La luxure et la passion

Era un club elegante y exclusivo en donde doutzen entraba sin hacer fila porque el dueño del lugar era nada menos que su adorado vladimir quien era un demonio apasionado y amante del francés así que por esa razón le puso la lujuria y la pasión al club pero en francés y ¿quienes entraban? Sólo los demonios aunque claro ¿porque no dejar entrar a esos idiotas humanos? Así seria doble diversión para todos. Doutzen estaba a fuera cruzada de brazos pensando en entrar, llevaba puesto un vestido negro y corto apegado a su cuerpo andaba con zapatos altos negros también y una chaqueta de cuero. Tenia brillo en sus labios de color rojo y llevaba puestos unos preciosos aros largos de calavera que le regalo dimitri y si tenia varias miradas encima de ella de pasada. Y mientras pensaba si entraba o no al club saca de su bolsillo derecho de su chaqueta de cuero un frasco que contenian sus preciadas gotitas magicas, la abre y abre su boca cerrando sus ojos y le aprieta la punta sacando tres gotitas que caian sobre su lengua y doutzen cierra su boca sintiendo las gotitas ya en su cuerpo y sonrié guardandose el frasco en el bolsillo y decide entrar al lugar sin pensar que una sensual mujer la estaria esperando.

Se acerca haciendose notar, muchos le tiraban piropos y ella solamente sonreía y se acerca a los guardias -también eran demonios- y ellos la dejan entrar con una sonrísa en su rostro. Ella entra observando que el ambiente estaba bueno, con buena música y si ‘gente’ bailando o bebiendo y porque no disfrutando de la compañia. Ella camina empujando a los demás y va hacia ‘el trono’ en donde estaba sentado vladimir quien estaba en compañia de una sensual chica -quien esa misma mujer estaba esperando a doutzen.- Y doutzen lo mira negando con su cabeza pero sonriéndo y se para en frente de él.—No pierdes el tiempo, al menos la mujer es más hermosa que las demás…— se cruza de brazos esperando que vladimir dejare de besar a la rubia y él mientras besaba a la mujer sonrié y luego deja de besarla para saludar a su adorada doutzen quien estaba ya sintiendo los sintomas de sus gotitas magicas.—Amo a las mujeres, digamos que no puedo vivir sin ellas— le da un beso en la frente —y deja de hablar y vete a bailar sé que quieres hacerlo— y doutzen sonrié dandole una mirada a la rubia quien le sonreía de una forma muy familiar pero no lo tomo en cuenta así que va hacia la pista de baile y se pone a bailar la canción que sonaba en esos momentos (x).

Vladimir volvio a sentarse en el trono para observar a su adorada doutzen quien se encontraba bailando al ritmo de la canción así como todos los de la pista de baile, la mujer que queria ver a doutzen era nada menos que meva quien se encontraba sonriendo al ver a su grandiosa doutzen bailando. Y mientras bailaba se le acerca un tipo tomandola por la cintura y doutzen sonrié empujandolo y sigue bailando como si nada, disfrutando de la canción y observa a vladimir quien la estaba mirando y ella va hacia a él bailando y lo saca a bailar quien no se nego porque era su doutzen y mientras que los dos bailaban la nueva y más sensual que nunca meva se va hacia la barra Y pide dos tragos porque sabia que doutzen necesitaria uno cuándo la viera en su nuevo cuerpo.

—Gracias por bailar conmigo, es un honor bailar con el dueño de este lugar— le dijo en broma y vladimir sonrié al escucharla y se le acerca tomandola por la cintura y si para hablarle al oido así su gran amiga le escuchara bien.

