BERNARDO

image

Hola Bernardo, te escribe Giancarlo Navarro. Sé que me recuerdas bien. Hoy escribo una carta pública que debí enviar hace un año y medio, cuando me quitaste la página de fans de “No a Keiko” (NAK) en Facebook y nos botaste a mí y a Patricia Zevallos de la administración de dicho espacio en redes sociales. No denuncié esto en su momento porque sabía que hacerlo destruiría la reputación bien ganada del colectivo NAK y porque además creí que quienes se quedaban con la página que expropiaste mantendrían un desempeño mínimamente concordante con los dos años y medio (mayo 2009 – noviembre 2011) durante los cuales me tocó dirigir lo que antes fue un proyecto sano, innovador e inspirador pero que hoy, a la luz de los hechos, se ha convertido en el insípido y estéril feudo de Jimena Sánchez y Máximo Kinast.

Es así que me dirijo a ti, Bernardo, para exponer algunas verdades que deben ser de conocimiento público. Más vale tarde que nunca y Dios sabe que jamás quise llegar a este punto, pero la indecencia de los usurpadores de NAK ha excedido los límites de mi tolerancia.

  1. JIMENA Y MÁXIMO SON TUS PADRES. Ellos te crearon, Bernardo. Tú, pequeño delincuente informático, nos enviaste en diciembre de 2011 algunos mails a los once miembros del entonces aún existente colectivo porque así lo dispusieron Jimena y Máximo. Ellos inventaron tu nombre, tu correo electrónico y te utilizaron no solo para robar la página de fans y esconderse en el anonimato, sino sobre todo para sembrar la duda sobre quién eras y a qué intereses respondías. Fue por ti y tu misteriosa intervención que por lo menos seis de los once miembros de la cúpula naker afirmaban de que yo era el ladrón de la página de fans y me estaba haciendo el desentendido, cuando la verdad es que toda esta trama de robos, mentiras y barro con ventilador fue creación de quienes hoy se autoproclaman como defensores de NAK. Tus padres son los responsables de la destrucción de lo que alguna vez fue un gran colectivo ciudadano. 

  2. NAK NO SE FUNDÓ EN OCTUBRE DE 2009, como señalan malintencionadamente tus padres en su último comunicado. “No a Keiko” nació en mayo de 2009, a través de un grupo de Facebook que yo creé y que convocó más de 20 mil de miembros que meses después, en agosto, migraron voluntariamente a la página de fans también creada por mi persona como parte de una estrategia de expansión en redes sociales que diseñé junto a Patricia, cofundadora de NAK, y que nos dio excelentes resultados. Este plan incluía la construcción de una marca, un logotipo, un eslogan, una plantilla gráfica (colores, tipografía, diagramación) y un procedimiento de socialización (marketing viral, memes) conceptualizados e implementados en su totalidad desde Cajamarca por los dos creadores de NAK. No solo decidimos abrir los espacios de Facebook. También activamos dos cuentas de correo electrónico (una de las cuales pude comprobar ayer que también ha sido robada), un canal de video en Youtube, dos blogs (en LaMula y Blogspot), un Hi5 y un perfil en Twitter (el hasta hoy activo @noakeiko). Todas estas plataformas estaban unidas por un solo dominio (noakeiko.com), el cual registré hace más de cuatro años y que hasta ahora mantengo en mi poder junto con los blogs, el Gmail, el Youtube y el Twitter. Nada de esto pudieron robar Jimena y Máximo. Sin embargo, ellos lograron apropiarse del espacio social más poderoso, la popular página de fans que entonces (2011) tenía 198 mil “Me Gusta” y hoy (2013) ha perdido a más de 12 mil usuarios. Ese es solo un indicador de la pésima gestión que Jimena y Máximo han realizado después de su mini golpe de Estado.

