y ambos lo aceptaron, pero también ambos acordaron, sin decirlo, rescatar lo más que se pudiera del tiempo tan corto que les quedaba en esa historia.

Después de conocerla, hasta el punto donde no se sabe si el vaso esta medio lleno o medio vacío, el quedo, bueno cautivado quedaría como una palabra mundana, pero honestamente no encuentro el adjetivo correcto. A él le encantaba que la mengana jamás entendiera, a menos que se dijeran las palabras directa y correctamente. También que fuera tan poco expresiva, pero que sin necesidad de verla, el supiera como se encontraba. Pero todavía más que ella le enseñara que sin tener que extrañar, la extrañara, y sin tener algo por buscar, hubiera una búsqueda.

Fugaz fue su final, menos de cincuenta días, sin embargo el tiempo es relativo en este tipo de cosas. La mengana fue para el fulano el abrigo para el frío que provoca el invierno, o el agua del oasis en un desierto, y lo fue en ese oportuno momento. Quizás porque ella era la que iba capítulos adelante del fulano, y fue decisión de ella esperar a que este la alcanzara, es más no solo esperarlo sino ayudarle a llegar. Ayudarle a evitar las trampas puestas en el camino, pero sobretodo ayudarle a ver desde los espejos de sus ojos lo que él era.

El fulano lo entendió al final y decidió agregarle su propio epílogo, decidió agradecerle y hacerle saber que para él, ella era la oportuna. En eso se transformó y él jamás la olvidó, ni siquiera un solo despertar de su vida. Porqué para el fulano la duda de si el mundo no gira a la derecha quedó sembrada por alguien con ojos de espejo.

Rubén Hs

MAKE YOU FEEL MY LOVE-ONE SHOT- RUBELANGEL/WIGETTA

PARTE 5

"Cuando una persona lucha por sus sueños, todo el universo conspira para que se le cumpla-Paulo Coelho"

-Que oportuna frase señor Coelho – Murmuro Guillermo al estar leyendo su libro en la comodidad de su habitación, mientras que en el fondo la melodía del agua cayendo se escucha venir desde el baño.

En ese mismo momento la frase tomaba sentido, cuando se imagina a Samuel en aquella noche bajo la lluvia, donde ambos por primera vez pasaron aquella velada juntos y se fundieron como uno;  así es como Guillermo entendía a lo que se estaba refiriendo lo que era que ¨el universo conspirara¨ para ayudarle. Ahora mismo el no podía sentirse mas pleno con toda esta situación.

Estar acostado en su cama, aun oliendo el aroma de Samuel en ella, no podía creer que desde aquel momento ya había pasado mas de un mes, un mes completo donde experimento todas las cosas que se le habían sido imposibles por diversos motivos, por horarios apretados en estudios o trabajo, pero que ahora a su edad podía darse el lujo de disfrutar.

Tener una pareja nunca estuvo muy en sus planes, nunca había sentido necesidades de una a decir verdad, pero cuando recordaba el mismo momento en que el y su ahora, actual novio, se había encontrado por primera vez, comprendía como es que nunca se le había cruzado por la cabeza ello. Samuel era un adonis, desde el primer día que ambos se vieron Guillermo no dudo en pensarlo y creer que el jamás seria correspondido por semejante personaje; pero ende, dicen que la vida da muchas vuelta y puede sorprenderte. Vaya que  a estas alturas el si se sentía más que sorprendido, incluso agradecido a cualquier dios que le había concedido la oportunidad de tener un amante de semejante atractivo.

¿Y amarlo? Amarlo ya era demasiado poco, era adorarlo, admirarlo, gustarle cada parte de su ser y sentir que era único, por lo menos para el siempre lo seria. Ambos había abordado una relación intensa desde un principio, porque no todo podía ser color rosa, había momentos donde la obsesión con el orden de Samuel solía sacar a Guillermo de quicio, haciendo que incluso quisiera sacarlo de su casa a patadas antes de que llegara el amanecer; pero el también tenia sus manías, el ser desorganizado era una, pero intentaba corregirlas como también a sus celos, que afloraban inevitablemente cada vez que ellos salían a comer o bailar a algún centro gay.

Eran personas totalmente opuestas a veces, pero incluso así Guillermo lo amaba, porque aprendiendo día a día de todo lo que Samuel era,  transformaba esas cosas ¨malas¨, en motivos para amarlo aun mas y razones que lo hacían querer seguir con su relación inclusive mas haya del tiempo ¿Una eternidad? Quizás, mas de una vez la idea de pasar el resto de su vida con el se le había ocurrido, pero aun era muy pronto. No quería tampoco espantarlo con ello.

De todas maneras el era feliz con como iban las cosas, Guillermo estaba complacido y Samuel muy a gusto. No había más que eso para ellos y su relación de un mes lo decía todo.