—Para mi es un honor bailar con la demonia más sexy del lugar y cambiando de tema el tipo que has rechazado te esta mirando con odio, de seguro te estara esperando a fuera para darte tu merecido o querer pasarse contigo.— Le dijo sacandole pica al tipo de pasada —que cumplido más hermoso me ha dicho señor vladimir y ese tipo si me quiere hacer algo morira en el intento.— Y toma la mano de vladimir para salir de la pista y van hacia el trono en donde se encontraba meva con dos tragos y le ofrece uno a doutzen quien ni se arrugo en recibir y tomar ese trago y vladimir arruga su entrecejo al ver eso.—¿Te suena el apodo princesita de las tinieblas?— preguntó meva ahora bebiendose el trago y doutzen le da un sorbo más y arruga su entrecejo al escuchar ese apodo que solo una persona le decia y sonrié viendo a la hermosa rubia quien le estaba sonriéndo y vladimir no entendia nada pero no dijo ni una palabra porque no era su tema.—¿Meva? ¿eres tú? maldita seas por tener ese nuevo y sensual cuerpo que para la próxima busca un cuerpo horrible así para no sentirme tan mal y si dame un abrazo ando amorosa en esta agradable noche así que aprovecha.—

Le pasa el vaso vacio a vladimir y abre sus brazos para abrazar a su querida meva y la nueva meva deja el vaso en manos del demonio vladimir también y abraza a su princesita de las tinieblas.—Mi princesita de las tinieblas no me jodas, tú eres hermosa y sensual y te prometo que para la próxima me cambiare en un cuerpo horrible— le dijo sonriéndo y acariciando su espalda, doutzen sonrié que en verdad estaba feliz de volver a ver a su meva con su nuevo cuerpo.—Y….— la deja de abrazar pero le toma la mano y mira a vladimir quien estaba perdido porque no entendia nada y si recordo que beso a la amiga de doutzen.—Vladimir ella es meva, la brujita media rara porque cambia cuerpo como ropa y quien estabas besando hace un rato….— lo dijo con su qué lo último y vladimir sonrié con esa sonrísa coquetona que tenía.

—Bastante hermosa y haber si terminamos lo que me habias prometido meva— la mira y meva le asiente con su cabeza —pero esta noche no porque quiero estar con mi princesita de las tinieblas— se encoje de hombros sonriéndo y vladimir sonrié ahora guiñandole un ojo —como tú digas sexy y bien me ire tengo algunos asuntos que hacer, adiós preciosas— se despide tomandole de las manos a las dos y dandole besos sobre ellas y se retira como todo un caballero que era. Meva con doutzen se van del club de vladimir y van hacia a fuera para tomar aire y así hablar un poco mejor.—Pense que no vendrias más meva— dijo resguardando sus manos sobre sus bolsillos de su chaqueta de cuero.

—No podía irme menos que tengo a mi princesita de las tinieblas conmigo y tengo un plan por esa razón me ves en este sensual cuerpo aunque la cara de esta mujer es bastante angelical y bueno a mi no me gustan así pero es que el plan que tengo tenia que tener esta carita.— Se apunta el rostro y doutzen sonrié y ve hacia el callejón y pudo notar que alguien estaba ahí en la oscuridad pero no le tomo mucho en importancia.—Tú y tus planes meva y bien, acá me tienes todavia aunque debes disfrutarme porque devon esta de vuelta y dejare que me mate….— ya estaba poniendose un poco idiota doutzen y meva nego con su cabeza y si estaba sorprendida también por el regreso del maldito que doutzen más odiaba.—No, ese maldito no te matara doutzen, tú eres más fuerte que él así que cállate y deja de decir que él te matara y dejaras que te mate porque no lo permitire— con lo último le estaba afirmando que le iba ayudar con devon aunque doutzen se opusiera.

—¡Cállate tú estúpida bruja!, la verdad que prefiero estar muerta, ya nada tiene sentido ni si quiera ‘molestar’ a estos estúpidos humanos, todo es una mierda hasta yo así que devon puede hacer lo que quiera conmigo créeme que haria un favor para todos.— Dijo ya entregandose a la idea de querer morir en manos de devon y meva se le pone en frente dandole una leve cachetada para que reaccionara.—¡No, la que tiene que cállarse acá eres tú estúpida demonia! ¡dejate de hablar así maldita sea! ¡si haces eso, devon ganara y te humillara estando tú muerta!— dijo alterada y con su tono de voz más alta de lo normal. Doutzen abrió sus ojos poniendo su mano sobre su mejilla y arruga su entrecejo quedando anonadada porque meva jamás ha sido así con ella.

