obscuras

all of your pieces. | a harurin mix for sakurathon ♥ (listen)

01. Camera Obscura Swimming Pool 02. Yeah Yeah Yeahs Porcelain 03. Adam Levine Lost Stars 04. Andrew Belle Pieces 05. Foals Milk & Black Spiders 06. Olivia Ong Ain’t No Sunshine 07. Death Cab For Cutie Lovesong 08. FKA twigs Ache 09. Vienna Teng Harbor 10. Cœur de Pirate True Colors

lux-obscura asked:

Steve talking dirty while he works on wringing -just one more- orgasm out of an already wrecked Bucky?

“Making me work for this, huh, Barnes?” Steve murmurs, and Bucky’s digging his heels into the bed and whining. “What’s the matter? Too hot?”

“Harder,” Bucky begs. “Harder, harder, God damn it, if you love me-”

Steve makes a low unimpressed sound that rips Bucky’s mouth from shiny and pink to red and wet and white with teeth.

If,” Steve says, low and dangerous and Brooklyn. “The fuck you saying, ‘if’?”


Keep reading

5

Some of the Best Gear/Accessories From Musikmesse 2015 

From Top to Bottom: 
Digitech Obscura Altered Delay
Leathercraft Guitar and Bass Strap Collection
Roland Blues Cube Tour
Softube Marshall Plexi Super Lead 1959 Amp Plugin
Orange Rockerverb 100 MKIII 

7 WILDLIFE SANCTUARIES WHERE YOU CAN GET INCREDIBLY CLOSE TO ANIMALS

BY ELLA MORTON

Atlas Obscura’s following seven sanctuaries around the world all offer the opportunity to get up close and personal with their animals. If you’ve ever wanted a one-on-one meeting with a three-toed sloth or hoped to hand-feed a flock of fluffy cygnets, these are your dream destinations.

Sloth friends at Aviarios del Caribe in Costa Rica. (Photo: Jenny Jozwiak on Flickr).

7

IN’T AEPJEN 

(literally ‘In The Monkeys”)

-AMSTERDAM, HOLLAND

After Amsterdam was destroyed by fire in 1452, the old city was rebuilt using brick. Of all the old wooden buildings that had made up the historic city, only two survived. One of these premises was an inn, located on the corner of the old Zeedijk (sea dike), near the infamous red light district.

Learn more about this historic Amsterdam bar that used to accept sailor’s monkeys as payment at Atlas Obscura

Día 16-FanFic Wigetta.Un Mes

-Día 16-

Y Samuel creía que estaba absuelto de cualquier sentimiento, que no le afectaría de ninguna manera. Todo comenzaba a darle vueltas en la cabeza. Obviamente Guillermo lo había engañado, lo sentía como una cruel venganza de lo que él le estaba haciendo. Pero la pregunta era ¿Como sabia lo que hacia? ¿Acaso lo espiaba? 

Era absurdo, Guillermo tendría la cabeza muy ocupada como para andar persiguiendo a Samuel ¿No?

Y cuando se dio cuenta, había estado ahí parado con la prenda femenina en las manos mucho tiempo. Se detuvo el tiempo.  

Pero ya no tenia el derecho de reclamar, ya no podía hacer un drama por lo que Guillermo le había hecho. Seria un acto de hipocresía si lo hiciera en ese momento. Él lo engañaba desde hace mucho tiempo y si tal vez Guillermo lo supiera, no le habia reclamado todo este tiempo.  

Se freno frente a la puerta y observo toda la habitación, obscura y hasta cierto punto fría. En medio de eso, Guillermo estaba dormido sin hacer el mas mínimo ruido, ni si quiera la de su respiración, todo estaba en silencio, Ningún movimiento.  

Metió la prenda a un cajón, se acomodo alado de Guillermo, lo observo, como ya se le estaba haciendo de costumbre, era el único modo de mirarlo sin sentirse apenado, sin sentir esa sensación que el simple hecho de mirarlo delataría sus fechorías.  

¿Tanto daño merecía él? La persona que le dio años de su juventud, años de felicidad.  

La mañana siguiente Guillermo se llevo la sorpresa de una casa silenciosa, sin Samuel a su lado, sin las llaves del auto, sin la mochila de Zeus y sin un beso de despedida. Se sintió solo. Estaba solo, pero también ya era una costumbre.

Y cuando comenzó su labor de cuidar y limpiar la casa, iba de un lado a otro, recogiendo y colocando todo en su lugar. La ropa la doblaba y la juntaba por montones dependiendo de quien era la ropa. Cuando iba a meter su ropa a uno de sus cajones se encontró con la no grata sorpresa de un sostén.