-¿Qué hace el novio mas guapo?- El susurro de Guillermo al entrar a la ducha, alarmo a Samuel, que termino soltando una leve risa mientras que sentía aquellos brazos envolviéndolo por la cintura.

-Joder macho, casi me matas del susto- Riendo por ello, Guillermo beso aquellos hombros que estaban cubiertos de gotas pequeñas de agua- Pensé que estabas descansando.

-Me he despertado hace un momento, intente esperarte pero tardas mas que una tía- Dijo, causando que Samuel soltara una fuerte risa. Observar a su novio reír era un privilegio, más aun cuando este lo miraba con su rostro cubierto de agua; buenos recuerdos de una noche de lluvia venían a su mente con esa imagen –

-¿Qué voy a hacer contigo, Guille? – Cuestiono observándolo, para luego simplemente girarse. Samuel embozaba una clara sonrisa que cautivaba aun mas el corazón de su novio-   ¿No estas casando? Se supone que alguien andaba quejándose del dolor al despertar.

El recuerdo repentino de su trasero adolorido volvió a la mente del doctor, haciendo que se avergonzara. Era cierto que al despertar había estado recriminándole a su pareja una y otra vez el dolor que le había proporcionado las dos sesiones de sexo salvaje de la noche anterior; pero eso ya no existía. Además seguramente Samuel podía leer entre líneas que, si estuviera adolorido, claramente Guillermo ni se hubiera aparecido enfrente de el y desnudo.

-Creo que ha ocurrido un milagro, Samuel – Contesto en un tono bromista, causando que el mayor de los dos riera, contagiando aquella risa

- ¡Eh! Ahí si te he visto, chaval. Eso fue gracioso-  Guillermo sonrió con orgullo, mientras que Samuel se preguntaba que era lo que tenia tan animado a su pareja por la mañana- ¿Se puede saber porque no paras de sonreír? No es que me moleste, pero no entiendo

-¿No puedo estar feliz? – Reprocho, causando un seño fruncido por departe de su compañero-

-No, no, no me malinterpretes tampoco. Como te digo, no es que me moleste , pero estas tan alegre que hasta se siente, lo irradias prácticamente- Dijo Samuel, seguido de una corta risa- Pero me agrade verte feliz, chiqui

-Te amo…-Lo dije. Eso pensó Guille apenas dejo salir sus palabras de manera inconsciente, causando un gran impacto en el su querido novio; quien además de mirarlo con bastante sorpresa, se encontraba al parecer muy intrigado ¿Acaso el había hecho mal en dejarlo salir? Muchos sentimientos de arrepentimiento estaban surgiendo hasta que Samuel hablo-

»> https://www.youtube.com/watch?v=Q3JvXPw-xeQ «<

-Vaya, si que te estabas tardando en decírmelo.

-¿Eh? ¿Eso quiere decir que tu… también…?

-También te amo- Por primera vez Guillermo sentía que su alma volvía a su cuerpo y esta empezaba a hacer estragos en todo su ser, arrasándolo con una energía que dios sabe donde había sacado.

Samuel, de por si ya había notado desde hacia tiempo los sentimientos ocultos de su querido novio, el cual no era nada bueno ocultado sus emociones y mucho menos cuando estaban haciendo el amor. Era cuestión de tiempo y paciencia para que por fin Guillermo pudiera decírselo con todas las letras, por lo que estaba agradecido que no tuviera que haber esperado un año o mas a que eso ocurriera, si hubiera sido así ya hacia tiempo el se hubiera declarado. La paciencia no era uno de sus grandes dones precisamente; pero por su pareja estaba intentando hacer un gran esfuerzo.

-Wa, chaval, ahora tienes una cara. Enserio quisiera sacarte una foto –Y era verdad lo que decía. Guillermo sabia perfectamente que en su cara estaba pintada el mayor de los poemas, estaba aun en las nubes después de esa confesión y mejor aun con esa respuesta sentía que ya había viajado a otro mundo, donde solo al sentir los labios de Samuel sobre los suyos logro volver.

En verdad el amaba inmensamente a ese hombre; desde aquella noche de lluvia  su vida tan simple y monótona, se había convertido en la mas feliz ¿Y como no estarlo con tremendo novio al lado? Gracias a dios Guillermo podía sentir el contacto de sus cuerpos, porque si no cada vez que estuvieran así el pensaría que esto era un sueño y que no quería despertar nunca de el. Una realidad donde no estuviera Samuel ya no era una opción para el, no después de haber pasado el mejor mes a su lado.

-Feliz aniversario- Susurro Guille por encima de aquellos labios que aun lo tenían atrapado.  El cuerpo de Samuel se tenso aun mas después de esas palabras, el podía sentirlo por la proximidad de ambos, algo que era inevitable si consideraba que estaba  acorralado contra la pared de mármol – Gracias por el mejor mes

Una sonrisa llena de cariño se formo en los labios de su querido novio, el cual se acerco nuevamente para besarle, pero esta vez con mucha lentitud, saboreando, palpando, sintiendo cada rose como si fuera algo mágico y  sumamente intimo ¿Cómo se podía tener un beso tan perfecto? Ah claro, era porque Samuel se lo estaba otorgando. Si no era el, Guillermo sentía que jamás podría experimentar esto con alguien mas.