—¡Estúpida!— dijo gritandole pero jamás con intención de golpearla —

odio que tengas la razón, odio que seas mi amiga o la mierda que seas, odio ser una maldita suicida a veces y decir tonteras y tu cachetada es una de las más fuertes que he sentido y maldita seas estúpida bruja o la mierda que seas— le dijo con un nudo en su garganta a punto de llorar, sus ojos estaban brillosos y meva sonrié ahora tomandole la mano libre a doutzen.—Y más razón tengo para quedarme, sé que devon es tu maldito problema, sé que quieres acabar con él tú sola pero no, eso no va a pasar porque te ayudare no dejare que mi princesita de las tinieblas se me vaya en manos de ese maldito— le dijo dandole una leve caricia en la mano y doutzen deja su mejilla tranquila y suspira y empieza a reir.—A tí no puedo decirte que no, practicamente sabes todo con lo que pase con el maldito de devon porque tú eras mi vocecita, mi otra mitada que ahora tiene vida propia y si… juntas vamos a matarlo, perdón por decir estúpideces, a veces me afectan mis gotitas magicas.— Le sonrié ya más calmada y meva le devuelve la sonrísa también.

Ella sabia todo lo que paso con devon porque fue su mitad, vio todo lo que doutzen sintió por devon quien meva siempre lo odio y le decia a doutzen que lo dejara pero ella jamás le hacia caso. Las dos tenian una conexión muy especial por eso doutzen no podía decirle un no a meva o golpearla porque ‘era su mitad’ y era la única que ha estado ahí a su lado un silencio había aparecido pero fue interrumpido por el tipo que doutzen rechazo —¡bitch!—le dijo ya enojado porque ella no quiso bailar con él y doutzen se pone a reír al recordar lo que le dijo vladimir y que tuvo razón porque ahí estuvo esperandola el idiota.—¿Perdón? a mi ningun idiota como tú me dice bitch…— con su movimiento de mano lo tira hacia el callejón y va hacia él poniendose encima y el tenia sus ojos negros a lo que doutzen pone sus preciosos ojos verdes en negro también.—Mala idea estúpido demonio.—

El demonio la toma y la hace ‘volar’ contra una pared y meva reacciona y va hacia el callejón pero el demonio se dio cuenta así que la paraliza así poder tranquilo supuestamente matar a doutzen por haberlo rechazado y ella sonreía a carcajadas.—Esto son cosquillas para mi— dicho esto se le tira por detrás y lo toma del cuello quebrandoselo y ve como el humo negro sale de la boca del cuerpo sin vida.—A doutzen jagaciak, hija de reid más conocido como sean nadie le gana….— dijo ahora arreglandose su chaqueta y va hacia meva que cae al suelo como un saco y la toma de la mano y se van del callejón para irse del lugar.—Mucho por esta noche sensual rubia, vamonos a mi lugar secreto mi adorada amiga— le dijo más calmada y meva sonrié tomandole la mano también y se van del lugar las dos amigas mientras que vladimir había montado un espectáculo en donde se dio cuenta que habían entrado cazadores así que como la mayoria eran demonios, era más que obvio que ganaban y si hubo una gran ‘matanza’ que doutzen y meva se perdieron por seguir disfrutando su compañía de amistad aunque más de hermandad porque doutzen consideraba a meva como una hermana más.

