matias-meyer

Watch on mexandthecity.tumblr.com

IRIS: You must experience Los Ultimos Cristeros a film by Matias Meyer. The trailer left me breathless with all its tragic beauty and honest sensibility. The film follows a group of Christian rebels during the religious wars of 1920-1930’s in Mexico.  

Do to the storm screening rescheduled for Friday, Feb 15th, 7pm at 92YTribeca, 200 Hudson St part of Cinema Tropical Festival

THE LAST CHRISTEROS: A rigorous and intimate exploration of the dramatic war between Church and State that broke out after President Plutarco Elias Calles ordered the closing of Catholic churches across Mexico in the 1920s. Director Meyer creates a visually powerful tribute to the bravery and perseverance of the last Christian rebels by trying to convey what it might have felt to be one of these campesino fighters, embarked on a physical and spiritual quest in defense of religious freedom until the end.

Bafici: días 7 y 8

-Los últimos cristeros (Matías Meyer, 2011). Mexicana. No llega mucho cine de México a acá (tengo mis sospechas sobre si producen mucho, teniendo en cuenta la desgracia geográfica que los acontece), pero lo que he visto últimamente es de gran calidad: Los bastardos de Amat Escalante (para mí el Michael Haneke* latino) y el paso por México de Rodrigo Plá: Desierto adentro (la vi en Mar del Plata en 2008). Esta película, Los últimos cristeros, se relaciona con la última: Historia mexicana. Lo cierto es que no es tan espectacular como la de Plá, y aburre por momentos, pero me gustó. 

- Duch, le maître des forges de l’Enfern (Rithy Pahn, 2011). Documental sobre un torturador camboyano que tuvo a su cargo un centro de torturas durante 1975 y 1979, años que el Partido Comunista (que no le hace honor a su nombre, cabe decir) tuvo el poder en Camboya, que queda al lado de Vietnam. Es buenísimo, pero no entendí de qué hablaban, de quién. Fui sin saber absolutamente nada. Bill Nichols propone en el análisis documental varios ejes, uno de ellos el contexto. Al no tener una idea del contexto ni de las atrocidades que se cometieron en nombre del proletariado, según ellos (yo no estoy de acuerdo), marxista, es difícil entender a qué va todo.

-La demora (Rodrigo Plá, 2012). El frame de esta entry es de esta peli. Es increíble. Es un poco La pivellina (Tizza Covi y Rainier Frimmel, 2009) vista desde el otro lado. Para entender a qué viene la comparación, Luciano Monteagudo habló en relación al film italiano de un “neoneorrealismo”. La demora es eso. Sin caer en algo que en Hollywood hubiera hecho estragos sensibles, acá se apela a un realismo que perturba. Rodrigo Plá no lleva a las lágrimas fáciles sino antes a la reflexión. Filmada en Uruguay, parece que el cine uruguayo empieza a hacer (buen) ruido. A estar atentos, porque están teniendo una identidad mucho menos nuevo-cine-argentinistas que los autores uruguayos que surgieron a principios de 2000.

- El etnógrafo (Ulises Rosell, 2012). Hay un interés general en el cine argentino por los pueblos originarios, pero pocos salieron airosos de esa incursión. El etnógrafo es de estos pocos. Está muy bien, la recomiendo porque es muy reflexiva.

- Igual si llueve (Fernando Gatti, 2012). No hay búsqueda, no hay encuadre, no hay guión, no hay actores, no pasa nada. Es una película súper básica. Otra película que confirma mi teoría sobre la decadencia del cine argentino. No obstante, la escena de los pibes jugando a adivinar los animales de los palitos de la selva está bien. El resto un bajón.

* Antes decía Stanley Kubrick. Si bien es medio kubrickeano me estaba referiendo al maestro Haneke, me confundí

09-28-2014
Wadley (2008)
http://www.imdb.com/title/tt1194176/

Wadley is a little Mexican movie, made by only five people (director, assistant-director, actor, composer and editor). It is director Matias Meyer’s first (semi-long) feature, with a running time of 60 minutes, after directing a handful of shorts and documentaries.

In Wadley we follow a nameless young man wandering through the hot Mexican desert, looking for some peyote. It is a movie in the same long-take tradition of Gus Van Sant and Lisandro Alonso (comparisons with especially Van Sant’s Gerry (2002) are easily made), in which Meyer does not really invite his audience to feel the same way the actor does, but more to show that audience what he is feeling. It is soul searching, it is a conversation a man has with himself after taking hallucinogens. The feeling of loneliness shines through the desolate Mexican landscapes (filmed with handheld cameras only, which gives it a shaky feeling) and through the lonely man’s single tear.

Wadley is not an easy movie to watch if you are not into ambient cinema, but a rewarding one if you have the right mindset.

6

8

Arany szalag Duna
Amikor szálltunk föl, véletlenül pont ez szólt: Matias Meyer - Infinity
http://youtu.be/dgYVtCkm4Mc
Az Etnából füst gomolygott
Érkezésem tiszteletére tűzijáték volt éjfélkor a szobám erkélye előtt