-Feliz aniversario, Chiqui. –Pronuncio con sumo amor Samuel, quien deslizando sus manos desde la cintura hasta las piernas de su pareja, lo alzo, provocando que este simplemente riera y se envolviera con sus piernas en su cintura. Era típico esta reacción, una sesión  de sexo se vendría y Guillermo lo sabia-

-Nunca me dejes- Ese susurro, lejos de ser un pedido, sonó mas a una suplica por departe de Guille; quien continuaba aun observando los ojos rasgados de su novio-  No me dejes nunca

- ¿Crees que algún día te dejaría?- ¿Es que estaba loco? Si bien era una sorpresa para Samuel es escuchar esos pedidos suplicantes, entendía que había una buena razón escondida entre esas palabras; esas triste y dolorosas palabras- ¿Por qué piensas que alguna vez te dejaría, Guille?

-No lo se- Es que era verdad eso. No sabia como explicarse ni el mismo a estas alturas, Guille nunca había sido bueno con las palabras además y mucho menos para expresar sus sentimientos. El consideraba que ser el primero en decir te amo era también ser el primero en ceder el poder; quizás por eso ahora se sentía tan vulnerable ante Samuel. Tan débil y a su merced- Solo no quiero que consideres el dejarme alguna vez. Tengo miedo de eso

-Joder Guille, nunca podría dejarte- Respondió  con completa seguridad, calmando un poco de los miedos de su querido novio,  mientras una de sus manos se deslizaba por aquella mejilla bañada en pequeñas gotas de agua. - Su actitud en verdad estaba resultándole extraña a Samuel; quien intentaba leer y descifrar aun el ¨problema¨. Si es que se podía llamar así-  Te amo, ya no tengo vuelta atrás de esto. Además yo debería pedirte eso a ti, tú enserio que te la haz jugado al estar con alguien como yo

-¿Por qué lo dices?- Cuestiono Guillermo, observándole con mucha intriga-

-Pues no es fácil aguantarme

-Ni que lo digas- Y con risas bastantes notorias; ambos inundaron el baño. Era inevitable el aprovecharse de ese momento para soltar alguno que otro chiste que alivianara el momento, y eso Samuel lo agradecía. Amaba ese sentido del humor de su querido doctor-  Pero enserio Samuel. Nunca me dejes, no se que seria de mi si algún día ya no te tuviera en mi vida

- Yo tampoco me imagino ya una vida sin ti, sin tu sonrisa, sin tus besos. No podría aparte nunca de ti Guillermo. –Y Guille sintió como su corazón se inundaba de inmensas sensaciones hermosas. Solo su adonis podía decir tan hermosas palabras y lucir increíblemente sexy bajo las gotas de la regadera- Por eso y más nunca pensaría dejarte, niño

El mundo siempre tendrá dudas, todos vivimos de esas cosas y no podemos evitar luchar contra los demonios que nos atormentan. Por primera vez para el doctor Díaz esas palabras tomaban una gran magnitud de verdad; y es porque jamás logro amar tanto a alguien, tan intensamente como lo estaba haciendo en estos precisos momentos. Jamás pensó que ante el trabajo estaría una persona, ni siquiera se imaginaba que alguna vez su felicidad dependiera de ello, pero con ver a Samuel, quien aun lo miraba con ojos impasibles, con esa expresión de duda y a la vez amor, podía entender que ahora su camino era otro. Estando a su lado su vida tomando dirección, un buen rumbo y eso es lo que mas lo llenaba de goce.

-¿Lo prometes?- Murmuro por fin, haciendo que Samuel solo sonriera con ternura, seguido de acercarse hasta que besara sus labios. Un  beso corto, pero lleno de sentimiento-

-Lo prometo- Y en esa promesa, ambos sellaron el trato con sus labios.

Esta vez Samuel, a diferencia de las demás promesas que en sus relaciones pasadas había hecho, en esta ocasión el en verdad quería cumplir; quería hacer feliz a Guillermo mientras que estuviera en sus manos. A ese chaval que lo calo tan hondo en su corazón, a ese mismo quería darle todo lo que nunca había querido apostar ¿Y por que? Porque el corazón mas puro se  podía ver atraves de los ojos suplicantes de su doctor, esos ojos que imploraban por el, que le pedían a gritos que no se alejara, que lo abrazara y que sobre todo lo amara ¿Era posible negarse?

Si bien desde un principio se había dicho a si mismo que el nunca seria digno de nadie, esta vez quería con todas las fuerzas serlo, cambiar su fastidioso estilo de vida para dárselo a este hombre que lo abrazaba tan fuertemente y  no lo dejaba ir.