Despierta media mareada le dolia la cabeza no se acordaba de nada ni que fue lo que hizo, despertó adolorida y tenia un olor raro un olor a podrido así que se sienta mirando medio borroso se resfriega los ojos para poder ver bien cuándo lo hace se veía en una mansión abandonada eso le parecio raro pero más raro era verse llena de sangre se levanta del colchón mirando a su alrededor una risa malevola retumbo la habitación fría de esa mansión.—Despertó la princesita de las tinieblas….— decía esa voz que daba escalofrios, esa voz de ultratumba de una mujer que doutzen conocía bastante bien.—¿a caso me has olvidado?— decía esa voz conocida por doutzen, ella sonrié sentandose en una silla vieja.—Oh… como olvidarme de la bruja que estuvo dentro mío ¿porqué mejor noa apareces?, ¡vamos! Quiero ver ese rostro tan hermoso que tienes que se me ha olvidado así que aparece y cuentame que es lo que paso he hice y obligaste a que hiciera porque no recuerdo nada así que da la cara de una buena vez bruja maldita…— se cruza de brazos esperando a que ella apareciera, la bruja empieza a reír y sus risas se escuchaban haciendo ecos en esa mansión y aparece desde la oscuridad en frente de doutzen.—¿Así esta mejor? Y apestas a muerto o mejor dicho muertos…— empieza nuevamente a reír, doutzen levanta una ceja mirandola con cara de pocos amigos.—¿cambio de cuerpo? Me gusta y bueno ahora dime que es lo qué paso y porque estoy así— la bruja Meva sonrié nada más sentandose al frente de ella fumandose un puro tirando el humo como chimenea.—Digamos que use tu precioso cuerpo para matar a ciertas personas molestosas.— sigue fumandose su puro tirando el humo hacia el lado luego se levanta para ir a prender las otras velas.—¿Que personas? Y ¿como supiste en dondé estaba? Que idiota soy al preguntarte como diste conmigo si en realidad fuiste parte de mi….— sonrié para luego hacer una mueca camina de un lado a otro, meva sonrié mirandola había prendido ya todas las velas.— Personas odiosas princesita, digamos que querian lastimarte….— dijo recordando lo que le iban hacer a doutzen.—Y si fui parte tuya, es bueno saber que no lo olvidas y bien, mejor anda a bañarte porque hueles a muerto así que anda a darte un baño sabes el camino y te deje ropa limpia y una toalla ya hablaremos con más calma y el porque he aparecido.— Le sonrié a su princesita de las tinieblas que la estimaba por muy malvada que fuera pero entre malvadas se entendian ¿no?.

Doutzen se muerde el labio y camina hacía el baño llevandose una vela, hacía frío en ese lugar así que doutzen camino un poco más rapido llegando al baño, deja la vela encima de una mesita que había para cerrar la puerta y luego da la llave para llenar la tina, mientras esperaba que se llenara la tina, se va a mirar en el espejo, tenia un rasguño en su rostro que para su buena suerte se iba a sanar y no iba a quedar marcas, suspira pasandose las manos en su rostro, estaba cansada, tenia sueño y tenia hambre. Camina llegando a la ducha y da el agua esperando a que saliera caliente pero no así que se saca la ropa rapidamente dejandola en el piso y se mete a la fría agua para limpiarse. Meva estaba mirandose en el espejo sin duda le gustaba ese nuevo cuerpo de esa pobre muchacha drogadicta aúnque sólo por poco iba a estar en ella y si ¿Quien era meva?. Ella estuvo en el cuerpo de doutzen hablandole desde ahí, ayudandola y ser su amiga más fiel, por eso fue parte de doutzen y por eso tenian ese contacto con la mente y cuándo doutzen estaba en peligros ella aparecia para ayudarla. Meva se salió del cuerpo de doutzen cuándo ella quedo en coma, meva lo hizo para salvarla y así pudiera ser independiente de ella. Y aparecio en el momento justo, doutzen iba a ser sacrificada y abusada por cuatro asquerosos tipos que se habían encaprichado con ella y meva salió a salvar a la princesita de las tinieblas y porque se había enterado de lo que iba a pasar con doutzen y queria ayudarla a pesar de que ella se opusiera porque a doutzen no le gustaba que le ayudaran.

