molibdeno

http://ift.tt/1EKgqSI

En el marco de un encuentro con proveedores y actores del ámbito minero, Minera Sierra Gorda, operada por la polaca KGMH, expuso la situación operacional de la faena en la actualidad y dio a conocer los lineamientos de la compañía con miras a la fase dos de su operación.

[KGHM produjo 663.ooo toneladas de cobre en 2014]

La jornada se inició con las palabras de Maciej Sciazko, gerente general de Sierra Gorda SCM, para luego dar paso a los ejecutivos Piotr Kubiak y Krystian Siemkiewicz, quienes expusieron las principales características y cifras de la operación.

Es así como destacaron que el proyecto minero implicó una inversión de US$4.200 millones, generando actualmente 1.300 empleos directos y 3.000 indirectos. Se destacó que el rajo considera un volumen de procesamiento diario de 110.000 toneladas de mineral, una vez finalizado el ramp up con reservas de cobre, molibdeno, oro y plata.

Además se resaltó que desde el inicio de la operación se han removido 15,9 MM de mineral sulfurado, 49,3 MM de mineral oxidado y 272,3 MM de estéril, destacando que uno de los objetivos actuales es lograr mover diariamente 500.000 toneladas de material.

Expansión

En la instancia se presentaron además los lineamientos de la etapa de expansión de Sierra Gorda, que tiene como objetivo incrementar la producción a 220-230 mil toneladas procesadas por día, que conlleva 600 oportunidades de trabajo adicionales.

En ese contexto, se resaltó que la filosofía de fase de expansión es replicar tanto como sea posible las capacidades de la fase 1 para duplicar el rendimiento. A ello se suma la adquisición de equipos de adicionales, en ámbitos como el área de chancado, correas transportadoras, y equipamiento eléctrico.

Óxidos

Durante el encuentro, Tim Galusky, de KGHM, se refirió al proyecto de óxidos que tiene en carpeta Sierra Gorda.

El ejecutivo explicó que se considera el diseño y la construcción de instalaciones de pilas de lixiviación, extracción de solución y electroobtención, con miras a alcanzar una producción de 40.000 toneladas anuales de cátodos de cobre de alta calidad a partir del mineral de óxido acumulado como resultado de las operaciones de la faena minera.

La iniciativa considera la lixiviación permanente de mineral de óxido, extracción de la solución y electroobtención de un total de 136  millones de toneladas de mineral oxidado, con una producción total de 281.200 toneladas de cátodos de cobre durante un período de nueve años.

http://ifttt.com/images/no_image_card.png

El próximo 11 de mayo Marcos Büchi terminará su período en el Directorio de Codelco. A días de dejar su cargo, el profesional expresa su opinión sobre las capacidades que debieran tener los dos nuevos integrantes de la instancia.

[La jugada de Codelco para rentabilizar el molibdeno]

Es así como en la nota publicada por El Mostrador, se consigna que cuando el Consejo de Alta Dirección Pública inició la búsqueda de reemplazantes para los dos cargos a director, se invitó a Marcos Lima y a Marcos Büchi a que expusieran su visión sobre las competencias que debían buscar en sus sucesores y las complejidades del cargo.

Büchi manifestó que “ojalá haya algunos miembros del directorio que, además de estas otras capacidades –de gestión, financieras o administrativas–, estén más focalizados en el área minera y de proyectos”.

Agrega que “hay que hacer que el equipo ejecutivo sienta que tienen con quién conversar. En definitiva, uno como director debe generarle un estrés creativo respecto de los planteamientos técnicos”.

De manera adicional, Büchi señala que “por la dimensión de estos proyectos estructurales, el directorio tiene que tener la tranquilidad de que la estructura ejecutiva cuenta tanto con los distintos ejecutivos a cargo de los proyectos estructurales como con el reporte secuencial que permita llevar un buen seguimiento de ellos; o alternativamente pueden haber comités a través de los cuales algunos directores especializados colaboren con este grupo ejecutivo. Teniendo en cuenta siempre que no hay que saltarse la operatividad de la línea. Es decir, al final son los ejecutivos los que deben decidir las cosas, pero que haya un poco más de involucramiento por parte del directorio en el proceso de toma de decisiones”.

En la nota de El Mostrador el profesional resalta que “hoy son nueve los directores de Codelco. En la medida que haya un cuerpo de directores multidisciplinario, algunos deben tener la capacidad de ayudar en ciertos temas y otros en otros. En ningún caso, esto debe distorsionar el funcionamiento de Codelco. El directorio ya tiene 4 comités, que hacen un poco lo que yo digo, pero el Comité de Proyectos y Financiamiento debería estar más cerca de los procesos de definiciones de los proyectos y no sólo estar en la parte final. Lo mismo con el Comité de Gestión. No hablo de un cambio, sino que los comités estén un poco más en el origen de la toma de decisiones y formen parte de ellas”.

http://ift.tt/eA8V8J

El próximo 11 de mayo Marcos Büchi terminará su período en el Directorio de Codelco. A días de dejar su cargo, el profesional expresa su opinión sobre las capacidades que debieran tener los dos nuevos integrantes de la instancia.

[La jugada de Codelco para rentabilizar el molibdeno]

Es así como en la nota publicada por El Mostrador, se consigna que cuando el Consejo de Alta Dirección Pública inició la búsqueda de reemplazantes para los dos cargos a director, se invitó a Marcos Lima y a Marcos Büchi a que expusieran su visión sobre las competencias que debían buscar en sus sucesores y las complejidades del cargo.

Büchi manifestó que “ojalá haya algunos miembros del directorio que, además de estas otras capacidades –de gestión, financieras o administrativas–, estén más focalizados en el área minera y de proyectos”.

Agrega que “hay que hacer que el equipo ejecutivo sienta que tienen con quién conversar. En definitiva, uno como director debe generarle un estrés creativo respecto de los planteamientos técnicos”.

De manera adicional, Büchi señala que “por la dimensión de estos proyectos estructurales, el directorio tiene que tener la tranquilidad de que la estructura ejecutiva cuenta tanto con los distintos ejecutivos a cargo de los proyectos estructurales como con el reporte secuencial que permita llevar un buen seguimiento de ellos; o alternativamente pueden haber comités a través de los cuales algunos directores especializados colaboren con este grupo ejecutivo. Teniendo en cuenta siempre que no hay que saltarse la operatividad de la línea. Es decir, al final son los ejecutivos los que deben decidir las cosas, pero que haya un poco más de involucramiento por parte del directorio en el proceso de toma de decisiones”.

En la nota de El Mostrador el profesional resalta que “hoy son nueve los directores de Codelco. En la medida que haya un cuerpo de directores multidisciplinario, algunos deben tener la capacidad de ayudar en ciertos temas y otros en otros. En ningún caso, esto debe distorsionar el funcionamiento de Codelco. El directorio ya tiene 4 comités, que hacen un poco lo que yo digo, pero el Comité de Proyectos y Financiamiento debería estar más cerca de los procesos de definiciones de los proyectos y no sólo estar en la parte final. Lo mismo con el Comité de Gestión. No hablo de un cambio, sino que los comités estén un poco más en el origen de la toma de decisiones y formen parte de ellas”.