-Te busque durante tanto tiempo… joder – Aquel susurro de Guillermo salió entre sus labios, pero sin siquiera apartarlos- Eres el novio mas perfecto

-¿Qué dices? – ¿Un novio perfecto? Nunca pensó que en sus definiciones eso estaría presente. Samuel siempre fue un tío que se consideraba el peor de todos, desde su salida del closet siempre así y creía que todo el mundo pensaba lo mismo. Incluso para sus ojos, el estar con Guille era como estar con un ángel, alguien que lo bendecía día a día con su presencia y amor- No soy lo que tu crees.

-¿Sabes cuanto tiempo espere por encontrar un amante como tu? – Y un breve lapso de silencio, donde ambos se miraron; Guillermo continuo- No creo que en mis mejores sueños hubiera merecido a alguien tan hermoso,  y es por eso que  en verdad no quiero cagarla ¿Estoy mal?

-Madre mía, mal es poco Chaval- Dijo, robando un beso de aquellos labios finos y delicados de su doctor, quien lo observaba sin expresiones algunas -Pero en verdad te entiendo. Así que deja de tener miedo y créeme cuando digo que nunca te voy a dejar

¨¨Te amo¨; palabra que abarca miles se cosas y encierra tantas intrigas. Guillermo no podía creer que algún día seria merecedor de esas palabras; que las sentiría tanto o mas que una quemadura que arde ¿Esto era lo que Samuel producía en las personas? ¿Cuántos han caído en sus palabras? Si bien el era un chico lleno de seguridad, cuando estaba al lado de su hombre, de su novio, podía sentir que el abismo se aproximaba y que tarde o temprano caería, no teniendo retorno alguno

¿Era eso importante a la hora de caer juntos? No, supongo que no.

-Ahora… -Y con aquella voz cantarina salió de sus pensamientos, recibiendo una apasionado beso que en cuestión de segundos logro corresponder con éxito- Ahora hagamos el amor. No sabes cuanto te deseo, Guille- susurro.

Y joder, el si sabia ser hábil con las palabras.

————-

»>  https://www.youtube.com/watch?v=Q3JvXPw-xeQ «<

-No se si estoy listo….- Ese susurro sonaba mas que un aviso, a una suplica-

-¿Tieneh miedo?

-Demasiado… Me cago en todo, tío- Y es que era verdad, el miedo que rondaba por la mente de Ruben hacia que su cuerpo, que se encontraba en cuatro encima de la cama, temblara. 

El dolor es el miedo mas grande, uno que te hace accionar y a la ves detener todo, eso bien era sabido para el doctor.  Nunca en su vida y carrera había tenido tantas dudas, no hasta que sintió como aquellos dedos  lubricados de Mangel entraban en el, moviéndose con agilidad. Era una sensación dolorosa y extraña, peor aun a veces su inconsciente lo hacia disfrutarlo; dejándole con un gran cargo de conciencia ¿Esto estaba bien?

¿Esto es lo que hacen todos los hombres gay? ¿Es esto era lo que siempre Mangel sentía cuando el entraba en el? ¿Tanto aguantaba para hacer el amor?

-Nunca he dicho que sea fácil, pero si puede que sea placentero luego, tío- Aseguro Miguel, mientras que calmaba a su novio con cortos besos en su blanquecina espalda- ¿Quiereh paráh?

 Si, una parte de el quería detener todo. Ruben estaba acojonado hasta los pelos de su nariz, tenia tanto miedo del dolor, pero sobre todo temía que no pudiera haber una marcha atrás, decir que entregaba todo a la persona que amaba era algo que lo alentaba, pero luego el hecho de que los prejuicios y  la sociedad lo juzgara  lo atormentaba, lo hacia dudar de el mismo ¿Habría cambios en el después de esto? ¿Se volvería menos hombre?

Tantas preguntas y tan pocas respuestas.

-Ruben…- El llamado de su pareja trajo de vuelta al mundo al doctor, quien giro sobre su hombro para encontrarse con el rostro de Mangel, quien estaba apoyándose en su hombro-  Si tieneh miedo paremoh. Joder, yo quiero cuidarte y la vehdad eh que no me gusta verte tan acojonado, tio.

Con solo ver la expresión de Miguel, el doctor doblas podía creer en sus palabras. Se le notaba afligido, como si supiera que es lo que el pensaba y sabiendo sus miedos aun así intentaba calmarle; darle ánimos. Así era el, siempre demostrando que haría todo lo necesario para ayudar, a veces incluso era increíble porque le hacia pensar a Ruben que su papel como enfermero tenia mucho que ver con la paciencia y el cuidado que aplicaba en estos momentos sobre el, sobre su cuerpo.

-Tú siempre aguantas esto, tío… ¿Por qué? ¿Acaso no te duele?