  3. EL OBJETIVO DE NAK JAMÁS FUE ADMINISTRAR UNA PÁGINA DE FANS, como equivocadamente señalan tus padres en su último comunicado. La página nunca fue un fin en sí mismo, sino un medio que nos permitió contribuir al objetivo de impedir que el fujimorismo gane las elecciones de Perú en 2011. Este pequeño desliz nos da luces sobre la terrible obsesión de Jimena y Máximo con el espacio que robaron. Para ellos, NAK es una página de fans en Facebook. Para mí, NAK es un colectivo de ciudadanos de todas las sangres unidos por un solo sentimiento: el rechazo al fujimontesinismo.

  4. NAK NO TUVO OCHO FUNDADORES. Aquí nuevamente mienten Jimena y Máximo. NAK fue creado el 23 de mayo de 2009 en Cajamarca por Giancarlo y Patricia, a través de un grupo de Facebook llamado “No a Keiko Presidente”. Meses después, en agosto, cuando ambos lanzamos la campaña de expansión en Facebook y otras redes sociales, el impacto fue tan positivo que excedió nuestra capacidad de respuesta, especialmente en la página de fans. Fue por ello que, ante la necesidad de contar con recurso humano para la administración de la página en distintos horarios, iniciamos un proceso de convocatoria y selección de “mods” (moderadores) que duró aproximadamente un mes y que finalizó en octubre. Fue así que Patricia y yo elegimos y le dimos nuestra confianza a seis personas: Stephany Sáenz, Eliana Carlín, Roberto Viajero, Daniel Molina, Jimena Sánchez y Máximo Kinast; los flamantes mods de la página de NAK en Facebook. Ojo, ellos administraban solo la página de fans de Facebook. El resto de espacios previamente descritos se mantuvieron exclusivamente bajo mi responsabilidad. Los seis mods de NAK radicaban todos en Lima, lo cual era muy conveniente para los creadores del colectivo, quienes habíamos hecho todo el trabajo previo desde Cajamarca pero necesitábamos pisar fuerte en la capital del país, que aún es de lejos la más conectada a Internet y redes sociales. El sexteto de mods que armamos hizo un excelente trabajo. Aprendieron rápidamente y por cuenta propia a administrar la página de fans, razón por la cual Patty y yo progresivamente fuimos dándoles cada vez más responsabilidades y encargos de confianza. Luego de unos meses llegamos a compartirles los accesos a las cuentas de correo electrónico. Tiempo después decidimos implementar un comité editorial, donde cada uno de los integrantes tuvimos el mismo poder, voz y voto. Así surgió la política de tomar decisiones por votación, algunas veces por unanimidad y otras por mayoría simple. A puertas del año 2011 y el inicio de la campaña presidencial, este comité editorial se convirtió en un comité de campaña, dentro del cual decidíamos qué posición debía tomar NAK frente a temas relacionados al fujimontesinismo así como otros asuntos de interés político. Por ejemplo, en 2010 decidimos no intervenir ni fijar una posición electoral frente a las elecciones regionales y municipales, que en el caso de Lima fueron ganadas por Susana Villarán, pero sí decidimos hacer una intensa contracampaña a la candidatura de Alex Kouri debido a sus vínculos con el fujimorato. En enero de 2011 uno de los miembros (Roberto) dejó el colectivo por razones de trabajo. Quedábamos solo siete personas y la recta final se nos presentaba como un camino cuesta arriba. Necesitábamos acción presencial, no solo moderadores de Facebook, sino activistas que salgan a la calle, toquen puertas, coordinen con otras personas y contribuyan a que NAK dé ese salto al “mundo real” que tanto habíamos buscado. Fue así que a inicios de 2011 decidimos incorporar a cuatro personas: Mariela Belleza, Marlene Román, Jota Hurtado y Walter Díaz de la Vega. Si bien yo conocía a este cuarteto por Facebook y uno que otro evento de NAK, lo cierto es que este grupo se unió en la recta final de la campaña para potenciar la actividad presencial del colectivo. Su trabajo fue increíble. En realidad, a lo largo de toda la campaña y hasta junio de 2011, los once miembros de NAK desempeñamos un rol y una labor que superaron nuestras expectativas. Fui uno de los primeros en agradecer y felicitar el aporte de cada uno. Sin ellos, el objetivo quizá no se habría logrado. Luego de la derrota de Keiko en segunda vuelta, los miembros de NAK celebramos y nos tomamos un merecido descanso, periodo durante el cual surgieron proyectos nuevos como “Voto Vigilante”, “No a la Korrupción” y “No a Alan García”. NAK se convirtió en una suerte de trampolín que promocionaba estos nuevos espacios y difundía información política de interés general. En este punto de la historia los once miembros teníamos acceso directo a la administración de la página de fans en Facebook. Esa fue una prerrogativa mía. Yo incorporé a Jota, Mariela, Marlene y Walter a la moderación de la página de NAK en Facebook, en reconocimiento a su valioso aporte durante la recta final de la campaña. Ellos ya no eran solo activistas, también eran mods y miembros del comité de NAK, con voz y voto propios. Lo cierto es que a partir de junio de 2011 el colectivo y sus espacios en Internet fueron perdiendo fuerza. Esto era perfectamente lógico, es lo que normalmente sucede después de un proceso electoral tan intenso y atiborrante como el peruano. Pero además NAK ya no tenía por delante aquella misión que había sido el norte del colectivo durante 2009, 2010 y parte de 2011. Keiko Fujimori ya había sido derrotada. Habíamos obtenido lo que queríamos. Estábamos literalmente en el aire, flotando en una nube que creo que se le subió a la cabeza a algunos de los miembros del colectivo que vivían en Lima. NAK fue el paradigma de 2011 en muchos espacios políticos, juveniles e informáticos de la capital. Algunos pensaban que éramos un movimiento izquierdista. Otros pensaban que éramos el secreto mejor guardado del nacionalismo. Todos ellos estaban equivocados, pero coincidían comentar cómo NAK había hecho historia poniendo al antifujimorismo en vitrina nacional y mundial usando las redes sociales de Internet. Luego de ese momento triunfal vino la debacle del colectivo.