Samuel sabia lo que hacia Guillermo, sabia que eso para él se había vuelto obligatorio desde el día en el que había llegado Zeus.
La horas pasaron lentas y aburridas y la casa seguía sin ningún sonido. Ya era hora de que Samuel llegase con Zeus, ya pasaba de la hora. No habían llamado de la escuela para avisar que Zeus seguía ahí.  
Todo lo que hacían era por inercia, levantase por inercia, ir a trabajar por inercia.  

Samuel no le dio importancia que detrás tenia aun niño, a su hijo quien tatareaba una canción muy bajo, haciendo rodar las ruedas del pequeño coche que tenia en sus manos. Y una vez mas se dio cuenta lo mucho que se había perdido de la vida de Zeus, no se había dado cuenta de ese rasguño que tenia en la mejilla derecha, ni mucho menos de esas pequeñas ojeras que se comenzaban a formar debajo de sus enormes ojos. Lo miraba por el retrovisor cada segundo como si fuese la primera vez que lo viese, porque cuando fue la primera vez que ese pequeño humano se cruzo por su vista, era inevitable no verlo con tanto esmero. Era inevitable poder imaginar tener otro hijo, le causaba una gran emoción pero también mucha vergüenza y desilusión de si mismo.
Pero eso no le impidió seguir conduciendo hasta el bar.

El sol comenzaba a desaparecer y se comenzaba a poner fría la noche. Guillermo seguía con el tema del sostén en el cajón, todo se volvió preocupación, afuera llovía y Samuel no regresaba ni contestaba ninguna de sus llamadas.  y ¿Si haba tenido un accidente?. Negó con la cabeza quitándose esa idea.

Samuel por su parte ya había perdido la cuenta de cuanto alcohol había consumido, Había perdido prácticamente la conciencia pero los recuerdos seguían a todo lo que daban junto con los sentimientos a flor de piel. Había perdido de vista a Zeus pero en ese momento no se había dado cuenta.

Todo vino de golpe, la primera vez que Guillermo le rogo para que Zeus se quedara con ellos, el primer día de clases de su pequeño, los primeros pasos, su familia.  

Ellos eran el ejemplo de un familia que algunos deseaban, no era de un cuento de hadas pero era real, bueno, al menos por un tiempo.  

Samuel aunque no se le pareciese, extrañaba los años en los que amaba a Guillermo y en donde él realmente parecía feliz. Porque sabia y estaba consiente que de una u otra forma le estaba tirando todo lo que había planeado y lo que había gastado de su vida a la basura, que le estaba jodiendo la vida porque no era necesario que lo dijese, se le notaba en el físico y todas las mentiras que probablemente le decía a Zeus para que ese pequeño niño siguiese con la imagen de una familia unida.

Pero también estaba Estefanía, la persona con la que había planeado un futuro siendo realmente egoísta. Pero ahí estaba, encadenado sentimentalmente a dos personas, porque no sabia su estaba enamorado o muy confundido. Las lagrimas caían por todo su rostro como si este fuese una resbaladilla.  

Guillermo veía cada minuto pasar en su reloj y de nuevo esa preocupación se había apoderado de el, no solo por Samuel, si no mas por Zeus. Samuel era muy astuto pero cuando caía en cuenta del pasado solía hacer cosas muy estúpidas y no importaba quien estuviese acompañándolo, en esos momentos solo pensaba en él. Guillermo lo conocía, mas de lo que quisiera pero prefería callarlo. Con algo de trabajo, se levanto del sofá, estaba cansado de mil formas y sentía que en cualquier momento las piernas le fallarían y caería pero no le impidió tomar las llaves de auto y salir de la casa.  

Samuel recordó el día en que conoció a Estefanía, era una pasante en el edificio que trabajaba. Ella era muy amable con todos ahí y una noche en una fiesta de amigos, ella también asistió. De algún modo, Samuel se había sentido atraído, pero le era fiel a su esposo. Esa noche, Estefanía le declaro su “verdaderos” sentimientos por él. Samuel solo se dejo llevar por el momento, el alcohol y la música y ya se encontraba besando a Estefanía con cierta desesperación. Como si desde hace tiempo estuviese esperando eso.  
La primera “cita” ella aclaro que no le gustaban las flores, que no era ese tiempo de chica. Samuel no lo entendió pero se acoplo. La cena termino en la cama de Estefanía. Pero ella no era una persona mala, años atrás ella era feliz, realmente feliz y sabia lo que era tener una familia.