-Duele, la verdad que si- Contesto, dejando sorprendido al doctor. El siempre considero que estaba siendo cuidado con Mangel, pero al parecer no era así- Pero eh solo al comienzo. Siempre que lo hacemo’ eh intenso, pero me guhta entregarme a ti y sentirte mío; esa eh una gran satisfacción que apiada el dolor del comienzo

¿Sentirlo suyo? ¿Cómo una propiedad?  Por primera vez Ruben estaba escuchando esas palabras tan sinceras por departe de su novio, inclusive, cuando lo hacían, el esperaba poder entender en momentos que cosas pasaban por la  mente de este; y es que en la cama todo era muy distinto. Mangel en la vida diaria era como lo pintaban, un buen tío, trabajador, modesto, gracioso, vaya a saber cuando dejaba escapar palabras de cariño, pero cuando andaba en la cama este se trasformaba y vaya que al doctor eso le sorprendía, pues cuando tenían sus encuentros sexuales siempre este se volvía intenso, sumiso de a veces, en otras dominante, aunque jamás dejaba de cederle el permiso de poder penetrarlo. Pues es que así era, desde hacia ya un mes los roles siempre habían sido esos, el arriba y Miguel abajo  ¿Qué es lo que había cambiado ahora?

Ruben suponía que el hecho de haber escuchado la otra noche la conversación de Guillermo con su novio había influencia en sus pensamientos, y es que estos en verdad no andaban en rodeos cuando se trataba de su vida sexual.

¨Vale. Si, esta bien espérame. Okey, esta noche te toca a ti. Chaval, no digas eso me dan ganas de verte. Jaja, de acuerdo, me preparare para ti¨. Mierda, incluso siendo una conversación Ruben no podía frenar a su imaginación, y es ahí donde el se pregunto, por milésimas de segundo,  que era lo que se sentiría ser el de abajo ¿Seria mas intenso? ¿Abría mas placer en ello?

Bien sabía que su querido compañero casi siempre andaba cediendo su trasero a su hombre musculoso; bastaba con mirarle y preguntarle, como para notar lo rojo que se ponía.  A veces Guillermo podía ser como un vaso de agua, tan claro y trasparente; por eso es que se notaba siempre su felicidad,  las energías con las que el llegaba a trabajar; y ahí afloraban sus intrigas ¿Mangel reaccionaba igual? ¿El podría tener esa cara de recién cumpleaños cuando probara lo mismo?

A veces la mente te folla tanto que terminas cediendo a tus deseos y dudas, eso es lo que le había ocurrido ahora al doctor, quien estaba a milésimas de ser follado por primera vez. Maldición.

-¿Lo haces porque te gusta el dolor? – Pregunto después de un largo silencio, recibiendo una clara negación por departe de su enfermero-

-No, lo hago porque me guhta hacer el amor con la persona que amo. Solo eso

¿Era eso? ¿Hay un sentimiento tan grande como para que aguante tanto? El recuerdo inevitable de la primera vez que ambos se fundieron en uno llego a la mente de Ruben;  como si fuera vivido hace menos de un día, se acordaba las expresiones de Mangel en aquella ocasión, sus instrucciones, su pedido de que no fuera tan brusco al primer intento, que intentara no pensar y solo sentir, dejarse llevar por sus sentimientos. Aun recordaba la gloria que se sentía estar dentro de este chico, muy placentero que era para el ser abrazado por ese interior que parecía comprimirlo cada vez mas, llenándole de tanto placer. Recordarlo lo ponía cachondo, pero tan bien lo hacia dudar ¿El seria capaz de producirlo lo mismo a su novio?

Ruben no estaba muy seguro de ello, pero un susurro le quito todos sus pensamientos y lo hizo sentirse el hombre mas afortunado del mundo en menos de un segundo.

-Te amo Ruben, y si quiero hacer ehto eh porque pretendo darte el mismo placer que me dáh cuando estas dentro de mi

-Esta bien… Pero si me haces doler te daré una buena ostia, tío- Dijo, causando que Mangel solo riera. El sentido del humor del doctor a veces lo sobrepasaba, mas aun en momentos tan críticos como estos

-Jamáh haría nada que te lastimara, lo prometo

Solo la tenue luz de las calles entraba por las ventanas, iluminando un poco la escena de aquellos dos amantes, quienes intentaban demostrarse todo su amor en ese acto de entrega; en ese cuarto oscuro que solo podía albergar sus jadeos y gemidos de puro placer. Ruben, quien aun estaba en su misma posición, ya había cambiado aquella incomoda sensación del principio a una mas placentera, como un ardor que quemaba, pero lo llenaba plenamente y activaba todos sus sentidos entre cada movimiento de esos dedos agiles. Como buen enfermero y experto en estos campos Mangel sabia lo que hacia, sabia donde tocar para hacerle delirar; sacándole todos los miedos con ello.