  5. ES FALSO QUE GIANCARLO HAYA PROPUESTO ELIMINAR NAK ANTES DEL CONFLICTO CONGA. El comunicado de Jimena y Máximo está redactado de tal manera que sugiere que yo propuse eliminar NAK antes del estallido del conflicto Conga en Cajamarca. La verdad es que la propuesta de eliminar o suspender NAK hasta la campaña presidencial de 2016 o la ocurrencia de algún evento trascendental (como la solicitud de indulto a Fujimori), fue una idea que puse sobre la mesa en diciembre de 2011, luego del inicio del conflicto Conga y en la cúspide de la crisis interna que vivimos los entonces once miembros de NAK (entre octubre de 2011 y enero de 2012), coyuntura que Jimena y Máximo han omitido muy convenientemente en su reciente publicación y que en otro momento explicaré con el detalle necesario.

  6. ES FALSO QUE GIANCARLO HAYA OCULTADO SU RELACIÓN CON YANACOCHA Y QUE ÉSTA SEA CAUSAL PARA SER EXPULSADO DE NAK. Soy un comunicador social que se ha desempeñado en distintas ramas de la comunicación, una de las cuales es el sector minero, petrolero y energético. Nunca he tenido vergüenza de decirlo. Quienes conocen o ha investigado mi trayectoria profesional saben que mis vínculos con Yanacocha datan del año 2003, que en 2004 dejé Lima y me mudé a Cajamarca (tierra donde vivo y voto desde entonces) para diseñar e implementar in situ la campaña de lanzamiento de la fundación social de Yanacocha. Además, en Cajamarca y Celendín mucha gente me recuerda por mi posterior trabajo como jefe de comunicaciones del Proyecto Conga, labor que desempeñé entre los años 2005 y 2006 y que está registrada en mi blog personal a través de varias publicaciones de la época que así lo expresan (y que hoy paradójicamente se están usando para afirmar que yo he ocultado mi trabajo en el sector minero). Así puedo seguir, enumerando varias colaboraciones que no solo he tenido con Yanacocha o la industria extractiva, sino también con muchos otros sectores privados, públicos, académicos y culturales del entorno nacional e internacional. Entonces, ¿dónde está el ocultamiento? Que yo no haga autobombo de mi exitosa carrera como comunicador no quiere decir que no lo sea o que esté escondiendo mi hoja de vida. No confundir perfil bajo con secretismo. Por otro lado, según el tendencioso comunicado de Jimena y Máximo yo fui expulsado de NAK por supuestamente haber ocultado mi relación con Yanacocha y haber censurado ciertas publicaciones de denuncia a esta empresa durante el conflicto Conga. Ya desmentí y aclaré el primer pretexto. Jamás he ocultado mi trayectoria profesional. Sobre el segundo punto, Jimena y Máximo también mienten. Como comenté previamente en el punto 4 de esta publicación, en 2011 NAK contaba con un comité que discutía y determinaba posiciones del colectivo sobre la base de votaciones. A veces las cosas se resolvían por unanimidad y otras veces con mayoría simple. En el caso del conflicto Conga en Cajamarca nunca hubo unanimidad. Tampoco hubo votación. En la última reunión que tuve cara a cara con Jimena, Máximo y otros cinco miembros del colectivo (diciembre 2011) se aclaró que Jimena había publicado inconsultamente algunos posts que transgredían el acuerdo previo de no publicar nada sobre el conflicto Conga sin discutirlo en comité. También se aclaró que Giancarlo había eliminado esos posts y otros similares siguiendo el espíritu de ese criterio (no publicar sobre Conga sin discutir en comité). Si bien había una fuerte tensión al interior del colectivo por el conflicto Conga, la decisión de expulsar algún miembro por sus vínculos laborales o profesionales no había sido jamás parte de la política del grupo. No hasta octubre de 2011, cuando Jimena promovió al interior de NAK una votación para decidir la permanencia o no de Eliana Carlín en el colectivo, debido a una denuncia falsa y sobredimensionada que había aparecido en un sector de la prensa. Recuerdo muy bien que me opuse totalmente a la idea de remover gente de NAK por sus vínculos laborales. En este tipo de situaciones