Guillermo visito cada lugar en donde posiblemente estuviesen, ningún rastro de ellos, nada. Cuando llego a aquel bar, ya tenia algunos años ahí, ya no se le podía llamar bar, parecía mas un antro. Pregunto a algunos encargados de ahí, el local era excesivamente grande y temía que si estuviesen ahí, Samuel no tendría a Zeus con él.  

Seguía a cada persona con la mirada, buscaba sus rostros pero era difícil, estaba obscuro, había mucho ruido y él estaba excesivamente cansado. Cuando estaba por salir de ese lugar, vencido y aun mas desesperado. Se encontró con el auto de Samuel estacionado afuera. Las luces de adentro estaban encendidas y se acerco. Cuando abrió la puerta de atrás, se encontró con Zeus, apunto de llorar abrazándose así mismo. Guillermo no dudo en cogerlo entre sus brazos y abrazarlo lo mas fuerte que pudo, y solo eso basto para que los pequeños sollozos.

-Ya, pequeño, todo esta bien-le dijo acariciendo su espalda-¿Sabes donde esta tu papá?

le limpio las lagrimas y él negó con la cabeza.

-Solo lo vi entrar y me dijo que esperara-Asintió con la cabeza con la esperanza que Samuel siguiese ahí dentro.  

-¿Te dejo las llaves?-de nuevo negó

-Las olvido  

Y se sintió por tercera vez decepcionado, porque le había prometido muchas cosas y una de ellas era proteger a Zeus, pasara lo que pasara y hace un rato Zeus estaba ahí, solo, sin protección de alguien. Y otra era que no caería en su vicio de nuevo.  
Pero Guillermo no era tan vengativo, no lo dejaría ahí porque aun lo amaba y le habría gustado no hacerlo y solo llevarse a su hijo.  

-Espérame un segundo aquí, no me tardo-le entrego su móvil y cerro el auto  

Volvió a entrar ahí, lo busco en la barra, en la pista, en los baños y lo encontró al fondo en una mesa, él solo, seguramente ahogándose de borracho. Se abrió paso entre la gente y cuando estuvo enfrente lo miro con lastima.

-¿Cuanto has tomado?-seguramente no le contestaría  

-Guille…-susurro.

-Me prometiste que no lo volverías a hacer-Le dijo  

-Tú me prometiste amor eterno-dijo titubeante  

-¿Quien dice que no lo hago?, eso debería yo decírtelo a ti pero nada dura una eternidad.

Ya no importo nada, no necesitaba explicaciones, lo tomo por la cadera y los hombros y lo llevo hasta afuera después de haber pagado. Samuel después de lo que Guillermo le había dicho no dijo mas, quizá se le olvidara el día después pero le había dolido eso y sabia que ese dolor no iba a desaparecer de la noche al dia. Lo decía por él, por Samuel, le reclamaba.

-Samuel, por favor. Coopera, no puedo cargarte.

Su cuerpo pesaba probablemente el doble, apestaba y solo iba callado tratando de mantener el equilibrio con el cuerpo de Guillermo y algún poste o pared.  

Ya en el auto, Guillermo con el doble de trabajo lo metió. Zeus se fue observando a su padre, nunca lo había visto así, se veía como otra persona y le asustaba.  

Samuel temía que Guillermo comenzara a regañarlo, pero él solo mantenía las vista en la carretera con el volante tomado con fuerza y todo el recorrido fue en silencio. De vez en cuando Guillermo lo veía de reojo y se daba cuenta de algunas lagrimas que le resbalaban por las mejillas.

Después de haberlo cargado prácticamente de nuevo para que subiese las escaleras, le quito la ropa y lo tiro a la cama y parecía que estaba dormido.

-¿Va a estar bien papá?-pregunto Zeus cuando Guillermo le ponia la pijama.

-Va estar bien-Lo acomodo en su cama y le conto un pequeño cuento para que pronto se durmiera. No quería que tuviese una mala imagen de Samuel.

Metió a Samuel en las sabanas y se acostó a su lado. Samuel abrió los ojos con pesadez y le sonrió pero segundos después se esfumo.  

-¿Sabes? Yo no quiero otro hijo-le susurro-Soy un mal padre-Volvió a decir y con los ojos cerrados unas lagrimas cayeron en la almohada.  

Guillermo quedo pasmado con lo que le dijo pero eso no le impidió, limpiar sus lagrimas, darle un beso en la mejilla y abrazarlo. Porque eso necesitaban los dos, un abrazo. De repente el orgullo se rompió en pedazos.

Y bueno espero que les haya gustado el final del Fanfic, fue para nosotras un placer(???)
Aquí tiene el capitulo que todos esperaban, mucho tiempo. Gracias por esperar, solo eso.

Día 17 con unagordashipperdewigetta dentro de unos días <3