Era sentir el éxtasis tan palpable, pero aun sabiendo que faltaba mas. Pequeños besos recorrieron la espalda desnuda de Ruben, sintiendo como un ligero ruido de papel rasgado se escuchaba a lo lejos; era sabido que su mayor temor estaba acercándose y eso lo hacia temblar. Miguel ya estaba colocándose aquel preservativo cuando escucho el pedido de su querido novio, quien mantenía su cabeza gacha.

-No seas tan bruto…por favor

Esa suplica resonó en los oídos de Mangel, quien sonrió. Le agradaba ver por fin una faceta mas sensible en su querido amante, pues no es que el no fuera sumamente expresivo con sus sentimientos; pero jamás solía demostrar temor a la hora del sexo. Ni cuando había sido su primera vez se mostro tan inseguro como ahora; y eso que según nunca este había experimentado con hombres.

Sin duda Ruben era un enigma; una caja de sorpresas, pero a Mangel eso era lo que menos le importaba, le gustaba descifrarlo y ver con que cosa se encontraría en el proceso.

-Amor…- El susurro de Mangel se escucho, rosando justo por detrás del oído derecho de Ruben, quien ya podía sentir como manos separaban sus piernas. Esto se estaba poniendo serio, podía sentirlo – Respira… concéntrate en mi

Ojala hubiera sido tan fácil. Eso pensó cuando de improvisto sintió como una gran invasión se hacia paso por sus carnes, abriéndolas involuntariamente cada vez que estas se contraían mucho mas por el dolor y por la tención, haciendo que Mangel respondiera con un gruñido ahogado.  No se le estaba haciendo fácil la tarea de entrar, y si Ruben seguía así, no podría cumplir con su promesa de no hacerle daño.

-¿Te duele mucho?- Lo miro con suma preocupación; seguido de suaves caricias  que se repartían por todo el cuerpo del doctor; esperaba que con ellas el pudiera simplemente relajarse

-¿Eres feliz, Mangel?- Sonaba aquella voz llena de inseguridad; y no era para menos. No es fácil soportar dolor y confusión al mismo tiempo, por lo menos esta era la primera vez que a Ruben ele tocaba confrontar a esos dos sentimientos juntos.

-Si es contigo, siempre soy felíh – Y con un suave beso en su mejilla, lo comprendió.

Eso basto para Ruben, con eso sabia que sus decisiones estaban bien, que aunque tuviera miles de miedos ahora, el quería a Mangel y que el estuviera feliz, darle aunque sea el mínimo gusto para verle sonreír; pues eso era lo que le bastaba para aguantar todo.  Como el primer momento que quiso tenerle, pues ahora el se dejaría capturar por las sensaciones que este le diera.

-Continúa… - Lo amaba tanto, ya no había amor que pudiera caberle en el cuerpo y esperaba que para Miguel eso fuera igual.

Pudo sentirle entrar de repente hasta el fondo, donde su estomago se contrajo con  una punzada de dolor en su trasero ¡Joder, dolía! Pero entendía que Mangel no quería ello, podía sentir como este se esforzaba con sus caricias y besos, tratando de distraerlo; hasta el punto de sentir como su miembro era aprisionado por aquella palma, donde lo envolvía con fuerza para empezar a masajear. Ruben, quien respondió al acto, solo podía estar agradecido con su novio; porque sin duda eso había hecho que todo dolor se fuera y una ola de puro placer lo llenara. 

-Ah…- Con ese gemido Mangel pudo entender por fin que su amante por fin lo estaba disfrutando. Eso lo tranquilizaba, siendo la primera vez de Ruben el no quería dejarle experiencias traumáticas.

Lentamente cuando aquel interior fue cada vez menos estrecho, un movimiento ligero era el que Mangel implementaba, sacando y entrando hacia este con unas embestidas bastante certeras, donde al tocar aquel punto dulce en el interior de Ruben, lo hacían delirar. Estremecerse ¿Esto era lo que se sentía que te lo hicieran? Porque si así era, entonces ahora podía comprender perfectamente como es que Mangel no podía aguantarse las ganas tremendas de jadear en voz alta. Y bien que el doctor solo pensaba que era por escandaloso; que equivocado estaba.

Las olas de placer con cada embestida mas rápida eran abrazadoras, un fuego intenso que quemaba desde su espina dorsal hasta llegar a su cerebro, donde sentía que todo daba vueltas, que el aire ya no era suficiente y que toda la habitación parecía estarse incendiando por aquel calor que emanaba. Dios, era la gloria todo esto, y mas con las atenciones que su miembro podía estar recibiendo de la mano de su querido enfermero, quien al compas, no paraba de masajearle.

-Ruben…- La voz de Mangel hizo que Ruben abriera los ojos, los cuales tenia sumamente cerrados al estar sumergido en tantas sensaciones. Girando, pudo sentir como aquellos labios se unían con los suyos, con necesidad, con pasión.