personales, la decisión de dar o no un paso al costado le pertenece únicamente a la persona en cuestión, en este caso, Eliana. Ella ya había decidido formalizar algo que en la práctica venía ocurriendo, dado que desde mediados de 2011 ella ya no asistía a las reuniones del colectivo y ya había adelantado extraoficialmente su decisión de distanciarse de NAK. Pero Jimena agitó el ambiente al interior de NAK y logró que se hiciera una votación que dejó el precedente perfecto para lo que vendría después. Lo cierto es que ni las relaciones laborales ni la trayectoria profesional habían sido nunca parte de los criterios para valorar o evaluar a un miembro de “No a Keiko”. Si así lo hubiera sido, por ejemplo, ¿por qué nunca nadie ha dicho nada sobre el rol de Jimena como funcionaria de la Municipalidad de Miraflores y la Municipalidad de Lima? La respuesta es sencilla: NAK siempre fue un movimiento esencialmente ciudadano. Lo único que importaba para ser naker era el rechazo legítimo al fujimontesinismo. No importaba si eras izquierdista, derechista, liberal, demócrata, etnocacerista, anarquista, toledista, susanista, humalista, ppkausa, católico, ateo, peruano, extranjero u otros tipos de discriminación. En ese contexto, ni el lugar de trabajo, ni la carrera profesional ni las relaciones comerciales formaron jamás parte de ninguna discusión para valorar o evaluar a los nakers. A nadie se le pidió credenciales laborales para entrar a NAK. ¿Por qué habría que pedir eso para decidir la salida de alguien? Si este inusual criterio fuera aplicable entonces Jimena, Máximo, Marlene y Walter deberían salir también del colectivo, ya sea por su nacionalidad, centro de trabajo o relación laboral. Es decir, la doble moral se hace presente en la actual cúpula naker. El argumento de que botaron a Giancarlo por ser “yanacochino” es absurdo y solo busca distraer la atención de la verdad de las cosas: Jimena y Máximo quieren NAK solo para ellos, para su control, para sus intereses. Por eso promovieron la votación para decidir la salida de Eliana. Por eso promovieron mi expulsión y la de Patricia. Por eso Stephany y Daniel ya no forman parte de NAK. Por eso Jota y Mariela fueron retirados de la administración de la página de Facebook en 2012. Para cada caso, Jimena y Máximo han construido un pretexto ad hoc. Entre diciembre de 2011 y enero de 2012 los usurpadores contaron con el apoyo de Marlene, Walter, Jota y Mariela. Es decir, los cuatro integrantes más recientes (incorporados a NAK en enero de 2011). Ellos contaban con seis votos. Eliana, que no estaba de acuerdo con la idea de expulsar a los creadores de NAK, ya no era parte del colectivo (un voto menos). Patricia y yo solo contábamos con Stephany y Daniel, los cuales –creo– ni siquiera fueron consultados sobre el particular. Lo cierto es que ni a Patricia ni a mí nos convocaron para decidir este tema tan grave: expulsar a los fundadores de “No a Keiko” y apropiarse de la página de fans en Facebook que ellos crearon. El absurdo de condenar al creador pero quedarse con su obra. Jimena y Máximo nos robaron la página de Facebook en diciembre de 2011. Luego, en enero de 2012 nos botaron sin siquiera darnos el derecho a defendernos. A los creadores y líderes de “No a Keiko”. Ese fue el mini golpe de Estado de estos dos usurpadores, quienes, a través de la fuerza y una decisión fraudulenta, se apropiaron de aquello que jamás habrían podido ganar ni con la razón ni con un proceso respetuoso de las instancias propias de un colectivo ciudadano. Esta no solo es mi denuncia sino también la de Patricia, Eliana, Daniel, Stephany, Jota y Mariela. Somos siete ex miembros de NAK quienes, pese a que hemos discrepado y seguimos discrepando sobre Conga y otros puntos relacionados al manejo y desempeño del colectivo, esta vez hemos unido fuerzas y criterios para manifestar nuestro rechazo tajante al deplorable comportamiento mostrado sistemáticamente por Jimena Sánchez y Máximo Kinast desde noviembre de 2011 a la fecha (setiembre 2013).

