Escribo acá porque es más fácil. No tengo que lidiar con las expresiones de fastidio que genero en los demás (mis supuestas amistades) cuando intento hablar de mis problemas. Me evito los comentarios que minimizan esos problemas (hay algo de razón, de todas formas, en esto. Al fin y al cabo estos conflictos emocionales apestan a pataleo de nen* de clase media) y las respuestas hostiles de la gente que, se supone, son mis afectos. Todo parece ser supuestos últimamente. Supongo (je) que es entendible. Necesito cambios en mi vida y, al manifestar esa necesidad a las personas que tengo cerca, recibo aprehensión como respuesta, una mezcla de bronca y miedo, como si cambiar significara que ya no l*s querré como antes. Me siento alternativamente asfixiad* por y separad* de mi vida. Gran parte del tiempo soy más un* espectador* que otra cosa, un* testigo de eventos que ya no me siento capacitad* para comprender, apenas analizar. Cada vez se me hace más difícil hablar, siento mis palabras vacías e innecesarias. Al mismo tiempo, estoy convencid* de que necesito nuevas relaciones pero me siento absolutamente incapaz de encarar ese proceso. Y, en definitiva, la soledad sigue siendo mi mejor estado. ¿Y, entonces, cuál es el problema? Ni idea, pero el nudo en el estómago sigue ahí. Escribo acá porque es más fácil (sin amistades que me juzguen, en un idioma que pocos entenderán, protegid* por cierta ilusión de anonimato) y con la esperanza de que las palabras atrapadas en la pantalla me devuelvan cierta claridad.

"-El cerrazónico, no importa su edad física, tiene pensamiento arcaico. Es la enfermedad de la vejez mental. La persona cree haberío visto todo y saberlo todo, es soberbia, impaciente, ególatra, enseña sus conocimientos jactándose; disfruta señalando los errores, cuando le aconsejan se irrita y cuando le agreden ataca con ferocidad. Es el caso, por ejemplo, de madres aprensivas que se la pasan corrigiendo a todas sus conocidas porque sólo ellas saben el secreto de la salud infantil; el caso de hombres que ante la más mínima agresión de un conductor cercano se bajan del automóvil y se retan a golpes; son personas pedantes que se sienten dueños del mundo, con el derecho de dar lecciones a los demás, que quieren educar al planeta para que ya no haya tontos; personas que manipulan e intimidan a todo aquel que opine diferente, que minimizan el éxito del triunfador y aseguran que lo que otro hizo, ellos podrían haberlo hecho mejor."

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video