Miguel no dejaba de sorprenderle, si antes se sentía deseado, ahora lo sentía el doble. Sus manos, sus labios, su manera de tratarlo, todo era tan especial que ahí mismo Ruben podía morirse y jamás arrepentirse de nada. Excepto de no poder seguir amándolo mucho tiempo más, aunque este por suerte no fuera el caso.

-Mangel… joder… no puedo mas…- Y era verdad, su cuerpo se lo estaba advirtiendo con fuertes espasmos y grandes corrientes de electricidad

Agradeció que las embestidas de Mangel incrementaran, siendo estas más furiosas, más rápidas y que cambiaban de vez en cuando de dirección para darle justo en ese punto, donde solo lograba hacerlo desfallecer.

-Ah, joder…. ¡Ahí!

Mama, perdóname por andar gritando como una puta barata. Eso pensaba Ruben mientras que su orgasmo era cada vez mas inminente, mientras que era arrastrado a una corriente que no tenia retorno y se dejaba ir hasta el punto de tener el mejor orgasmo de su vida; corriéndose con furia entre la mano de Mangel; quien con un par de fuerte embestidas, también logro terminar. Apoyando ahí mismo su cuerpo exhausto contra la espalda sudada de su amante.

Sin duda esta había sido una de las mayores experiencias para ambos, mayor para Ruben, quien su cuerpo solo lo obligo a tumbarse del cansancio y la fatiga; y en lo que Miguel solo se apartaba de el, para poder deslizar aquel preservativo, sacándoselo.

-¿Ehta’…bien?- Ruben giro  lentamente su cabeza para encontrarse con la mirada de Mangel, quien ya se había acomodado a su lado. Una sonrisa boba se le formo en sus labios con aquella imagen

-¿Te parece que ando bien? –Rio-

- Pueh, veo que tan mal no ehtas, hasta haces chistéh- Contesto, causando que ambos rieran con las pocas fuerzas que les quedaban- Ruben…

-Dime…

-Te amo

Y si bien hubo un pequeño lapso de silencio; Ruben ya había tenido perfectamente en claro la respuesta que el quería decirle y lo que ahora estaba sintiendo con toda esta situación. Por ello, y con  mucha voluntad, incorporo la mitad de su cuerpo al levantarse con sus brazos; y acercándose planto un suave beso en los labios de Mangel, quien principalmente se encontraba muy sorprendido. Esperaba que con ese silencio el lo golpeara por hacerle doler o algo, pero recibir ese beso era como el mejor de los premios y no tardo mucho en corresponderle.

-Yo también te amo, gilipollas. 

——

el próximo capitulo que vendrá el MIERCOLES. 

Bueno, sin mas, ojala les guste el capitulo de hoy,  si tienen algo que decir siempre esta el sensual ask para que me encuentren, los veo pronto, mientras tanto regalen su amor y sus reblog a la historia si os gusta. Os quiero ♥

»Busted« Heiner + Daevika.
{{ daevika-shanghvi }}

Como siempre, llegó tarde para la explicación de actividades; cuando entró al salón, todas las miradas se posaron en él. —¿Qué? Como si no lo supieran,— expresó bruscamente, pues ya era famoso por hacer una entrada por cada reunión de campistas, por cada fiesta, o simplemente por cada almuerzo que solía compartir con algún grupo determinado. Tras un bufido, se acercó al coordinador más joven, pidiendo que resumiera lo hablado antes de su oportuna llegada. —¿Natación? De acuerdo, ¿con quién voy?— cuestionó, y una divertida sonrisa pinceló sus facciones británicas al encontrarse con la oscura mirada de su compañera. Ah, si que pasarían un momento divertido. Se aproximó, con un sardónico brillo en sus ojos, quitándole el papel que la muchacha sostenía entre sus manos. —A ver, a ver… ¿Grupo de quince a diecisiete? No suena mal. Imagino que todos saben nadar, así que podríamos sugerir una carrera en parejas o algo,— soltó como la primera idea fácil que cruzó por su mente, no planeaba perder tiempo en pensar algo más elaborado.

Ambos salieron de la sala, el inglés continuaba con una socarrona expresión, pues estaba seguro de lo incómoda que podría encontrarse su compatriota. No cavilaba la opción de estar equivocado, por mucho que le contradijeran. —Esto está mal. Este grupo es el de dieciocho años,— por fin se dignó a dirigir su vista a las atractivas facciones femeninas, volviéndose una vez más al grupo de menores que jugaba en la orilla del lago, reconociendo especialmente a una campista.   

youtube

Me consultaron de una cadena de noticias inglesa sobre la muerte del Fiscal Alberto Nisman. La nota es en inglés. La parte que editaron se refiere a la necesidad de que la investigación sobre la muerte de Nisman sea realizada de manera transparente, sin interferencia política, y con garantías de que habrá información oportuna y veraz sobre todos los avances de la investigación. 