Doutzen se había dado el baño de su vida con agua fría sale secandose con la toalla ya que ahí estaba la ropa que meva le dejo, doutzen sonrié y se pone la ropa interior negra y luego una polera con tirantes apegada a su cuerpo y unos jeans negros sin duda meva sabía sus gustos y como no si vivio en ella por mucho tiempo. Doutzen agarra la ropa que había usado con una manta vieja que encontro ahí y sale del baño con la ropa en su mano izquierda y la derecha con la vela. Llega hacía meva dejando la vela en su lugar y tira la ropa al fuego que había ahí.—Debe quemarse.— dijo viendo como la ropa se quemaba, meva sonrié poniendose a su lado pasandole su chaqueta de cuero.—Unos tipos querian sacrificarte no sin antes de abusar de tí, tu estabas gritando y llorando por primera vez en tu maldita vida, lo senti, lo escuche y apareci metiendome en tí para que pudieras safarte de esos, los matamos a cada uno haciendolos como carne molida…..— estira sus manos al fuego para calentarse, doutzen arruga su entrecejo pasando su manos en su cabello humedo, se pone su chaqueta de cuero.— Se me había olvidado que apareces cuándo me pasan peligros más fuertes, y la verdad que me da gusto que aparecieras para ayudarme acabar con cerdos como esos, asi que gracias meva —Sonrié mirandola, meva sonrié también, era bueno verla.—También apareci porque me entere de lo que pasara, supe lo de tus padres, de devon y de esa tal behati, sólo te puedo decir que te cuides yo sé que no te pasara nada, sacate de la mente que vas a morir por manos de behati o de devon.—

Un silencio aparecio, doutzen observaba el fuego pensando en lo que le acababa de decir meva ya a estas alturas le daba igual si morir o no en manos de esos pero si iba a morir bueno seria enfrentandolos sin importarle nada o… si su hermana.—después de tanto tiempo apareces justo ahora, cuándo me pasaron cosas malas tú no estabas, pero al menos sentiste lo que pase hace mucho, es todo tan raro pero bueno ya estas acá y sobre behati no gracias dimitri me va a ayudar, si quieres con devon recuerda que a las dos nos lastimo….—La mira haciendo una mueca con su boca, meva asiente con su cabeza.—Así es, sin duda hemos pasado muchas cosas juntas antes, ahora por separado y yo ahora en un cuerpo de una chica drogadicta que sera por poco y tú sigues siendo la misma bitch me alegro saber que no has cambiado para nada.— Tose un poco tapandose la boca, doutzen la mira y se sienta al frente de ella cruzandose de brazos—ese lado me encanta sin duda me encanta— le guiña un ojo a meva quien sabia todo de ella como ella de meva, se sentia tan bien estando con ella y era bastante raro porque doutzen no es amigable dependiendo de que persona pero meva era su otro lado versión bruja.— Y no cambies nunca princesita de las tinieblas y sé que te gusta mi nuevo cuerpo aunque sea de una drogadicta pero en fin será por poco tiempo.— le sonrié guiñandole un ojo, doutzen hace una mueca con su boca y se levanta de la silla, debía irse.

—Es hora de irme meva, en verdad ha sido un gusto volver a verte y gracias por ayudarme he estado un poco debíl en estos últimos tiempos y quizás hubiera muerto en manos de esos malditos—traga saliva y se le vienen algunas imagenes de lo sucedido podía sentir los ritos que ellos estaban haciendo cómo las tocaciones a ella y claro sintío el cuchillo en su estomago que al recordar eso se levanta su ropa para ver la herida, pero no había nada, meva le baja la polera y le toma mano. —No agradescas a tí será la única persona que salvare fuiste y sobre tu herida digamos que hice magia.— Abre sus ojos y sonrié a lo que doutzen también sonrié — mmm, si es así entonces ¿me podrías regalar de esas gotitas? Sabes de que te hablo….— meva saca un frasco pequeño y se le regala — sabía que me lo ibas a pedir princesita y bueno, siempre estare acá ojalas vengas a visitarme y por cierto preparate porqué esta bastante cerca devon — ella se guarda el frasco que le regalo meva en el bolsillo de su chaqueta y sonrié — que venga, lo estare esperando y cuidate bruja de las tinieblas y por cierto se me fue decirte me gusta ese piercing se ve bastante sexy….— sonrié y la abraza no era de abrazar pero meva fue parte de ella y debía darle ese abrazo.— mira tú… sabía que lo dirias, nos vemos luego acá siempre estare— sonrié y se sueltan, doutzen le da la espalda y empieza a caminar perdiendose de vista, meva se quedó ahí mirandola y se entra sabía que nuevamente se volverian a ver, quien sabe si meva tendría un nuevo cuerpo.