  7. EL COLECTIVO NAK DEJÓ DE EXISTIR HACE MUCHO TIEMPO. ES HORA DE RECUPERARLO. Hoy “No a Keiko” ha perdido a siete de los once miembros que hicieron posible aquella exitosa contracampaña que contribuyó a derrotar al fujimontesinismo en las elecciones presidenciales de 2011. Esta fuga de la mayoría de sus miembros es responsabilidad de Jimena Sánchez y Máximo Kinast, a quienes exigimos que renuncien a lo que queda del colectivo, se disculpen públicamente, brinden las satisfacciones pertinentes y devuelvan el acceso a la página de Facebook a sus legítimos creadores: Giancarlo Navarro y Patricia Zevallos. Esperamos que la exposición pública de estos hechos permita recuperar un espacio que antes defendió la democracia y los derechos humanos pero que hoy, lamentablemente, solo obedece a los caprichos de dos personas que han manipulado, robado, traicionado, mentido y huido de la verdad desde diciembre de 2011, cuando crearon la falsa identidad de Bernardo Gonzalez Perez para apropiarse de algo que no les pertenece y concluir erróneamente que por ello son dueños de la verdad o de un movimiento ciudadano reconocido en Perú. “No a Keiko” es más que una página de Facebook. Es un colectivo de casi 200 mil personas que rechazamos el fujimontesinismo y continuaremos rechazándolo dentro o fuera de NAK. Pero es hora de que Bernardo, Jimena, Máximo y sus cómplices den un paso al costado y nos permitan recuperar el valioso tiempo perdido.

Perú, 18 de setiembre de 2013.

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video