En el fondo, lo que aparece como un desafío es que la sociedad crea en los resultados de la investigación. ¿Porqué creerle a la misma justicia que encubrió el atentado? ¿Este es un caso más y por ende debe ser tratado como cualquier otra muerte o deberían tomarse otras medidas? ¿Cuáles serían ellas? Creo que en el fondo persiste una enorme desconfianza de la gente en la justicia y en las instituciones políticas en general. Este caso puede ser un punto de inflexión, un momento a partir del cual se pierda por completo la credibilidad del sistema político o bien que el valor de la palabra oficial, la palabra del estado y hasta su propio accionar, retomen valor, recuperen credibilidad y prestigio, aunque sea de manera incipiente. Sería deseable esto último.

Quizá el gobierno, acuerdo político mediante, pueda avanzar de manera irreversible y profunda en la implementación de ciertas reformas, como la disolución  de la Secretaría de Inteligencia, la sanción de una ley de acceso a información pública, la reactivación del rol del Congreso sobre las actividades de inteligencia, la desactivación de las labores de inteligencia que realiza Milani, etc. De lo contrario, estaríamos frente a un retroceso inconmensurable en la calidad institucional argentina. Si permitimos que las internas de la ex SIDE dominen la política, que los militares vuelvan a realizar actividades de inteligencia, a que jueces y fiscales sean adictos o extorsionados por este enorme agujero negro de la democracia argentina, estaremos condicionando nuestro propio futuro como país y como sociedad.

Yahoo Search presentó su Rediseño para los usuarios de Firefox

El mes pasado, Yahoo comenzó el despliegue de una nueva imagen para sus páginas de resultados de búsqueda. El nuevo aspecto parece ser notablemente diferente de su diseño anterior. Pero como algunos han señalado, El rediseño de búsqueda de Yahoo no se ve tan diferente de las páginas de resultados de Google. O el rediseño de Microsoft de Bing.

De hecho, puede ser difícil saber la diferencia entre cualquiera de los diseños actuales de los tres principales motores de búsqueda.

Ad Age quería ver exactamente que tan diferentes o no, es la experiencia de búsqueda en los tres motores principales. Así que se realizó seis búsquedas en Yahoo viejo, nuevo Yahoo, Google y Bing, mezclando las consultas oportunas, como “¿A qué hora del inicio del Super Bowl” otras busquedas comunes como “Kim Kardashian”. Tomaron capturas de pantalla de las páginas de resultados y los han pegado debajo de una comparación dentro de la barra de desplazamiento para ver cómo se ven contra el diseño del motor, más recientemente actualizada.

para ver las comparaciones hechas por Ad Age puede dar click aquí.

—via El Publicista.




Via
El Publicista http://ift.tt/1629rWo
Charlie Hebdo
Luis Britto García

¿Quiénes masacraron a los humoristas de Charlie Hebdo? Los medios del fundamentalismo eurocentrista culpan de manera instantánea al fundamentalismo musulmán

1. En un automóvil abandonado cerca de la escena del crimen aparece convenientemente olvidado el documento de identidad de uno de los hermanos sospechosos del delito de islamismo. En forma todavía más oportuna, el…

View On WordPress

Aun que parezca que sea la persona más oportuna, o mejor dicho, más inoportuna, algo de lo que estoy muy harta, de mi misma y por más que le busco explicación, no logro entender por qué soy así, por qué pasan estas cosas todos los días, hoy quería que estuvieses conmigo y bueno, me podría haber puesto cualquier otra sudadera para irme pero no sé, quería olerte mientras intentaba dar una cabezada de camino, quería recordarte, pensar en las dos relajadas, sin necesidad e prisas, de miramientos, de saber lo que pasa alrededor y nos rodea, que no me interesase nada.

En el examen, ha habido un momento en el que estaba tan nerviosa, que movia demasiado fuerte la pierna y me he dicho: frena, recuerda lo que te ha dicho, piensa en todo lo que te ha escrito, y no se me movia de repente ni un solo músculo. Tal vez son cosas que solo tú puedes hacer a distancia y sin ni si quiera saber que me está pasando en ese momento. Me encanta que tengas respuesta para todo, una solución perfecta para todos los problemas o que te indignes como lo haces en otros que no se pueden solucionar. Imagino tu voz, con un timbre distinto para cada respuesta, esa voz que me lleva al cielo, esa que si no oigo me baja hasta el mismo infierno. 

Que más podría decir de la persona que me complementa ¿no? Mi Ying, yo tu Yang. Abrazos, caricias, piel de pollo, besos en tu regazo, dormir, pecho y cabeza unidos, soñar por separado con un mismo futuro, de la mano.

Siento no ser lo que quieres que sea, siento no pensar como tu, responder como te gustaría, pero de los errores se aprende y cosas como esta no volveran a ocurrir, porque si a mi me gritan sobre su vida, no puedo yo gritar lo loca y perdidamente que estoy enamorada de ti¿?